AFP 163
AFP 163

El jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, el general John Kelly, envió una nota al periódico Miami Herald titulado "La resolución de Colombia merece apoyo", en el que criticó con dureza a las FARC y las comparó con organizaciones terroristas como el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

"Como ISIS y Al Qaeda, grupos como las FARC, la organización guerrillera en Colombia, dirigen deliberadamente su propaganda con la esperanza de alcanzar la simpatía del público", disparó Kelly en el texto. "Los colombianos nos han mostrado el camino para derrotar a grupos como el ISIS a través de la defensa de los valores que amenazan la democracia, la libertad y los derechos humanos", agregó.

De acuerdo con el militar estadounidense, las FARC buscan mediante la propaganda "evitar el castigo" por los delitos de lesa humanidad que cometieron en medio siglo de conflicto armado. También condenó que las FARC busquen mostrarse como "víctimas" del enfrentamiento y aseguró que el gobierno de Juan Manuel Santos cuenta con el apoyo de los Estados Unidos para continuar con el proceso de paz y luchar contra la insurgencia.

Por otro lado, Kelly destacó al Gobierno, al que calificó de "fuerte y responsable, que protege a sus ciudadanos, defiende las leyes, combate la corrupción y expande las oportunidades económicas para todos". Colombia es un ejemplo para los Estados Unidos de "cómo combatir la propaganda de los grupos armados", insistió.

Por último, elogió la ofensiva militar contra las FARC. "La verdad es que el Ejército colombiano ha paralizado a las FARC. Esto le ha permitido al Gobierno comenzar a trazar el camino de la paz", subrayó. Y puntualizó: "Colombia tiene la suerte de tener unas fuerzas militares que se han comprometido a proteger los derechos humanos y a apoyar la búsqueda de una paz justa y equitativa".

El gobierno de Santos comenzó, en noviembre de 2012, un diálogo de paz con miembros de las FARC en La Habana para acordar una salida pacífica al conflicto, que en medio siglo ha dejado 6,8 millones de víctimas, entre muertos, heridos y desplazados.