162
162

Cuando tenía 22 años y era un joven oficial de la Marina encargado de la comunicación de un medio de desembarco en las costas de la isla japonesa el 23 de febrero de 1945, Alan Wood procuró la bandera inmortalizada en la histórica imagen de los seis marines que la levantaron en el monte Suribachi.

Es una imagen icónica, tomada por el fotógrafo de la agencia Associated Press Joe Rosenthal, reproducida millones de veces y usada para el monumento en bronce dedicado a los marines situado cerca del cementerio nacional de Arlington, a las afueras de Wahington. Esta inspiró además el libro de James Bradley, hijo de uno de los militares, "The flags of our Father", que fue adaptado al cine por Clint Eastwood.

Rosenthal, que por esta foto ganó el premio Pulitzer, murió en 2006, al igual que los demás marines protagonistas de la imagen.

La obra refleja el momento en el que las tropas estadounidenses, tras cinco días de enfrentamientos y cuarenta minutos de subida, alcanzaron la cima del monte, un volcán dormido ubicado en el extremo sur de la isla japonesa.

Un marine había pedido a Wood que le consiguiese la bandera más grande que pudiese encontrar: el joven soldado tenía una de poco menos de diez metros cuadrados que había encontrado meses antes en un almacén de la Marina en Pearl Harbor. Fue esa la bandera alzada por los cinco marines y un soldado en la imagen de Rosenthal.

Stephen Wood, hijo de Alan, evocó el rol de su padre en aquel momento simbólico:"siempre se había sentido pequeño ante la enormidad del momento".

El mismo Alan había recordado aquel día en una carta de 1945 dirigida a un general de los marines: "el hecho de que hubiese entre nosotros hombres capaces de afrontar una situación como la de Iwo Jima en la que la vida humana se había convertido tan barato es algo que hace sentir humilde a quien no se vio obligado a hacer frente a semejante infierno". La conquista del Suribachi fue seguida con trepidación por los marines que se habían quedado en la base del monte y por los marineros de las naves frente a la isla.

Cuando estos vieron la Old Glory, como es llamada la bandera estadounidense, ondear sobre el volcán de Iwo Jima estallaron en manifestaciones de júbilo al ver que habían ganado esa importante batalla.