@GonzaloSeoane
@GonzaloSeoane

Tal vez para evitar la polémica con otras organizaciones de derechos humanos, Madres de Plaza de Mayo resolvió este año no realizar la conmemoración del 24 de marzo de 1976 frente a la Casa de Gobierno. Esta vez, el acto por el 38º aniversario del comienzo de la dictadura militar fue trasladado hasta La Carbonilla, una villa del barrio porteño de La Paternal.

En el discurso central, su titular, Hebe de Bonafini, celebró la gestión del gobierno nacional, recordó a su hijo y a los 30.000 desaparecidos y exaltó el trabajo social que el Ejército comenzó a realizar con distintas organizaciones. "Tenemos que lograr que las Fuerzas Armadas sean nuestras. No un Ejército popular, sino un Ejército para el pueblo y del pueblo", dijo, ante la atenta mirada del ministro de Defensa, Agustín Rossi; el titular de La Cámpora, Andrés "Cuervo" Larroque, y el líder piquetero Luis D'Elía, entre otros.

Destacó además que tanto Néstor como Cristina Kirchner y, sobre todo, la ex ministra de Defensa Nilda Garré "hicieron un trabajo impresionante para cambiar la forma de pensar del Ejército" para alejarlos de la formación castrense que se les daba en la dictadura militar e impartirles cursos de derechos humanos. Momentos antes, Rossi había anunciado que las Fuerzas Armadas comenzarían a hacer trabajos también en esa villa.

Bonafini evitó referirse al titular del Ejército, César Milani, en momentos en que quedó en medio de la polémica. Numerosos partidos políticos y distintas organizaciones sociales marcharán este lunes en todo el país no sólo para recordar el comienzo de la última dictadura, sino también para pedir que el militar sea desplazado de su puesto por las sospechas que existen por su presunta connivencia con la desaparición del soldado Alberto Ledo en 1976.

@GonzaloSeoane
@GonzaloSeoane

En otro tramo de su discurso, la titular de Madres de Plaza de Mayo volvió a cargar contra los líderes del PRO y el Frente Renovador: "(Mauricio) Macri y (Sergio) Massa son dos basuras que prometen a la gente lo que no van a hacer". "No nos gastemos en denunciar o contestar. La mejor defensa, el mejor golpe que les damos, es el trabajo. Para cada agresión, una cosa nueva. Para cada insulto, un proyecto nuevo", pidió.

Una vez más, Bonafini aprovechó para reivindicar el proyecto kirchnerista "porque no hay otro".  "Es muy difícil en diez años acomodar el desastre. No sólo la dictadura nos llevó a lo que nos llevó. También los gobiernos que vinieron después. Eran apenas liberales que piensan solamente en ellos, la soja, el campo, la vaca y en que sus hijos se casen con alguna rica", sostuvo.

Por eso, pidió a los presentes que "tomen como propio el proyecto, que no agradezcan, porque no tienen nada que agradecer, son los derechos que les corresponden" y pidió tomar como ejemplo a la generación de militantes que fue desaparecida por la dictadura: "Tenían mucha claridad política, no se cansaban. El día que te canses de hacer política, quedate en tu casa viendo a (Jorge) Lanata". "No tengan miedo de pedir. No les tengan miedo a los funcionarios. Estamos en otra etapa. Nos atienden y nos escuchan", concluyó.