El fotógrafo que desnuda a las famosas, en la mira

  162
162
  162
162
  162
162
  162
162
 Terry Richardson 162
Terry Richardson 162
  162
162
  162
162
  162
162
  162
162
  162
162

Es controversial, pero también es una eminencia. Fue el encargado de retratar a Lady Gaga y a Madonna en las portadas de Harper's Bazaar. También fue el director del explosivo video de Miley Cyrus, "Wrecking Ball", que tanto revolucionó las redes con las imágenes de la cantante sentada desnuda en una bola de demolición.

Son los mismos famosos quienes piden ser fotografiados por él. Les genera confianza, saben que es un obsesivo por la estética y, lo mejor de todo, sus fotos quedan en la historia. Son originales, polémicas y con un mensaje de fondo.

Su crecimiento profesional fue tal que él mismo se convirtió en una celebrity de la misma magnitud de las que se dejan retratar por su magnífica lente. Sus gafas de marco ancho, sus tatuajes y las clásicas camisas a cuadros que viste lo transformaron en un ícono de estilo. Es un hecho, Richardson cumple con todos los requisitos para ser un personaje.

Pero así como sus polémicas fotografías con modelos desnudas y sus campañas osadas lo llevaron a la fama, también su comportamiento. El fotógrafo está en la mira desde hace varios años por denuncias de abusos sexuales a modelos y menores que pasaron por su estudio. La top Coco Rocha se niega a trabajar con él, y la modelo Jamie Peck lo acusó en 2010 de ser un depredador sexual.

Con el tiempo, se empezaron a escuchar más denuncias contra él. Según publicó el New York Post, la modelo alemana Rie Rasmussen lo acusó de abusar de "modelos jovencísimas que están intentando hacerse un hueco en la industria de la moda y que no se atreven a decirle que no a un fotógrafo consagrado".

Como si todo esto fuera poco, ahora debe enfrentarse a una petición de boicot que busca apoyo en la plataforma Change.org.

Promovida por Alice Louise, una diseñadora de joyas británica y activista femenina que apenas supera la mayoría de edad, pide a reconocidas marcas que "dejen de usar al supuesto abusador sexual Terry Richardson para sus fotos". "Influye negativamente en los medios de comunicación por su supuesto abuso y explotación de ciertas modelos", señala en el texto.

La joven logró juntar más de 10.000 firmas de las 50.000 que pide como objetivo. El siguiente paso es ponerse en contacto con grandes empresas que trabajaron con él para pedirles que no vuelvan a contar con el fotógrafo.

La campaña, que en un principio parecía ser inofensiva, logró que la cadena sueca H&M se adhiriera a la petición y confirmara que el fotógrafo no trabajará para la compañía. ¿Hasta dónde llegará este pedido?