163
163

Quien mate al escritor Salman Rushdie recibirá 3,9 millones de dólares. Esa es la recompensa que ofrece el gobierno de Teherán, a través de organizaciones religiosas y, ahora, medios estatales, a quien aplique el edicto religioso (fatua) emitido el 14 de febrero de 1989 por el entonces ayatollah Ruhollah Jomeini. Rushdie fue condenado a muerte por Jomeini por su libro Los versos satánicos, considerado una "blasfemia" y contrario al islam.

Una organización religiosa originalmente ofreció USD 2,7 millones a aquel que cumpla con la fatua. En 2012 esa cantidad se elevó a USD 3,3 millones. Ahora, la agencia de noticias semioficial FARS publicó una lista de 40 agencias de noticias oficiales que reunieron USD 600.000 adicionales para, según ellos, mostrar que "en el 27 aniversario de una fatua histórica aún está viva."

La amenaza de 1989 obligó a Rushdie a refugiarse en Reino Unido, país del que tenía la nacionalidad por su nacimiento en Bombay, India, en 1947. La fatwa causó el quiebre de las relaciones entre Reino Unido e Irán por más de una década. En un intento por acercarse a Occidente, en 1998 el ex presidente iraní Mohammad Jatamí dijo a Londres que la fatua había caducado. Algo que, evidentemente, no era cierto.

Como el ayatollah Jomenei ha muerto la fatua contra Rushdie no tiene vencimiento.

En 2005 el actual ayatollah, Ali Khamenei, reiteró que el edicto permanecía activo y que se estaba recaudando más dinero para la recompensa.

De hecho, el edicto ha sido tan grave que ha provocado una muerte y dos atentados graves. Hitoshi Igarashi, el traductor al japonés de la obra de Rushdie, fue asesinado a puñaladas en las afueras de su casa. Ettore Capriolo, quien trabajó en la traducción al italiano, sobrevivió a un ataque en su apartamento en Milán, mientras que al editor de la novela en Noruega le dispararon en una calle de Oslo.

Vigencia indefinida

En un país religioso como Irán, las fatuas son potestad de una autoridad religiosa de alto rango y tienen el mismo valor que una ley. En general no son condenas a muerte, y ha sido por ello que la emitida contra Rushdie ha sido tan polémica. En cualquier caso, el único que puede anularla es aquella persona que la emitió. El problema es Jomeini ha muerto, por la tanto su fatua condenatoria no tiene vencimiento.

El 5 de diciembre pasado, el viceministro de Cultura de Irán, Seyed Salehi Abbas, recordó que la fatua seguía vigente. El funcionario reaccionó así a la presencia de Rushdie en la feria del libro de Feria del Libro de Frankfurt.

Recientemente, Rushdie señaló que cada 14 de febrero recibe una "especie de carta de San Valentín desde Irán" para recordarle que no han olvidado la fatua.

"Los versos satánicos"

Para la periodista Lawrence Pollard, Los versos satánicos debe ser "el libro del que más se ha hablado y el menos leído en los últimos tiempos". "Desde su publicación en 1988, Los versos satánicos parece ser más un principio por el que se pelea que un libro para discutir", ha dicho a BBC Mundo.

El texto consta de tres historias, entretejidas en una novela. Sólo una de ellas, que ocupa 70 páginas del total de 550 del libro, son las que han enardecido a los líderes religiosos iraníes. En ellas, un profeta que parece inspirado en Mahoma funda una religión en el desierto. Rushdie podría morir por ello.