Télam 162
Télam 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162

La derrota de Malvinas, en junio de 1982, marcó el comienzo del fin del Proceso de Reorganización Nacional, como ambiciosamente se había autodenominado la dictadura iniciada el 24 de marzo de 1976. Desde ese momento, empezaron los reacomodamientos de cara a las urnas. Las fuerzas políticas y sindicales que ya habían comenzado a salir del letargo antes de Malvinas se lanzaron decididamente a la calle, con un reclamo de libertad y justicia.

Desde el año anterior, se había iniciado la movilización política y sindical ante el evidente desgaste del gobierno militar y su fracaso económico. De hecho, la operación Malvinas nació del intento de la cúpula del Proceso de buscar una salida al empantanamiento, recuperar consenso y hasta conquistar la gloria.

A mediados de 1981 se había conformado la Junta Multipartidaria, por iniciativa del líder radical, Ricardo Balbín, y con la finalidad de negociar con el general Roberto Viola, que ocupaba entonces la presidencia desde la cual había llamado a un "diálogo", obviamente condicionado por las armas.

Poco después, desgastado, Viola fue remplazado por el general Leopoldo Galtieri.

Los sectores sindicales más combativos, reunidos en la CGT Brasil (la central sindical estaba dividida ente este sector y el dialoguista, o CGT Azopardo) convocan a una marcha el 30 de marzo de 1982 a plaza de Mayo. En la represión, hay un muerto y cientos de detenidos. La situación política y social es muy tensa, pero, 48 horas después, el 2 de abril, los militares desembarcan en Malvinas.

La tregua con la sociedad durará hasta la rendición, el 14 de junio. Galtieri renuncia y asume el general Reynaldo Bignone, que anuncia el levantamiento de la veda política e intenta negociar con la Multipartidaria. Pero ya no había freno posible para las demandas de apertura.


La hora de las urnas

Balbín había fallecido en septiembre de 1981. Era la hora de Raúl Alfonsín, líder del Movimiento de Renovación y Cambio, corriente interna del radicalismo, con la cual se impone primero como presidente del partido y más tarde como candidato a presidente.

 AP 162
AP 162

El 16 de diciembre de 1982, la Multipartidaria –integrada por el justicialismo, el radicalismo, el partido Intransigente, la democracia cristiana y el desarrollismo– congregó a 100 mil personas en una marcha en reclamo de elecciones libres, por los desaparecidos y por los derechos sindicales. Al frente iban Oscar Alende, Arturo Frondizi, Deolindo Felipe Bittel, Carlos Contín y Francisco Cerro. Después del acto, cuando las columnas sindicales, con Saúl Ubaldini al frente, quisieron llegar hasta Plaza de Mayo, se desató la represión con un saldo de un muerto, el obrero metalúrgico Dalmiro Flores –baleado por la policía frente al Cabildo- 80 heridos y más de 100 detenidos.

"Que se vayan, que se vayan..."; "Paredón, paredón, a todos los milicos que vendieron la Nación"; "El que no salta es un militar", "Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar", eran las consignas que se empiezan a escuchar en la calle.

Se multiplican, además, los reclamos por los desaparecidos, tanto internos como desde el exterior, por gobiernos extranjeros.

En febrero de 1983, Bignone anuncia la fecha de las elecciones.

El 28 de marzo, la CGT convoca a otro paro, en reclamo de aumento salarial, pero también en recuerdo del paro del año anterior, cuando había lanzado la campaña Paz, pan y trabajo.

La situación económica era crítica. En enero, la inflación fue de 16 por ciento. La brecha cambiaria llegaría al 75% en los días previos a las elecciones. El fracaso de la dictadura en esa materia era patente, con una realidad mucho más grave que la de 1975. La caída del salario real había sido brutal (representaba en 1983 el 50% de los niveles de comienzos del Proceso) mientras que la deuda externa había pasado de 7.000 millones de dólares a 44.000 millones de dólares, por préstamos devorados por la especulación financiera.

 

El peronismo no podía perder

En el imaginario de la época, la derrota del justicialismo era algo inconcebible, porque el movimiento peronista había triunfado en todos los comicios libres desde su creación y sólo había podido ser desplazado del poder por la fuerza.

Pero la competencia electoral se pareció a la fábula de la liebre y la tortuga. Mientras Alfonsín avanzaba sostenida y trabajosamente hacia la meta, los dirigentes peronistas daban por ganada la carrera antes de la señal de largada. Y así actuaron. En vez de abrir las puertas a la participación, se encerraron en la cúpula a repartirse la piel de oso que aún no habían cazado.

El 23 de agosto, el justicialismo proclama su fórmula integrada por Ítalo Argentino Luder (1916-2008), que había sido presidente del Senado durante la gestión de Isabel Martínez de Perón, y por Deolindo Felipe Bittel (1922-1997), ex gobernador del Chaco y vicepresidente del PJ.

 162
162

El binomio Luder –Bittel fue elegido por "consenso" del Congreso Nacional Justicialista reunido en el Teatro Lola Membrives. La elección era indirecta, por congresales votados en los distritos, pero el Congreso fue hegemonizado por las 62 organizaciones del dirigente de la UOM, Lorenzo Miguel, quien calificó la reunión como "fabulosa".

Ese día, se decidió impulsar también la candidatura de Antonio Cafiero a la gobernación de Buenos Aires, pero nadie contaba con Herminio Iglesias (1929-2007), sindicalista de origen vandorista y caudillo político en su distrito, Avellaneda, del que había sido Intendente. En definitiva, Herminio fue el candidato, y Cafiero y la corriente que él representaba quedaron fuera de todo. 

 162
162

"Pacto" militar-sindical

Por una combinación entre la inteligencia de Alfonsín y su acertada estrategia electoral, la hipocresía de sectores de la sociedad que habían respaldado al Proceso y ahora necesitaban endilgar culpas a terceros, y la mediocre y antidemocrática conducción del PJ, el peronismo, que había sido la víctima principal de la dictadura, quedó en el lugar de la sospecha, mientras que la UCR encarnó los valores democráticos y antidictatoriales.

La muerte de Balbín había contribuido a allanar el camino a la renovación del radicalismo, ya que Alfonsín había sido su rival histórico y no quedó mezclado en los enjuagues del viejo líder con la dictadura, a la que había facilitado varios intendentes. Alfonsín, además, había sido cofundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, en el año 1975.

 162
162

El candidato radical se anotó varios puntos cuando denunció el llamado "pacto militar-sindical", un supuesto acuerdo de protección mutua entre esos dos sectores.

No hubo pacto sindical-militar. No hacía falta. Además de que Luder apoyó la autoamnistía –"son derechos adquiridos que no pueden ser removidos"– dijo, el movimiento peronista, por historia e ideología, seguramente habría privilegiado la concordia por encima de la revisión del pasado, a pesar de las persecuciones de que sus líderes y militantes habían sido objeto.

Para una sociedad que rechazaba ya masivamente al Proceso, el voto a Alfonsín fue claramente la mejor alternativa, ya que el candidato radical logró presentarse como el más antidictatorial de todos.

 

Campañas y militancia

Las campañas eran más políticas y menos "publicitarias", en especial la del PJ. Alfonsín fue el primero en apelar a publicistas profesionales (su campaña la dirigió David Ratto), pero aún así se trataba de cuadros y simpatizantes de la fuerza, no de agencias "independientes".

No había Photoshop, se usaban fotografías tomadas en los actos: todo era más artesanal. Los afiches de campaña tenían mucho texto y ,por lo general, no más de dos colores.

El peronismo, que no tenía candidatos carismáticos, puso el acento en las consignas políticas, las caras de Perón y Evita y la reivindicación del pasado ("Los años más felices fueron peronistas").

El radicalismo se centró en la figura de su candidato, en eslóganes y en una iconografía muy definida: desde el óvalo con los colores de la bandera y las iniciales R.A. que asimilaban Raúl Alfonsín con República Argentina, hasta el gesto del candidato que saludaba juntando las manos hacia el costado.

 162
162

Eran tiempos de movilizaciones multitudinarias de gran espontaneidad; había menos bombos y menos carteles que en el presente, pero muchísimo entusiasmo. Había hambre de participación luego de 7 años de hibernación política y sindical. La gente se afiliaba masivamente a los partidos.

Dos cierres multitudinarios consecutivos en el mismo escenario –el Obelisco y la avenida 9 de julio– confirmaron la fuerte polarización entre los dos partidos mayoritarios, la UCR y el peronismo. Lo mismo indicaban los sondeos, con una leve inclinación a favor del radicalismo. Pero nadie creía en encuestas ni éstas tenían el despliegue y la presencia que tienen hoy.

 Télam 162
Télam 162
 

Ahora, Alfonsín

El  31 de julio de 1983, la Convención Nacional de la UCR había proclamado la fórmula Raúl Alfonsín-Víctor Martínez. El candidato a vice era oriundo de Córdoba, bastión del radicalismo. El otro precandidato a presidente, Fernando de la Rúa, había declinado su postulación al ver la creciente adhesión que despertaba en todo el país la candidatura de Alfonsín.

Más de un millón quinientos mil radicales habían participado en las internas que habían tenido lugar distrito por distrito.

 162
162

Alfonsín convocó a "levantar banderas de unidad nacional" y pidió "que se acabe en la Argentina la tortura, para que no haya otros baños de sangre". "En nuestra tierra del trigo y la carne juramos que no habrá más desnutrición infantil", prometió.

"Con la democracia se come, se cura y se educa", fue una de sus muletillas de campaña. Y cerraba sus discursos recitando el preámbulo de la Constitución Nacional. Eso, como su logo, marcó una mejor identificación nacional que la de la  fórmula peronista.

El 26 de octubre de 1983, su cierre de la campaña en la 9 de julio fue apoteósico. La concurrencia superó  las 800 mil personas.

 

El cajón de Herminio y el verdadero padre de la derrota

Dos días después, en el mismo escenario, el peronismo convocó algo más de gente. Sobre todo, hubo una gran presencia sindical.

Ítalo Luder fue el único orador, flanqueado en el palco por Lorenzo Miguel y Herminio Iglesias. El candidato peronista se mostró seguro del triunfo: "Junto a nosotros están como siempre las grandes mayorías populares que han permanecido fieles a las causas nacionales."

Luder no se privó de señalar la participación de algunos conspicuos radicales en dictaduras militares. Pero ya era tarde.

Pocos días antes, la revista Gente había publicado el "prontuario" de Herminio, con documentos que mostraban supuestos antecedentes por estafa y robo.

 162
162

Concluía el acto, cuando alguien le acercó a Herminio Iglesias un cajón fúnebre pintado de rojo y blanco –colores del radicalismo- con la sigla UCR al que el candidato a gobernador prendió fuego. La imagen fue transmitida por la televisión. Desde ese momento, la interpretación de que ese gesto fue la clave de la derrota del PJ ya es un lugar común.

Pero el célebre cajón de Herminio fue el perfecto chivo expiatorio de una derrota que en realidad se había gestado mucho antes, por una dirigencia que creyó que el peronismo podía ser vehículo de cualquier política. La antidemocrática definición de la fórmula Luder–Bittel, lejos de acentuar el entusiasmo de las bases peronistas, lo enfrió. Luder fue el candidato del dedo de Lorenzo Miguel.

El dirigente metalúrgico había sido abucheado, unos días antes, el 17 de octubre, en un estadio de Vélez que rebalsaba para las 130.000 personas que había, según la policía, y 350.000 según los organizadores. Ese día fueron oradores Bittel y Herminio. Pero cuando Lorenzo Miguel quiso hacer uso de la palabra, los silbidos no se lo permitieron, señal de que todo el mundo lo identificaba ya como responsable de la falta de participación. Y cuando dijo que había "infiltrados de Alfonsín" en el acto, de todos lados le replicaron "Perón, Perón". Tuvo que cederle el micrófono a Saúl Ubaldini, anticipo de un liderazgo que se consolidaría en los años siguientes. Ese acto fue un anticipo de la derrota.

 

A las urnas

El 30 de octubre de 1983, la dictadura levantó finalmente el estado de sitio para permitir el libre desarrollo de las elecciones.

Alfonsín ganó con el 52% de los votos. Obtuvo la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y minoría en el Senado. Tras la victoria electoral, el radicalismo festejó con un afiche generoso, que decía: "Ganamos, pero no derrotamos a nadie".

Después de más de siete años y medio de dictadura, la más dura y violenta que vivió el país, todos los argentinos habían ganado, y se inició el ciclo democrático más largo de nuestra historia.

 AP 162
AP 162