"Los ejércitos constituidos y reconocidos internacionalmente, tienen que ponerle un freno" a "este grupo terrorista, satánico", dice Romanelli, sacerdote argentino que vive en la región desde hace 20 años. Pero también insta a que se deje de suministrar armas y dinero a ISIS.

El padre Gabriel Romanelli está ahora radicado en Belén, donde dicta clases de Filosofía en el seminario de la diócesis de Tierra Santa, que abarca Israel, los Territorios Palestinos, Jordania y la Chipre griega. También es capellán del Hogar Niño Dios que recibe a niños discapacitados.

Romanelli es miembro del Instituto del Verbo Encarnado, una congregación misionera fundada en San Rafael (Mendoza), en 1984. Tras hacer estudios de teología y filosofía en Mendoza, partío en 1995 hacia Medio Oriente. Tras un paso por Egipto, 4 años de trabajo en Jordania y 2 de estudios de Filosofía en Roma, está ahora en Palestina.

De visita en Argentina, dialogó con Infobae sobre la realidad de las comunidades cristianas en la región, en un panorama que va de la convivencia y la tolerancia en Israel y Palestina a la persecución implacable en Siria e Irak. A continuación, la entrevista completa de la que puede verse un extracto en el video.

-Los niños que ustedes reciben en el hogar de Belén no son exclusivamente cristianos. ¿Es así?

Sí, gracias a Dios nos permiten atender también a niños no católicos, actualmente 17 son musulmanes y 9 cristianos. Son atendidos por religiosas del Verbo Encarnado, en general son huérfanos o están en grave necesidad física o moral.

Desgraciadamente, en otros países, Egipto por ejemplo, no nos permiten hacer obras de caridad con no cristianos. Pero allí sí, y en este hogar, que está muy cerca de donde nació Jesús, por eso se llama Hogar Niño Dios, hicimos esa casa donde viven con mucho sacrificio cinco monjas y hay un grupo de empleados y de voluntarios, y nos ayudan desde Israel algunos médicos y laicos. Como católicos, tratamos de amar a todos, tratamos de ayudar y trabajar con todos, ortodoxos y protestantes, musulmanes y judíos.

-¿Es decir que en los territorios gobernados por la Autoridad Palestina existe libertad de culto?

Sí, la hay. Es más, la Autoridad Palestina protege e incentiva la actividad de la Iglesia. El presidente palestino, Mahmud Abbas –o Abu Mazen, como también lo llaman-, es una persona que siempre ha reconocido la actividad de la Iglesia, como su antecesor. A nivel social la Iglesia católica es bien vista. Siempre existen sectores de la sociedad en los que no se conoce mucho al cristiano, pero no nos olvidemos que, entre Israel y Palestina, todos los cristianos juntos –católicos, ortodoxos y protestantes- rondamos el 2 por ciento. En algunos lugares estamos más concentrados y somos más visibles, pero en otros....

-Es difícil hacerse a la idea, para nosotros, occidentales, de lo que es ser una minoría religiosa. ¿Qué realidad vive el cristiano, en Tierra Santa por un lado y en el resto de Medio Oriente por el otro?

Está muy buena la distinción, porque en Tierra Santa, es decir Palestina, Israel, y un poco más allá, Jordania, la situación de los cristianos es buena, por más que haya un conflicto desde hace años, hoy por hoy no es un conflicto armado, no hay peligro ni para el local ni para el que visita, turista o peregrino. Pero en otras partes de Medio Oriente, la situación de los cristianos es muy delicada, particularmente en Siria e Irak, por la acción de este grupo terrorista, satánico, que se autoproclamó como Estado, el Estado Islámico (EI o ISIS), porque ahí, aunque también persiguen a otras minorías, como los yazidíes, o incluso a los musulmanes moderados, uno de los blancos principales son los cristianos.

"El que te mata no pregunta si sos ortodoxo, protestante o católico; te mata porque creés en Cristo"

El Papa Francisco llama a ver a los cristianos que sufren y que están siendo asesinados por creer en Cristo y hay que verlo también como signo ecuménico, de unión entre cristianos, porque el que te mata no pregunta si sos ortodoxo, protestante o católico, te mata porque crees en Cristo. El cristiano de Medio Oriente es muy fuerte en su fe, tanto que conocemos poblaciones enteras de Siria e Irak que han debido perder todo para no perder la fe, para no renegar de la fe, para no apostatar. Ser una minoría es difícil pero ayuda a ver cuáles son las notas esenciales de tu identidad y, en caso de una persecución abierta, a seguir siendo cordero. Hay una frase de San Juan Crisóstomo que dice que ser cristiano consiste en seguir siendo corderos, porque Dios no pastorea lobos, sino ovejas. Entonces, es una misión difícil, pero estamos convencidos de que es mejor padecer el mal que hacerlo y por lo tanto nos remitimos a la justicia y a la bondad divinas para que se acabe esta injusticia. Y también a la ayuda de Occidente y de las fuerzas locales, para que pongan un freno a esta persecución religiosa.

-¿El modus operandi de ISIS respecto a los cristianos podría resumirse en una alternativa de conversión o muerte?

Si bien en algunos lugares permiten al que fue conquistado el pago de un impuesto, la dima –y esto es histórico: así se han conservado en algunos lugares comunidades cristianas enteras-, hoy por hoy lo que plantea el EI es: o te convertís al islam, abandonás tu fe cristiana, o muerte. En algunos casos, dan tiempo, van amenazando, quizá porque saben que sus fuerzas son limitadas para controlar a miles de personas, para que los que no se quieren plegar a ellos huyan, pero los van frenando por el camino para sacarles todo lo que llevan. Hubo un caso en el norte de Irak, en Mosul, donde el obispo atestigua que 120 mil cristianos abandonaron la diócesis, huyeron, algunos a Jordania, pero la mayoría hacia Erbil, hacia el Kurdistán. El obispo dice de los 120 mil ninguno ha apostatado, ninguno se hizo musulmán, pero perdieron todo, todo, la casa, los documentos, porque en el camino, en esos rastrillajes, les sacaban todo, les hacían dejar hasta las alianzas, los recuerdos... Se fueron con lo puesto. Y la mayoría de ellos son jóvenes. Es una enseñanza para nosotros en Occidente, el estar dispuesto verdaderamente a morir. A morir y con convicción, sabiendo que Dios va a tomar cartas en el asunto del modo que Él sabe, pero que vale la pena ser coherente hasta el final con la fe que profesamos, la fe cristiana.

"ISIS sigue teniendo financiación y armas, no sólo de fuerzas locales, sino también de afuera"

-Usted señala que la fe es muy acendrada en estas comunidades. Y son dlas comunidades cristianas más antiguas del mundo...

Sí, las comunidades de Tierra Santa dicen: nuestros abuelos fueron los primeros cristianos, los que recibieron el anuncio del ángel. Cerca de Belén está el campo de los pastores, el sitio donde recibieron el anuncio del nacimiento de Cristo, la comunidad de Belén y las comunidades en arameo, la caldea, la siria, son iglesias antiquísimas, por eso, además de la persecución religiosa, que es uno de los principales objetivos de Estado Islámico, está la pérdida cultural y patrimonial de esta gente.

-¿Están a salvo en estos momentos los refugiados en Kurdistán?

En principio sí. Están protegidos por el ejército kurdo, pero mientras el EI no tenga armas de mayor envergadura. Porque el silencio de Occidente, no sólo en los medios, sino también diplomático, político, el silencio de las fuerzas que pueden ponerle un paráte a ISIS ya es terrible, pero además: ¿cómo se mantienen ellos? Siguen teniendo financiación y armas, no sólo de fuerzas locales sino también de afuera. Mientras no tengan armas más grandes, esos cristianos y esas comunidades en el Kurdistán están a salvo, pero viviendo en carpas. Gente que tenía su profesión, su estándar de vida, hoy está viviendo literalmente en carpas. Y pronto empiezan los fríos y el invierno es crudo en algunas zonas. ¿Qué va a ser de toda esa gente?

-¿Se mueven otros intereses detrás de este grupo, más allá del objetivo declamado de instalar un Estado teocrático?

Puede ser, no sabría dar nombre y apellido. Pero buscar la causa sólo en el radicalismo islámico, en un volver al califato, puede ser, como trasfondo ideológico, pero ¿cómo lo llevan a cabo, si no es porque tienen un verdadero apoyo de dinero y armas?, porque no sólo matan degollando, sino que tienen toda una infraestructura de gobierno. Entonces, que hay intereses, está claro. Una de las riquezas de esa zona, además de lo cultural, es la ubicación geopolítica, es una parte central del mundo y de unión entre Oriente y Europa. Otra es que Irak está recostado sobre un mar negro de petróleo y desgraciadamente hay gente que por esos intereses está dispuesta a matar, a hacer matar, a cancelar culturas, pueblos... no temen a Dios y si no le temen a Dios, menos van a temerle a otros hombres.

"Las circunstancias exigen una intervención contra ISIS"

-El Papa hizo declaraciones hace un tiempo que fueron tomadas por muchos como un aval a la intervención militar contra ISIS. ¿Es correcto interpretarlo así?

La Iglesia nunca fue partidaria del irenismo, es decir, de la idea de que nunca una guerra puede ser justa. Ciertamente, es difícil entender este concepto de guerra justa, que implica por ejemplo que sea de defensa, que los medios sean proporcionados, y a posteriori de los hechos; no existe en una ética correcta una guerra de prevención, no se puede atacar al vecino porque se supone que va a robarnos. Entonces, una guerra justa, además de ser defensiva y equilibrada en los medios, debe usar medios lícitos: no se puede bombardear poblaciones civiles. Hay un montón de condiciones. Pero el ISIS está usando fuerza, y fuerza militar, entonces los ejércitos constituidos y reconocidos internacionalmente, tienen que ponerle un freno, y equitativamente, porque no por combatirlos hay que masacrar civiles, de una parte o de otra. Hay que tener en cuenta que en los lugares que ellos dominan hay civiles que tuvieron que plegarse a ellos, vivir bajo sus garras. Pero me parece que una intervención la exigen las circunstancias. No es solamente ir y bombardear, debe haber una inteligencia. Todavía no hay una respuesta suficiente. Incluso a veces en esta respuesta se forman las milicias que luego se incorporan a ISIS.

 AED France 162
AED France 162

-En su diócesis, ¿cuál es la situación en materia de pobreza, y qué necesidades tienen?

Hay niveles de mucha pobreza sobre todo en la franja de Gaza. En la comunidad cristiana, si bien hay gente que está bien, se resiente del clima general. Por ejemplo, han disminuido mucho las peregrinaciones. El 30 por ciento de los cristianos de allí vive gracias al ingreso por el turismo, en especial religioso, los peregrinos, entonces esa caída ha agravado la pobreza.

"No hay paz sin justicia, pero no hay justicia sin perdón"

Otra necesidad de la zona es la paz, que se asienta sobre la justicia, y es el deseo de la mayor parte de los habitantes, que son gente de barrio, que quiere vivir tranquila, que está harta de los conflictos. Nosotros tratamos, con obras y con nuestra vida simple y serena, de aportar a la justicia entre los pueblos, e ir iluminando las inteligencias, la justicia es posible, la paz es posible. El papa Juan Pablo II decía una frase que tomamos como un principio: "No hay paz sin justicia" -eso todos los sabemos-, y agregaba "no hay justicia sin perdón". Entonces trabajamos en aras del perdón, de la reconciliación, porque todas estas situaciones han dejado heridas tan profundas... Pero no se puede volver el tiempo atrás; entonces no queda más que sentarse y ver qué hacemos, cómo se repara, qué hay que restituir, qué hay que reconocer del otro, por qué cosas hay que pedir perdón, en orden a comenzar la sanación. La paz es posible. Hay que rezar y trabajar para que Dios transforme los corazones y que los seres humanos sean dóciles a las inspiraciones divinas y al sentido común de decir "esto está mal, no lo hacemos", no sólo por inspiración divina, porque algunos no son creyentes, sino porque daña a otro ser humano y también a uno mismo. Pero ciertamente que las personas de fe encontramos toda esa fortaleza y coherencia que viene de lo alto y nos impulsa a hacer todo lo que se puede hacer, lo que nos permiten hacer. Como decía la Madre Teresa de Calcuta, somos unas gotas de agua en el océano pero sin nosotros el océano tendría unas gotas de agua menos.

 AED France 162
AED France 162