CIUDAD DE MÉXICO (AP) — La alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, decretó el jueves la alerta de género en la capital, una declaración que activa una serie de herramientas para combatir la violencia contra las mujeres.

Con esta medida, ya suman 20 (de 32) los estados de la República que se consideran en situación de emergencia por este motivo.

En un mensaje de video, Sheinbaum explicó que con este mecanismo se va “a hacer más visible” el problema y se tendrán mejores resultados.

La impunidad ante las crecientes agresiones contra las mujeres provocó este verano duras protestas en la capital después de que se conocieran varios casos de violaciones presuntamente a manos de policías.

Una de las principales reclamaciones en ese momento era esta declaración de alerta que, aunque no ha dado grandes resultados en otros puntos del país, sí es considerada útil por las organizaciones civiles si se aplica correctamente. La otra exigencia era restructurar el sistema judicial para que no se criminalice a la agredida y se le atienda adecuadamente.

La violencia de género no ha dejado de crecer en México en los últimos años. En 2018 hubo 3.662 feminicidios, casi 400 más que el año previo, según datos del gobierno federal. En marzo, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que el Estado había fallado a las mujeres y anunció nuevas medidas. La tendencia no cambió. En los seis primeros meses de 2019 fueron asesinadas 1.834 mujeres, 107 de ellas en la capital.

Pero no sólo se trata de muertes.

Hasta agosto se registraron casi 10.000 denuncias de violación, 800 de ellas en Ciudad de México, y víctimas y colectivos se quejan tanto del trato de las autoridades hacia las víctimas como de la falta de acceso a la justicia. Según los datos del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, sólo 2% de las agresiones sexuales y violaciones acaban en sentencias.

Sheinbaum también anunció el jueves que la próxima semana presentará una iniciativa en el congreso local para tener un registro público de agresores sexuales con sentencia firme y para intentar sacar adelante una ley que sancione la violencia digital.