Shutterstock 162
Shutterstock 162

Científicos y educadores se reunieron para compartir los últimos avances en la neurociencia y así promover el intercambio de información y fortalecer el vínculo entre ambos. El encuentro se llamó "Educando al cerebro" y se llevó a cabo en la Facultad de Derecho. Contó con el apoyo del Conicet y de universidades nacionales.

En este marco, Fabricio Ballarini, investigador del Conicet y organizador del encuentro, precisó que "el objetivo de la jornada es trazar un puente entre ciencia y educación, para lo cual convocamos a investigadores de distintas áreas para que den una visión global sobre la educación, y trasladar a los docentes conocimientos y estrategias neuroeducativos que se están desarrollando en Argentina".

"Nosotros ideamos una estrategia educativa y neurocientífica en la cual sorprendemos a los chicos y observamos que eso mejora el aprendizaje de cualquier temática, por un proceso neurológico que ayuda no sólo a guardar esa información que estamos enseñando sino también las situaciones cercanas", agrega.

Con ese disparador, hicieron una prueba en 5 mil chicos de escuelas primarias, secundarias y hasta con universitarios, y obtuvieron mejoras de hasta un 60 por ciento en el aprendizaje.

"Se llama etiquetado conductual, significa que las neuronas consolidan sus conexiones sinápticas con las proteínas que son generados a partir de las sorpresas, de las novedades. Es un estrategia para determinados temas puntuales, porque la idea es que el sistema científico está trabajando en tratar de ligar la educación con la ciencia, y esto a nivel mundial es novedoso, es la neuroeducación".


Tecnologías disruptivas

Las tecnologías disruptivas son técnicas, paradigmas, diferentes realidades que trascienden a lo cotidiano y que impactan directamente en la vida. Van a modificar fuertemente la forma en la cual se educa y se comunica a la sociedad. "Son tecnologías que tienen proyección de golpear y cruzar toda nuestra vida cotidiana", asegura a Infobae Joan Cwaik, emprendedor tecnológico y licenciado en Gestión de Medios y Entretenimiento.


"Si homogeneizamos el sistema educativo, somos todos iguales. Pensemos que cuando dejamos el jardín y entramos a la primaria, nuestro cuerpo deja de tener una experiencia propia, única. De eso se trata el cuerpo y de eso se trata poner en acción todos los sentidos. Y lo que de algún modo los profesores siempre dicen: los chicos están acá pero no están, entonces pensamos en este tipo de tecnologías que nos permiten hacer comprensiones más genuinas, somos más partícipes, y acá me parece que lo interesante es volver a pensar qué nos hace propiamente humanos como especie. Cosas que nos diferencian y que por ahí nosotros antes teníamos que aprender a usar ese lenguaje y ahora las tecnologías aprenden a leernos a nosotros. Recupera esa especie de deuda histórica que tenía la escuela con el cuerpo y con la persona en sí", explica Melissa Masnatta, licenciada en Ciencias de la Educación.