Nadie está a salvo de enfermarse. Cualquier bacteria puede afectar nuestro organismo en el momento menos indicado. Esto le sucedió a Avril Lavigne cuando contrajo la enfermedad de Lyme tras ser picada por un insecto.

"Casi ni podía comer, y cuando iba a la piscina, debía ir a recostarme en la cama. Mis amigas me preguntaban qué me pasada y yo no sabía. No tenía idea de que la picada de un insecto podía hacer eso. Estuve en cama por cinco meses", recordó la cantante en diálogo con la revista People.

Fue en Las Vegas cuando festejó su cumpleaños número 30 cuando se dio cuenta que algo en ella andaba mal. Poco después fue diagnosticada con un caso severo de enfermedad de Lyme lo que hizo que tuviera que alejarse de los escenarios y permanecer durante una larga estadía en su casa en Ontario, Canadá, para recuperarse.

Su marido, Chad Kroeger, cantante de Nickelback, la visitó seguido y su madre se mudó para cuidarla. "Hubo momentos en los que ni me pude bañar durante una semana porque no podía estar de pie. Se sentía como si absorbieran toda la vida de ti. No podía respirar, hablar, ni mover. Pensé que estaba muriendo", comentó.

Lavigne aseguró que lo que la ayudó a recuperarse fue el apoyo de seguidora a quien decidió comentarle su padecimiento mientras todo permanecía en secreto: "Me lo preguntaban desde que estaba en Miami, así que se lo conté a una fan directamente y le dije que no me sentía bien. Los mensajes de recuperación me conmovieron. Me acostaba en la cama a verlos y lloraba porque me sentía amada".

"Esto fue una llamada. Simplemente quiero disfrutar de la vida de ahora en adelante", finalizó.