163
163

El ex ministro de Relaciones Exteriores guatemalteco (2012-2013), ex candidato a presidente (2011) y también ex pastor mantiene desde hace casi dos décadas una estructura financiera offshore en Bahamas a nombre de su iglesia cristiana El Shaddai, que fundó en la capital de Guatemala en 1982.

Caballeros y su esposa, Cecilia Arimany Tejada, también pastora, son clientes de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca al menos desde enero de 1999. En aquel entonces se creó Apostolic Ministries International Ltd., una sociedad opaca con domicilio en las mencionadas islas del Caribe y en la que ambos fueron nombrados directores.

Según explicó el ex canciller y ex pastor, la empresa offshore fue constituida para gestionar las misiones que El Shaddai expandía a nivel internacional: "Portugal, Aruba, España...". El objetivo era "agilizar la mecánica diaria", abrir cuentas de bancos y recibir el dinero de las iglesias.

El nombre del ex candidato presidencial en 2011 por el partido Visión con Valores (VIVA) aparece varias veces en los archivos confidenciales de Mossack Fonseca a los que pudieron acceder el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), Univisión Noticias y el periódico digital salvadoreño El Faro.

La iglesia El Shaddai está identificada dentro de Mossack Fonseca como su cliente número 26636. Uno de los documentos más recientes de Apostolic Ministries International Ltd a los que se tuvo acceso es un registro de directores de noviembre de 2014, que señala a Caballeros como presidente de la firma. En tanto que su mujer, Cecilia, su suegra, María Asunción Tejada, y su hijo Harold también figuran en la directiva, este último como tesorero.

 163
163

La ayuda panameña

Entre los servicios que Mossack Fonseca le ofrecía a El Shaddai se encuentran la custodia de libros legales y el de "prestanombres" para la junta directiva de Apostolic Ministries International Ltd. Ésta es una práctica muy común en sociedades radicadas en paraísos fiscales, cuyos directores visibles no son los verdaderos beneficiarios de las empresas.

Estos servicios constan en una factura por 291 dólares que Harold Caballeros le pagó en julio de 2010 a Mossack Fonseca.

Los directores prestanombres aparecen por pocos meses en las actas de las tres empresas directamente relacionadas con Caballeros, para luego ser siempre reemplazados por los miembros de la familia Caballeros Arimany.

LEA MÁS:

Esto se debe a que entre los servicios proporcionados por Mossack Fonseca, y en el caso de Caballeros por la firma Díaz-Durán, filial de MF en Guatemala, está el de la construcción de shelf companies, una especie de empresas "listas para llevar".

Juan Manuel Díaz-Durán, socio fundador de la subsidiaria guatemalteca de Mossack Fonseca, es ahora diputado por el mencionado partido Visión con Valores, fundado por Caballeros en 2007 pero del que asegura estar totalmente desligado desde las elecciones de 2015.