El Reino Unido está todavía a "generaciones" de distancia de erradicar la desigualdad entre mujeres y hombres, que "domina todas las áreas de la vida pública", según un informe publicado este lunes por la asociación de defensa de la igualdad Fawcett Society.

El organismo pide la introducción de "cuotas, objetivos, medidas de flexibilidad laboral, publicación de las brechas salariales" y otras medidas sin las cuales, afirma, "los progresos seguirán siendo demasiado lentos".

Según el informe, basado en datos recogidos entre septiembre y enero, las mujeres sólo representan 6% de los directores ejecutivos del índice FTSE 100 de las mayores empresas que cotizan en el Reino Unido, es decir, una de cada 20.

Alison Rose, del Royal Bank of Scotland (RBS) se convirtió este otoño en la primera mujer en dirigir un gran banco de la City -corazón financiero- de Londres.

El Foro Económico Mundial advirtió recientemente que, al ritmo actual, se necesitarán más de 200 años para alcanzar la paridad de género en el mundo del trabajo.

El informe "Sexo y Poder 2020" de la Fawcett Society señala, entre otras cosas, que en los medios de comunicación británicos las mujeres sólo representan el 21% de los redactores jefes de los periódicos nacionales y sólo cuatro de ellas son directoras de redacción.

"A pesar de que se habla mucho de la importancia de tener mujeres en puestos de liderazgo, (...) todavía estamos a generaciones de distancia de lograr la igualdad de género", denunció Sam Smethers, directora ejecutiva de Fawcett.

El informe pone de relieve además "una alarmante falta de mujeres de color en la dirección de organizaciones en todos los sectores", incluidos "sindicatos, organizaciones benéficas, organizaciones deportivas".

Las personas discapacitadas, lesbianas, gays, transgénero o bisexuales también corren el riesgo de estar "infrarrepresentadas" debido a una combinación de "discriminación, acoso y barreras estructurales", subraya.

ved/acc/age