Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162

El domingo 12 de abril a las 18 cerraron las mesas de votación en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de la provincia de Salta. A las 18:10 ya estaban los primeros resultados, con el 3% de las mesas escrutadas. A las 19:30 ya había marcada una tendencia. Y pasadas las 21, el recuento estaba concluido. El sistema de Boleta Única Electrónica se aplicó progresivamente desde el 2009 y desde el 2013 el 100% del padrón lo utiliza sin problemas.

Según confirmaron a Infobae desde la Dirección Electoral porteña, este sistema debutará en ciudad de Buenos Aires el 5 de julio para las elecciones a jefe de Gobierno y habrá un simulacro en las PASO de este domingo para ir capacitando al electorado.

"Esto no se cae por una decisión del Gobierno. Salvo una medida judicial, en julio habrá una máquina en cada una de las 7 mil mesas", confiaron a este medio.

La Boleta Única Electrónica (BUE) es el papel que utiliza el elector para votar. Esto puede confundir a más de uno porque el voto es electrónico. Pero hay que aclarar algo: voto electrónico no es lo mismo que sistema de BUE. La boleta tiene un chip donde se guarda la información que hace que el voto y el recuento se realicen de manera electrónica, pero los votantes tendrán que colocar un papel en las urnas de todos modos.

La primera diferencia que hay entre el voto electrónico y el sistema de Boleta Única Electrónica es que, como su nombre lo indica, en el segundo sistema se requiere de una boleta. Gracias a ella, la máquina no guarda ninguna información del voto, como si lo hace el sistema de voto electrónico. En la BUE, todo lo que marque el elector se imprime en papel y queda grabado en el chip que contiene la boleta, el cual no puede ser grabado dos veces.

Otra distinción clave es que el elector puede verificar si la información registrada electrónicamente coincide con el de la boleta impresa. Para hacerlo, hay que acercar la boleta al verificador de la máquina (el chip) y se mostrará en la pantalla lo que se encuentra en el papel. Si el votante ve que cometió un error o no está conforme con su voto, se acerca al presidente de mesa, le entrega la boleta que debe anular y le darán una nueva para realizar el procedimiento nuevamente.

¿Cómo se distingue una boleta de otra?

Para evitar lo que se llama "voto cadena", cada boleta tiene un código alfanumérico impreso en dos troqueles. Cuando la persona entra a votar, el presidente de mesa le da la boleta y retira uno de los troqueles. Luego de emitir su voto, el elector debe entregarle el otro troquel a la autoridad, que comprobará que el código sea el mismo. Recién después de esto, el votante podrá colocar la boleta en la urna.

 162
162

El procedimiento de votación

Tras recibir la boleta con un troquel menos, la persona que vota debe colocarla en la ranura que tiene la máquina. Luego, le aparecerán dos opciones: votar por categorías (equivalente a cortar boleta) o votar por lista completa. Cualquiera de las dos que elija, inmediatamente aparecerá la opción de votar en blanco.

Si se escoge votar por lista completa, se le presentarán los candidatos con nombre, apellido, foto, partido y lista. El orden es aleatorio y cambia cada vez que se ingresa a la sección. En el caso de optar votar por categoría, aparecerán los candidatos en pantalla acorde al cargo al que aspiren. Por ejemplo, en el caso de Salta, se mostraba primero todos los postulantes a gobernador; segundo, senadores provinciales; luego, diputados provinciales y así sucesivamente el votante iba eligiendo hasta completar todas las secciones. Aparece también la opción de votar en blanco algún cargo.

Una vez realizado esto, aparecerá la pregunta "¿Desea confirmar su voto?" con las opciones "Sí" y "No". Al apretar "Sí", se imprimirá la boleta con los datos de su voto. Ahora es cuando podrá verificarlo acercando el chip al lector de la máquina. Luego de asegurarse de que no cometió ningún error, deberá quitar el troquel sobrante, doblar la boleta para que no se vea el voto y colocarla en la urna.

Votación asistida

Esta opción está disponible para las personas con discapacidad visual. La máquina cuenta con auriculares desde donde envía instrucciones y un teclado acrílico numérico desde el cual el elector va eligiendo las opciones. La verificación del voto también se hace de forma auditiva.

El presidente de mesa debe ayudar al elector a insertar la boleta y guiarlo hasta el momento del sufragio, de manera de preservar el secreto.

El recuento de votos

Cada presidente de mesa tiene tres actas con idéntica forma a las boletas de votación, ya que se colocan en el mismo lugar. Una es el Acta de Apertura de Mesa, con la cual se inicia el comicio a las 9. La otra es el Acta de Cierre y Escrutinio, con la cual se da por finalizada la votación a las 18 y en la que se imprimirán los resultados. Y la tercera, es una equivalente al Acta de Cierre llamada Certificado de Escrutinio que se utiliza como garantía y para asegurar que no haya diferencias entre las autoridades de mesa y el centro de cómputos. También existe lo que se llama Certificado de Transmisión de Resultados, el cual se utiliza para transmitir los resultados de cada mesa al centro de cómputos.

El conteo de votos es muy simple. El presidente de mesa, con su suplente y ayudantes, solamente tiene que acercar cada boleta (con un chip) al lector de la máquina y automáticamente el voto queda contabilizado. Por supuesto, si se pasa dos veces la misma boleta, la máquina lo reconoce y el sufragio no se contabiliza dos veces. El sistema mismo suma los votos. Si alguna boleta no tiene voto impreso o la máquina no la reconoce, se cataloga como "voto observado", que quedan en poder del presidente con los impugnados.

Una vez hecho esto, las boletas se colocan nuevamente en la urna y el presidente imprime el Acta de Cierre con los resultados. Luego es cuando se coloca el Certificado de Transmisión de Resultados para contar con un respaldo. En cambio, los Certificados de Escrutinio se imprimen para las urnas y para los fiscales de mesa que así lo soliciten.

Finalmente, todas las Actas son enviadas al Tribunal Electoral en el sobre de devolución de actas, donde se iniciará el conteo para cargar los datos en la página web correspondiente.

Para tener aún más celeridad en los datos, dos días después de las elecciones se hace un recuento manual del 5% de las mesas elegidas al azar. En el caso de Salta, el margen de error fue del 0% entre lo contabilizado electrónicamente y lo manual.

Fraude electoral

Alrededor de la implementación del voto electrónico siempre existió la idea de que el fraude electoral era más viable. En Argentina el único ejemplo que existe son las elecciones en Salta, donde el fraude fue desestimado cada vez que se denunció.

El principal argumento que se utiliza para refutar el fraude es que las máquinas donde se vota no guardan información del voto. Mucho se ha dicho que las computadoras pueden ser cargadas con los votos pero esto no es posible porque el voto se imprime en la BUE.

Otra herramienta que le da transparencia es el chip que tiene insertado la BUE que permite al elector verificar su voto y cambiarlo si cometió un error. Además, cada chip solo puede ser contabilizado una vez, ya que la máquina reconoce cuando la boleta es pasada dos veces y no lo registra como un voto nuevo.

Del mismo modo, el voto en cadena se hace imposible gracias a los troqueles que llevan las boletas con información alfanumérica que los vincula. Asimismo, al ser electrónico, se anula la posibilidad de que haya "faltante de boletas", una denuncia muy común en todos los comicios.