Club de Wuhan inicia otra temporada en aislamiento

MADRID (AP) — Con una pandemia de coronavirus en un segundo año, el club de fútbol Wuhan FC inicia una nueva pretemporada.

Por fortuna será en China.

El equipo vivió toda una odisea el año pasado, primero al quedar atrapado en España en una gira de pretemporada cuando su ciudad natal fue desbordada por el coronavirus, y luego escapar del país ibérico justo antes que la pandemia alcanzara a Europa.

Terminaron pasando casi cuatro meses fuera de casa.

“Fue muy duro en los jugadores porque no tenían idea de cuando iba a acabar”, dijo el extécnico del Wuhan José González, el español que estaba a cargo del equipo cuando empezó la pandemia. “Siempre con incertidumbre. Ahora ya es parte de nuestra vida”.

El Wuhan FC, que era conocido como Wuhan Zall el año pasado, disputó el último campeonato en una “burbuja” en China y se salvó con lo justo del descenso. Ganaron un playoff para mantenerse en la máxima división.

La nueva temporada levantará su telón en abril, otra vez en una “burbuja”, lejos de Wuhan. Todos los partidos se disputarán en las ciudades de Guangzhou y Suzhou.

González se despidió del club chino en septiembre y volvió a España para descansar. Necesitaba un respiro tras todo lo que tuvo que pasar con el equipo.

“Tantos meses metidos en burbuja no es fácil mentalmente. Fue muy duro", contó a la Associated Press. "Siempre del hotel para entrenar y al hotel y a entrenar de nuevo”.

González y 50 miembros del plantel se fueron de pretemporada a inicios de enero, con Guangzhou en el sur de China, para luego instalarse en la ciudad española de Málaga. El arribo del equipo al sur de la península ibérica a fines de enero despertó el temor en sus residentes por la propagación del virus en Wuhan, situada en una zona metropolitana de 11 millones de habitantes en el centro de China.

Apenas días después de partir de Wuhan, esa ciudad inició un estricto confinamiento de 76 días, impidiéndole a los jugadores regresar a casa. La mitad de los casi 5.000 por el virus en China se registraron en la ciudad.

“Todo esto los tomó lejos de casa, sin mucha información”, dijo Fernando Sanz, un expresidente del Málaga y ex jugador del Real Madrid que fue uno de los embajadores de la liga española que recibió al equipo al llegar a España.

Sanz dijo a AP que algunos jugadores perdieron a familiares por el virus en China, incluyendo uno cuya abuela falleció. El aspecto mental fue lo fundamental cuando estuvieron entrenando en España.

“Si cuando estás en tu propia casa, o país, lógicamente todo te afecta, y encima estas tantos meses fuera de tu casa con esas informaciones confusas, de fallecidos en tu propia familia, imagínate cómo puede afectarte psicológicamente”, señaló Sanz.

“No fue fácil para ellos”, añadió. “Imagínate estar en España sabiendo que en tu país lo están pasando muy mal”.

El equipo tenía previsto irse de España a mediados de febrero, pero alargó su permanencia al agravarse la situación en su país. Decidieron continuar al menos hasta fines de marzo, pero cambiaron de planes cuando todo empeoró en Europa y España se convirtió en uno de los países más afectados por la pandemia — ahora con más de 71.000 muertos por el virus.

Salieron apuradamente del país en el mismo día que el gobierno español declaró un estado de emergencia y el país entró en un estricto confinamiento.

Pero no pudieron volver de inmediato a sus casas debido a las restricciones en Wuhan, teniendo que trasladarse a la ciudad de Shenzen e iniciar una cuarentena obligatoria ahí. No fue hasta cuatro meses después que pudieron volver a ver a sus familias.

González dijo que la situación fue mejor al volver a Wuhan.

“Allí la vida es muchísima más normal de lo que tenemos aquí ahora”, dijo González.

Pero la pandemia no ha acabado en China, y el equipo se alista para otra periodo de aislamiento previo a la próxima temporada.

La diferencia será que estarán más cerca de sus casas.