Israel celebra una Pascua judía "extraña" y sin alegría

Israel empezó a celebrar este miércoles la 'Pésaj', la Pascua judía, en una atmósfera "extraña" y sin mucha alegría por  la pandemia de coronavirus, que limita las tradicionales de familia.

Aunque la gente se deseaba este miércoles "Hag Sameakh" ("Felices fiestas") la crisis del coronavirus está afectando la vida cotidiana de millones de personas en Israel.

La pandemia obliga a felicitarse por teléfono frente a las medidas de confinamiento del gobierno, que también prohíbe la circulación entre ciudades para limitar la propagación del virus, que oficialmente contaminó a más de 9.400 personas y dejó 72 muertos.

"A todos los judíos en el mundo les quiero desear una feliz Pésaj. Pero es extraño porque esta Pésaj es diferente a todas las demás", declaró el primer ministro Benjamin Netanyahu en un vídeo publicado en YouTube.

"No hay ninguna parte del mundo que no esté afectada por el coronavirus y esto necesita cambios en nuestra manera de vivir y de celebrar fiestas tan antiguas como la Pésaj", añadió.

El momento clave de la celebración, que dura ocho días, es el 'seder' (la cena pascual) del miércoles por la noche, en la que suelen reunirse las familias.

Pero la pandemia está afectando a esta tradición porque el confinamiento prohíbe visitas de una casa a otra. Esta situación ha provocado un debate religioso sobre si es posible utilizar aplicaciones de videoconferencia como Zoom para reunir a las familias.

Algunos rabinos propusieron permitirlo, pero el gran rabino se opuso calificándolo de "profanación".

Otro de los efectos del coronavirus es la escasez de huevos que los israelíes compraron en masa al principio de la crisis.

Para resolverla el gobierno desbloqueó fondos de urgencia para importar millones de huevos aunque este miércoles, en un supermercado de Jerusalén, un periodista de la AFP vio que seguían faltando.

La fiesta de la 'Pésaj' ("Pasaje" en hebreo) conmemora según la tradición el éxodo del pueblo judío de Egipto.

gl/dms/eh/hj/pc/mb