NA 162
NA 162
 NA 162
NA 162

El Ministerio de Defensa dio a conocer la documentación histórica hallada en el Edificio Cóndor, que permite reconstruir fielmente la secuencia histórica de las denominadas "listas negras" que incluían artistas, periodistas e intelectuales durante la última dictadura militar argentina.

La Junta Militar detallaba cuatro "fórmulas" para catalogar a las personas, que partían desde la 1, "sin antecedentes ideológicos marxistas", y llegaban hasta la 4: "Registra antecedentes ideológicos marxistas que hacen aconsejable su no ingreso y/o permanencia en la administración pública, no se le proporcione colaboración, sea auspiciado por el Estado, etc.".

 162
162

En el anuncio que el lunes realizó el ministro de Defensa, Agustín Rossi, se adelantó que en las listas aparecían: Norma Aleandro, Emilio Alfaro, Héctor Alterio, Osvaldo Bayer, Norman Briski, Julio Cortázar, Rogelio Lupo, Horacio Guaraní, Víctor Heredia, Federico Luppi, Osvaldo Pugliese, Mercedes Sosa y María Elena Walsh.

En el repaso de las nóminas completas se agregan nombres de numerosos artistas y periodistas: Alfredo Alcón, Atahualpa Yupanqui, María Vaner, David Viñas, Jacobo Timerman, Paco Urondo, Marilina Ross, Atilio Stampone, Pino Solanas, Dalmiro Sáenz, Rodolfo Puiggrós, Haydée Padilla, Pedro Orgambide, Lautaro Murúa, Bárbara Mujica, Hugo Midón, Duilio Marzio, Tomás Eloy Martínez, Julio Marbiz, Cipe Lincovsky, Víctor Laplace, Lidia Lamaison, Virginia Lago, Juan Carlos Gené, Hugo Gambini, Alberto Fernández de Rosa, Leonardo Favio, Nacha Guevara, entre otros.

La primera nómina sistematizada data del 6 de abril de 1979: son 12 páginas que agrupan un total de 285 nombres, todos con la calificación "Fórmula 4". La lista incluye las siguientes profesiones: locutores, pintores, escritores, periodistas, concertistas, actrices y actores, directores teatrales, abogados, profesores de bellas artes, docentes, músicos, escultores, críticos de arte, guionistas, publicistas, escenógrafos, compositores, cineastas, dibujantes. Hasta titiriteros, médicos pediatras y psicólogos.

      

El segundo listado encontrado está actualizado al 31 de enero de 1980 e incluye a 331 nombres que también estaban bajo la calificación de "Fórmula 4". Lo curioso de este listado es un encabezado que brinda una serie de recomendaciones, entre las cuáles está: "Deben ser INCINERADOS".

Sobre esta "lista negra" trabajó el ECI hasta septiembre de 1982. Las permanentes reuniones de trabajo tenían como propósito analizar altas y bajas en este listado de 331 personas, dedicando mucho tiempo a la discusión de informes de inteligencia que la SIDE y las propias fuerzas se encargaban de elaborar entre reunión y reunión. Se estudiaban casos puntuales, normalmente a pedido de los mismos interesados, que veían cerradas las puertas a la hora de trabajar.

      

La situación post Malvinas cambió el escenario y fue necesario un replanteo en el manejo de las "listas negras". Una nota de la Secretaría de Información Pública fechada el 21 de septiembre de 1982 hecha luz sobre la situación y destaca la directiva del gobierno de "marcar una transición hacia la vida institucional plena del país". Por ello, propone "evitar medidas y actitudes oficiales que atenten contra esa imagen en el campo de la comunicación". A esta altura, la hipótesis era abrir paso a un gobierno democrático a más tardar en marzo de 1984, por lo que la SIP recomienda "permitir trabajar en los medios de comunicación social administrados por el Estado" a los incluidos en listados como "Fórmula 4".

La SIP, con información de la SIDE, diseñó una estrategia (con dos variantes) para normalizar "la situación de dichas personas en forma gradual y armónica". Estas variantes fueron analizadas por cada una de las fuerzas y el 14 de octubre de 1982 el tema en cuestión se llevó al mismísimo seno de la Junta Militar. El acta N° 236, también encontrada su original en el hallazgo reciente, refleja que la Junta Militar decide "proceder en forma gradual a desafectar personas (del listado de Fórmula 4) siguiendo el criterio propuesto para la variante 2 de la SIP".

¿En qué consistía la variante 2 aceptada por la Junta Militar? En el armado de 4 subgrupos dentro del universo de 199 personas que aún continuaban inhibidas dentro del listado de "Fórmula 4". La intención era de que 41 de ellas sean "contratables" a fines de 1982; otras 60 personas dejen el listado de F4 en el primer semestre de 1983; y 52 personas consigan tal estatus en el segundo semestre de ese año. Finalmente, la SIP recomendaba y la Junta Militar así lo decidió, que 46 argentinos, bajo ningún punto de vista, salgan del listado de "Fórmula 4". Esto significa que, aún estando seriamente debilitada su conducción, el Proceso nunca dejaría que un grupo de argentinos puedan ser contratados para trabajar.

      

Lo que sigue a esta decisión es una sistemática tarea de análisis de la ECI para implementarla, buscando cumplir con los plazos establecidos. En las actuaciones puede verse cómo el ritmo de salida de la situación de "Fórmula 4" se acelera junto a los tiempos políticos. De hecho, en el último listado que encontramos en el hallazgo del Edificio Cóndor, con fecha 24 de marzo de 1983, los números son los siguientes: De los 41 argentinos que, de acuerdo a la variante 2, deberían haber pasado a "contratables" a fines de 1982, 33 de ellos ya habían cambiado su estatus de calificación. Y de las 60 personas que tenía que dejar de ser "Fórmula 4" a mediados del 83, unos 27 ya lo habían hecho.

Estos números demuestran que, a esa altura de 1983, 60 personas ya habían dejado de ser "Fórmula 4" sobre un listado de 199. Quedaba mucho por decidir en lo que restaba del año. Pero nada haría cambiar una decisión tomada en lo más alto del poder político: 46 argentinos nunca dejarían de ser parte de las famosas "listas negras".