El Centro Simon Wiesenthal alertó acerca de expresiones antisemitas contra empresarios judíos en Argentina durante una manifestación a favor de Hamas convocada en las calles de Buenos Aires luego del cese al fuego en Gaza.

Son varios los empresarios afectados en el caso. Un video emitido por el sitio Resumen Latinoamericano muestra a un manifestante que acusa a Eduardo Elsztain –a quien se lo describe como "el amigo de la presidente Cristina Kirchner"– de "invertir en Israel 180 millones de dólares robados a los pobres del país".

Asimismo, se vincula la condición de rabino del empresario de medios Sergio Szpolski con la quiebra, hace más de una década, del Banco Patricios, perteneciente a familiares suyos.

"Este caso es un paradigma que demuestra de qué manera se explota el conflicto en Medio Oriente como un pretexto para incitar contra las comunidades judías de la diáspora. Reivindicación del terror, boicots contra Israel y lenguaje de odio clásico –aquí se trata de judíos y dinero–, todo se presenta encadenado", destacó Shimon Samuels, director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal.

Sergio Widder, director para América Latina del Centro, trazó un paralelismo con las acciones de los civiles palestinos: "Así como Hamas utiliza a los civiles palestinos como escudos humanos, sus discípulos argentinos se escudan detrás de la causa palestina para fomentar el antisemitismo".

Del mismo modo, Widder reclamó que el Gobierno condene este tipo de manifestaciones: "Al describir a Elsztain como 'el amigo de Cristina', los manifestantes han implicado al gobierno argentino en sus reclamos. Nuestro Centro hace un llamamiento para que el Gobierno condene estos ataques incendiarios y para que garantice la seguridad de la comunidad judía".

Los directivos del Centro destacaron que estas agresiones se encuentran en línea con las advertencias hacia la comunidad judía argentina proferidas en el video ¡Alerta! Peligro mundial sionista!, en el que uno de los presentadores, Adrián Salbuchi, se refiere a "la problemática del sionismo y del judaísmo".

En este video, Salbuchi, entre otras declaraciones, sostiene: "Las comunidades judías se han visto perseguidas a lo largo de los siglos; (...) pareciera que todos los pueblos deciden en algún momento limitar su acción social o, en algunos casos terribles, expulsarlos. (...) Conclusión: o toda la humanidad padece una patología psicológica denominada antisemitismo o hay algo del comportamiento social, especialmente de los líderes del sionismo y de ciertos estamentos del judaísmo, que hace que sean sistemáticamente expulsados de las sociedades que los acogieron".

"Este tipo de manifestaciones amenazantes ponen en riesgo a la comunidad judía y pueden degenerar en violencia. Libelos como el 'Plan Andinia' tienen su antecedente en la Biblia de los antisemitas, los 'Protocolos de los Sabios de Sion' –una falsificación de la Rusia zarista– que luego se convirtió en una 'garantía para el genocidio' contra los judíos en todo el mundo", observó Samuels.