163
163

El joven estudiante había ido a hacer unas compras a una tienda en Weston-super-Mare, Reino Unido. Cuando salió, su corazón colapsó y cayó muerto a metros de la entrada.


Intentaron reanimarlo, pero no hubo caso. Luego lo trasladaron al hospital, donde le hicieron una autopsia.


 163
163

Los análisis de sangre revelaron que tenía rastros de anabólicos y testosterona. Luego, descubrieron que en su apartamento había frascos de diferentes tipos de esteroides.


El médico que le hizo los estudios post mortem contó que se sorprendió por el tamaño de su corazón. Uno normal pesa entre 400 y 500 gramos, pero el de Andrej Gajdos alcanzaba los 680.


 163
163

"Probablemente, los esteroides le agrandaron el corazón, lo que predispone al cuerpo a sufrir una ruptura de la aorta torácica", explicó el doctor John Oxley.