Matías Schrank estuvo a un paso de ganar Gran Hermano 2015 y quedó en segundo lugar tras haber estado en la final con Francisco, Mariano y Belén. El joven, que interrumpió su encierro por dos días, fue uno de los participantes más callados pero a la vez el que más fans supo sembrar. A continuación, un repaso por sus días en la casa.

Sus primeros días en la casa fueron algo complicados, sobre todo luego de haber perdido junto con Marian, la primera prueba semanal que consistía en custodiar un reloj de arena. Los "hermanitos" se distrajeron y lo descuidaron.

Días más tarde el menor de los concursantes entró en crisis y quiso dejar el juego, pero Gran Hermano lo convenció de continuar. "No me siento cómodo. Quizás por ser el más joven, venir del interior...Me cuesta encontrar afinidad con las distintas personalidades que hay acá adentro. Quiero exterminarlos de una y quedarme sólo en la casa", había dicho en el confesionario

El joven de Misiones fue uno de los primeros sancionados dentro de la casa. En la primera nominación había hablado con Nicolás y Brian sobre la idea de nominar a Francisco y como finalmente él y Lanzelotta lo hicieron, Gran Hermano los castigó por realizar complot y en la gala de Nominación siguiente, quedó en placa por primera vez por el voto de sus compañeros.

Una de sus jugadas más fuertes, a un mes de comenzado el reality, fue fulminar a Brian no con el objetivo de sacarlo de la casa, sino para eliminar a Francisco, ya que creía que en una placa el joven de La Tablada sería mucho más fuerte que el amigo de Gisela Bernal. En esa misma gala, quedó nominado.

A la semana siguiente, Matías salió de la casa por decisión de la gente y a los dos días reingresó gracias a un repechaje, también gracias a los votos del público.

Durante sus cinco meses en la casa el joven se caracterizó por realizar bromas que irritaban bastante a sus compañeros, como esconder huevos debajo de las sábanas o poner papel higiénico mojado en las zapatillas, lo que le valió varias discusiones, especialmente con Fernando.

Finalmente y gracias al incondicional apoyo de sus fans, Las Plagas, Matías llegó junto con Mariano, Belén y Francisco a la final de Gran Hermano 2015. Incluso una encuesta realizada por Teleshow lo consagraba como el ganador del reality, con Francisco pisándole los talones.