En Inglaterra, el fútbol femenino quiere seguir los pasos de la Premier League

Pese al contexto ligado al covid, la Women's Super League (WSL), el campeonato femenino inglés de fútbol, atrajo a varias estrellas esta temporada y sueña con convertirse en un Eldorado económico y deportivo como su hermano, la Premier League.

En unas semanas, cinco campeonas del mundo estadounidenses y las dos últimas mejores jugadoras de la UEFA, la danesa Pernille Harder y la inglesa Lucy Bronze, han fichado por clubes de la WSL.

"Hemos reafirmado lo que queremos ser: el mejor campeonato femenino del mundo", afirmó Kelly Simmons, responsable del fútbol femenino profesional en la federación inglesa (FA), a Sky Sports.

Sam Mewis y Rose Lavelle, que acompañan a la inglesa Lucy Bronze en el Manchester City, Christen Press y Tobin Heath en el vecino United y Alex Morgan, en el Tottenham, estuvieron en el Mundial-2019 ganado en Francia por Estados Unidos, y en el que las inglesas alcanzaron las semifinales.

En ese torneo, las audiencias de televisión explotaron en Inglaterra, con una cifra de 11,7 millones de telespectadores durante la semifinal perdida por su país por 2-1 contra las estadounidenses.

Muchos observadores temían que la pandemia del covid detuviera esta dinámica, después de que la temporada de la WSL fuera definitivamente cancelada, contrariamente a la de sus homólogos masculinos.

- "Organización muy profesional" -

Las jugadoras del Chelsea fueron declaradas campeonas, debido a una mejor media de puntos por partido, superando al Manchester City, que tenía un punto más, pero también un partido más.

Con excepción de Liverpool, descendido, los miembros del "Big Six" no han escatimado gastos esta pretemporada.

"Que este tipo de jugadoras venga muestra el apoyo de los clubes masculinos a sus equipos femeninos", afirmó Aiofe Mannion, que jugará en el Manchester City al lado de Bronze, que regresa a su antiguo club tras tres años en Lyon coronados con otras tantas Ligas de Campeones.

Para Jean-Michel Aulas, el presidente del Olympique Lyonnais, el club que domina Europa desde hace varias temporadas, la ascensión del fútbol femenino inglés es imparable.

"Los ingleses tienen una organización del fútbol femenino que es verdaderamente profesional", explicó a la AFP.

La parte de los derechos de televisión dados al fútbol femenino también hace la diferencia.

"Los equipos franceses de primera división disponen de una ayuda de 500.000 euros (586.191 dólares) cada uno. Para el fútbol inglés, se habla de 30 millones de euros (35,1 millones de dólares) para catorce clubes", detalló Aulas.

Si City, Arsenal o Chelsea fueron pioneros en Inglaterra, Tottenham o United, que inician su segunda temporada en la élite, pueden ya fichar estrellas.

- Aclimatación cómoda  -

Estos clubes aprovecharon la incertidumbre reinante sobre el futuro inmediato del campeonato femenino estadounidense, cuando el torneo olímpico es dentro de nueve meses. Las jugadoras norteamericanas privilegiaron Inglaterra, tal vez porque la aclimatación, con la ayuda de la lengua, es más cómoda.

"Es el año en el que había que tomar a las estadounidenses. Lo hemos intentado en el Lyon, pero no lo hemos conseguido", reconoció Jean-Michel Aulas.

"Es estimulante para el deporte femenino en Inglaterra ya que el mundo entero tendrá un ojo en nuestro campeonato", se felicitó Karen Hills, coentrenadora del equipo femenino de Tottenham.

Los clubes esperan evidentemente también beneficios comerciales: Alex Morgan tiene más abonados en Instagram (9,8 millones) que el Tottenham (8,7 millones).

Y aunque el Arsenal es, por ahora, el único club inglés en haber ganado la Champions, hace trece años, la WSL quiere imitar la trayectoria de la Premier League, donde el atractivo deportivo se ha unido rápidamente al atractivo económico.

La danesa Pernille Harder no dudó, de este modo, en dejar el Wolfsburgo alemán, gran nombre del fútbol femenino, por el Chelsea.

"Es importante para estos clubes que tienen esa tradición, esa historia, ese poder y esa influencia tener un equipo femenino. Se ve sistemáticamente en Estados Unidos, la importancia que el escudo y el club tienen. Es muy alentador para este deporte a nivel mundial", juzgó la estadounidense Tobin Heath, fichaje del Manchester United, cuyos propietarios son estadounidenses.

kca-hap-fjt/fbr/psr/iga

MAS NOTICIAS