Unos doscientos exprisioneros del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, símbolo del Holocausto judío, se darán cita el lunes en el mayor centro de la muerte creado por los nazis alemanes durante la Segunda Guerra Mundial para celebrar el 75 aniuversario de su liberación.

Se desconoce con certeza el número exacto de víctimas, si bien los historiadores estiman que 1,1 millones de hombres, mujeres y niños murieron en el campo entre 1940 y 1945, un millón de los cuales eran judíos.

Las otras víctimas fueron sobre todo polacos no judíos, gitanos y prisioneros soviéticos.

El campo de Auschwitz, situado en la ciudad polaca de Oswiecim, 50 km a oeste de Cracovia (sur), se encuentra a tres kilómetros del de Birkenau, construido a partir de 1941 y que se convirtió a partir de 1942 en el principal lugar de exterminio de judíos en el marco de la "solución final" nazi. Albergaba cuatro cámaras de gas y cuatro hornos crematorios.

Los judíos, que llegaban a Birkenau en trenes de vagones de animales, eran dirigidos en su mayor parte a las cámaras de gas tras una "selección" que se llevaba a cabo en la rampa de entrada donde se reservaba el derecho a seguir con vida provisionalmente a quienes tenían las condiciones físicas para trabajar como esclavos.

El 27 de enero de 1945, 7.500 prisioneros que quedaban todavía en el campo fueron liberados por el Ejército Rojo.

Antes de escapar, los nazis se encargaron de destruir su siniestra fábrica y varios edificios de ese complejo de 42 km2 que incluía tres campos y que fue, en parte, construido por los propios prisioneros.

Desde 1947 este lugar, símbolo de la máxima barbarie humana, está clasificado como monumento nacional polaco, alberga un museo -Auschwitz-Birkenau-, gestionado por un comité internacional y en 1979 fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

A petición del gobierno polaco, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco aprobó en 2007 una modificación del nombre oficial de Auschwitz, que pasó a denominarse "Auschwitz-Birkenau, campo alemán nazi de concentración y de exterminio (1940-1945)".

Varsovia pidió este cambio de nombre para combatir la aparición en los medios de comunicación extranjeros de expresiones como "campos de concentración polacos" al referirse a los campos construidos por los alemanes en el territorio de la Polonia ocupada.

Sin embargo, todavía a veces se siguen produciendo estos errores, lo que suscita firmes protestas por parte de la diplomacia y de las autoridades polacas.

mrm-via/lb/mar/es