Uruguay está saliendo airoso de maldición del virus: M. Margolis

(Bloomberg) -- A medida que el nuevo coronavirus se desata frenéticamente en América Latina, ha desestabilizado a casi todos los países. Entonces, ¿cómo explicar el caso de Uruguay? Su tasa de infección de 2,1 casos por millón de habitantes es la segunda más baja en Suramérica y ya está bajando, con solo 22 muertes al 27 de mayo. Antes que muchos de sus vecinos, Uruguay ya vislumbra un retorno seguro a la normalidad económica.

Las cosas podrían no haber resultado así. Los riesgos pululan en esta nación de 3,5 millones de personas. Es el país latinoamericano con la mayor proporción de personas mayores, y a excepción de 4% de su población nacional, todos viven en ciudades. Estos datos demográficos son perfectos para el contagio. Uruguay está en medio de dos gigantes afligidos: Brasil es el nuevo epicentro de la pandemia y Argentina ya se estaba acercando al colapso económico cuando entró en default la semana pasada.

Además, un ejemplo para sus vecinos afectados, Uruguay no solo ha contenido el brote, sino que lo ha hecho sin cerrar su economía, sin estrictas cuarentenas o medidas policiales. La mayoría de las escuelas y restaurantes cerraron sus puertas, pero se permitió a tiendas y negocios permanecer abiertos. A diferencia de sus grandes vecinos que en su mayoría lucharon a ciegas contra la pandemia, Uruguay construyó su respuesta a la crisis con pruebas y rastreos proactivos. Tiene la segunda tasa de pruebas más alta en Suramérica y persuade a sus ciudadanos para que hagan lo correcto, como por ejemplo a través de su campaña nacional de uso de tapabocas.

Su estrategia liberal de ingeniería social es similar a la de Suecia, pero Uruguay ha logrado evitar la elevada cifra de muertes del país escandinavo. Sus políticas han recibido elogios del Banco Mundial y le han valido comparaciones favorables con Nueva Zelanda, menos el beneficio de estar rodeado por un océano.

Ha ayudado su sistema de salud casi universal, con años de preparación. Lo mismo ocurre con la densidad de población relativamente baja del país (la densidad de Montevideo es aproximadamente la mitad de la agitada Buenos Aires), así como el bienestar general de Uruguay. Boston Consulting Group clasificó en 2018 a Uruguay como la nación más próspera de América Latina. Cuenta con uno de los puntajes más altos de la región en el índice de desarrollo humano. La pobreza extrema ha prácticamente desaparecido.

Pero quizás los mayores activos de Uruguay son sus intangibles. Los uruguayos, aunque poco complacientes, tienden a seguir las reglas y a prestar atención a las autoridades. Eso sí, el distanciamiento social no es algo natural para el gregario Charrúa, como se llaman sus nativos. “La gente se congrega en la Rambla el domingo, comparte el mate y se reúne en asados el domingo”, dijo Benjamin Gedan, subdirector del programa para América Latina de Wilson Center.

Los votantes uruguayos también comparten una cultura política que permite a los adversarios estar en desacuerdo sin caer en una disidencia tóxica. Una alianza política de centroderecha ganó por poco las elecciones el año pasado, después de una década y media de gobierno de una coalición de izquierda, pero el cambio no fue producto del mismo rencor popular que envió a millones a las calles en América Latina. En una región agitada por el caos político y la incertidumbre, se ha visto estabilidad social y un considerable grado de consenso político, comentó Ignacio Munyo, economista que enseña en la Universidad de Montevideo.

De manera reveladora, la protesta más notable en Uruguay fue la marcha masiva del año pasado por el Estado de derecho y contra una enmienda controvertida para reprimir un aumento de la delincuencia mediante la creación de una guardia nacional con poderes pretorianos. El proyecto de ley fue derrotado. Un mensaje levantado por un solitario partidario izquierdista en la multitud reunida para saludar la victoria del presidente electo conservador Luis Lacalle Pou en noviembre pasado se convirtió en un meme nacional unificador: “Felicitaciones. Si te va bien, a mí también”, decía el cartel.

Hasta ahora, Lacalle Pou ha devuelto principalmente el favor. “Si bien este es definitivamente un gobierno de derecha, también es una coalición amplia”, dijo Nicolás Saldías, académico de América Latina en Wilson Center. “No se ven cambios bruscos en la política. Lacalle Pou ha mantenido principalmente las políticas sociales y laborales de antes. Existe un amplio acuerdo entre los actores políticos a pesar de sus diferencias”.

Los compromisos compartidos podrían presagiar una recuperación más rápida. Si bien el Fondo Monetario Internacional estimó que la economía uruguaya se contraerá 3% este año, la contracción regional será mucho más severa, de 5,2%. Además, el fondo promociona a Uruguay para registrar el mayor repunte de la región (5%) en 2021.

Ese pronóstico le brinda a Uruguay una rara oportunidad de reinicio. La economía ya estaba en una rutina quinquenal antes de la crisis sanitaria. El Foro Económico Mundial calificó a Uruguay de manera deficiente en cuanto a políticas de contratación y despido y cooperación entre trabajadores y empleadores, y ocupa el puesto 108 entre 141 países en términos de flexibilidad laboral general. El país también debe profundizar la reforma de pensiones para atender a una población que envejece rápidamente. “Este es el momento adecuado para la reestructuración”, dijo Munyo. “Eso es fundamental para ubicar a Uruguay en el centro del panorama multinacional de inversión”.

Así, la inclinación de Uruguay por el acuerdo nacional puede ser una buena medicina. Las sensibilidades compartidas no solo podrían ayudar a inocular su economía en dificultades con reformas estructurales vitales, sino también difundir un mensaje saludable al resto de una región dividida por la política.

Nota Original:Uruguay Is Beating Latin America’s Coronavirus Hex: Mac Margolis

©2020 Bloomberg L.P.

Te Recomendamos