Australia da alas al turismo interno al abrir más fronteras entre estados

FILE PHOTO: People walk past a cafe after the coronavirus disease (COVID-19) restrictions were eased for the state of Victoria, in Melbourne, Australia, October 28, 2020. REUTERS/Sandra Sanders
FILE PHOTO: People walk past a cafe after the coronavirus disease (COVID-19) restrictions were eased for the state of Victoria, in Melbourne, Australia, October 28, 2020. REUTERS/Sandra Sanders

Por Colin Packham y Renju Jose

SÍDNEY, 24 nov (Reuters) - Australia levantará más restricciones a las fronteras internas con el fin de estimular el turismo, ya que las nuevas infecciones de coronavirus se están reduciendo a un goteo, mientras que las primeras vacunas podrían estar disponibles en el país en marzo, según dijo el martes un ministro del Gobierno.

El estado de Queensland, un popular destino vacacional, permitirá la próxima semana la entrada de personas procedentes de los dos estados más poblados del país, Nueva Gales del Sur (NSW) y Victoria, después de haber cerrado sus fronteras en agosto.

NSW lleva un mes sin casos de COVID-19 en los que se desconoce la fuente y las restricciones a las llegadas desde Sídney se reducirán el 1 de diciembre, según dijo la primera ministra de Queensland, Annastacia Palaszczuk.

Los residentes de Victoria, anteriormente el punto caliente de coronavirus del país, también serán bienvenidos si el estado no tiene nuevos casos el miércoles, lo que supondría 26 días sin transmisión a la comunidad.

NSW y Victoria abrieron su frontera el lunes, mientras que la frontera entre Australia Meridional y Victoria se abrirá completamente la próxima semana, lo cual supone una buena noticia para las compañías aéreas locales, Qantas Airways y Virgin Australia.

Qantas dijo que hará más de 1.200 vuelos de ida y vuelta desde Victoria y Nueva Gales del Sur a Queensland en el período previo a la Navidad.

Los movimientos complacerán al primer ministro Scott Morrison, quien ha presionado a los dirigentes de los estados para que relajen algunas restricciones con el fin de ayudar a reactivar la economía, que cayó un 7% en abril-junio, el mayor descenso desde que se iniciaron los registros en 1959.

Por otra parte, el ministro de Sanidad, Greg Hunt, dijo que Australia, que ha acordado comprar casi 34 millones de dosis de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca, confía cada vez más en poder completar un programa de vacunación tras la publicación de los resultados preliminares de los ensayos.

Australia ha notificado más de 27.800 casos de COVID-19 y 907 muertes desde que comenzó la pandemia. Se estima que quedan menos de 100 casos activos de COVID-19, en su mayoría personas en cuarentena en hoteles.

(Información de Renju Jose; editado por Richard Pullin; traducido por Tomás Cobos)