¿Qué consecuencias en la salud puede provocar una quemadura de sol?

En verano nos dedicamos a disfrutar de la playa y el aire libre, pero la reiterada exposición solar sin la debida protección puede tener efectos muy serios. Una especialista lo explica para Infobae

  162
162

La quemadura solar es el enrojecimiento de la piel que ocurre después de exponerse al sol o a otro tipo de luz ultravioleta. Dependiendo del tipo de piel, las lesiones serán de mayor o menor magnitud al igual que el daño a largo plazo.  En diálogo con Infobae, la Dra. Graciela Aguirre -cirujana plástica, MN 100972- explicó los recaudos que hay que tomar antes de exponerse al sol para evitar dañar la salud.

Los primeros signos de una quemadura solar pueden no aparecer durante unas cuantas horas y el efecto total para la piel puede no verse durante 24 horas o por más tiempo. Los posibles síntomas pueden ser:

Aunque los síntomas de la quemadura solar normalmente son temporales (como la piel roja que duele al tacto), el daño en la piel con frecuencia es permanente y puede tener efectos serios en  la salud a largo plazo: desde el envejecimiento precoz hasta el cáncer de piel.

El fotoenvejecimiento cada vez adquiere mayor interés científico como causante del envejecimiento prematuro, ya que provoca entre otras alteraciones, la aparición de arrugas, trastornos de la pigmentación (manchas) y pérdida del tono normal. En algunos estudios se le da importancia a la teoría de que la exposición a la luz solar es responsable del 80 al 90% del envejecimiento facial. Cuando la piel empieza a ponerse dolorosa y roja, el daño ya está hecho. El dolor es bastante intenso y comienza a ceder recién a las 48 horas.

En las quemaduras solares severas, donde la exposición solar se da en un horario peligroso o es muy extenso, se puede presentar la  formación de ampollas.  Es importante recalcar que  han ocurrido incluso  muertes a raíz de la exposición  al sol y  que dichos cuadro pueden prevenirse.

La quemadura solar se presenta cuando el grado de exposición al sol o a una fuente de luz ultravioleta excede la capacidad de las células de la piel para producir el  pigmento protector del núcleo celular, la  melanina. Esta sustancia se produce para colocarse sobre el núcleo de las células de la piel que es donde se encuentra la información genética de la misma.

Una quemadura solar en una persona con piel muy clara puede ocurrir en menos de 15 minutos de exposición al sol del mediodía, en tanto que una persona con piel oscura puede tolerar la misma exposición por horas.

Tenga en cuenta que:

¿Quiénes están más expuestos?

La exposición moderada a la luz solar puede producir beneficios en el cuerpo, tales como la metabolización de la vitamina D, pero es necesario tomar una serie de medidas para una buena protección contra el sol, que van desde evitar la exposición innecesaria al mismo hasta la utilización de sustancias que son capaces de prevenir su efecto dañino cutáneo, además de la protección física con sombreros, gorras y sombrillas

Los filtros solares son los agentes preventivos de las quemaduras, ya que absorben el 95% de las radiaciones ultravioletas dentro de la longitud de onda de 290-3 90um. Los mismos se presentan en formas de lociones, geles y cremas. El nivel de protección depende del tipo de filtro, la concentración, y la cantidad de veces que  lo reponemos en la piel.

Se recomienda la colocación de protector solar durante todo el año, pero durante la época de verano su recolocación debe ser cada 3 horas. Si se encuentra en el agua o realizando una actividad con mucha sudoración el lapso de colocación debe ser aún menor. Hay que usar una cantidad generosa sin olvidar sitios como orejas, empeines, labios, cuello y calvicie. Se aconseja siempre utilizar gorra con visera y lentes con protección contra rayos UVA y UVB.