La implementación del antidóping en el fútbol argentino se efectivizó en 1980, por lo que el caso de Taverna, y otros tres anteriores, se dio cuando dichos controles aún eran selectivos. Haciendo una recopilación y ubicándolos cronológicamente a los jugadores que consumieron sustancias prohibidas en los últimos 35 años, y sumando el reciente de Javier Toledo de San Martín de San Juan, los casos ascienden a 64. Repasalos.