Pablo Alday 162
Pablo Alday 162

La provincia de Córdoba es una de las más turísticas del país. Su paisaje, de norte a sur y de oeste a este tiene diferentes opciones de disfrute. En el centro se ubican las sierras chicas, allí donde baja un poco la altura todavía hay buenos caminos para perderse en la inmensidad de la sierra. Saliendo desde la capital, el camino que va hacia Salsipuedes (ruta provincial E53) tiene mucho por descubrir hasta Ascochinga, uno de los parajes más espectaculares, que alguna vez fue el lugar de descanso de la alta sociedad argentina.

La ubicación exacta de este lugar es a 60 km de la capital provincial, 6 km al norte de la localidad de La Granja (todo el camino está en perfecto estado y bien señalizado) y a 19 km de Jesús María, la ciudad grande más cercana que ofrece la vida nocturna y el festival de doma y folclore durante Enero.

 Estancia La Paz 162
Estancia La Paz 162

La mejor opción para pasar unos días en las Sierras Chicas es hacer base en un lugar y desde ahí tomarse las mañanas para salir de recorrida. Hay hoteles de lujo como la estancia "La Paz", que fue propiedad de Julio Argentino Roca y además de sus elegantes instalaciones, tiene un lago artificial rodeado de un gran parque diseñado por Carlos Thays. También cabañas rústicas hay por toda la traza, el Gran Hotel Ascochinga con cancha de golf que pertenece a las Fuerzas Armadas y casas con encanto propio, como Los Pinares Casa de Campo, que en un gran predio ofrece todas las comodidades (la piscina es imprescindible en la zona) y desde allí tiene salidas a diferentes circuitos.

En familia al aire libre o con el grupo de amigos para hacer una escapada deportiva de exigencia física, este destino es ideal. Las sierras chicas ofrecen de todo, el sol nunca falla, y las frescas noches hacen al descanso perfecto. Para el día hay recorridos imperdibles en la zona con parajes históricos, rutas de trekking y mountain bike, así como también balnearios naturales para una experiencia outdoor completa.

El primer recorrido comienza en La Pampa, la zona más alta de Ascochinga. Es un circuito que une tres comunas de la zona con unos paisajes únicos, con un total de 50 km de camino de ripio. La siguiente parada es la estancia histórica Santa Catalina, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es parte del patrimonio Jesuita más antiguo, junto a las estancias de Caroya, Jesús María, La Candelaria y Alta Gracia (otra ruta imperdible). Esta obra de arquitectura colonial comprende una iglesia barroca, claustros, galerías, patios, talleres, huertas y rancherías, todo en perfecto estado de conservación.

 Los Pinares Casa de Campo 162
Los Pinares Casa de Campo 162

El segundo recorrido también pasa por Santa Catalina, pero en la salida el camino atraviesa los pequeños y tradicionales pueblos de Colonia Hogar, Bajo de Olmos y San Jorge, todo un paisaje rodeado de monte serrano nativo entre onduladas chacras, pasando por ríos y vertientes. Sin duda un entorno agreste que mejor conocerlo en bicicleta o moto para no perder ningún detalle. Tiene varias cuestas muy pronunciadas y miradores.

Las tres cascadas es otra visita imperdible, a unos 7 km desde La Pampa, se llega a esta fuente natural por el camino que une Ascochinga con La Cumbre. Es todo de ripio y de marcado ascenso (caminando son 3 horas, en auto son 20 minutos). Los carteles indican la llegada a las cascadas y en la base un camping donde se puede pasar el día e incluso acampar viendo las estrellas cualquier noche. Siguiendo el sendero se llega a una sucesión de cascadas de diferente intensidad, todas con ollas perfectas en el centro para darse un baño y pasar la tarde refrescándose. Con suerte, además de unos baños espectaculares, se puede pescar alguna trucha en las zonas más tranquilas del Río San Miguel que se nutre de estas aguas.

 Los Pinares Casa de Campo 162
Los Pinares Casa de Campo 162

Para salidas más cortas, hay buenos parajes como la Iglesia del Sagrado Corazón, destacada por su estilo neo gótico. Su gran campanario, levantado con bloques de piedra como el resto de la construcción es lo que da la bienvenida a este pintoresco pueblo. Fue inaugurada en 1900 gracias a la esposa de Roca y sus adineradas amigas, quienes colaboraron con esta magnífica obra que tiene en su interior vitrales dejan pasar la luz hacia el interior y obras en mármol tallado como el altar o el púltpito. También a sólo 4 kilómetros de Ascochinga, se ubica la lujosa e imponente Estancia La Paz, construida en 1830, en un predio de 500 hectáreas. Albergó figuras importantes de la política y cultura del país y hoy conserva intacto su aire señorial convertido en hotel, es ideal para un almuerzo campestre en familia.

En semejante paisaje serrano se imponen las cabalgatas, que tienen variados recorridos para descubrir aquellas estancias míticas de la zona que pertenecieron a la alta sociedad.

 Los Pinares Casa de Campo 162
Los Pinares Casa de Campo 162

Luego la salida gastronómica a Colonia Caroya se impone, con sus magníficos salames y bondiolas caseras además de los vinos de esta incipiente ruta del vino. Las Cañitas y Altos Pampa son de los más destacados.

Este pequeño destino escondido entre la profundidad de las sierras tiene mucho para atraer a los visitantes. Con actividades para toda la familia y mucho descanso en un entorno verde y de aire puro, sobran las razones para hacerse unas merecidas vacaciones serranas.