Reuters 163
Reuters 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 Reuters 163
Reuters 163

"Conocí lo peor y lo mejor de México. Llevo siete años en la cárcel con gente formidable, con compañeras que me han dado amor, apoyo, y muchos mexicanos que me han ayudado. Gracias a ellos. Les debo todo", dijo en español la francesa Florence Cassez, de 38 años. A su lado estaba el canciller Laurent Fabius, quien fue personalmente a recibirla al aeropuerto de París-Roissy.

"Ahora quiero disfrutar de los míos, vivir. Libre fui siempre en mi cabeza", agregó.

      
      

Desde el anuncio de su liberación, los medios locales siguen minuto a minuto su vuelta, reflejando por contraste indiferencia que afecta a otros franceses detenidos en el extranjero.

Desde hace varios años, su comité de apoyo y su abogado lograron sensibilizar a los medios y políticos, sorprendidos por la envergadura de una condena en 2009 a 60 años de prisión por haber participado en secuestros, delincuencia organizada y porte de armas en el marco de un caso que incluyó numerosas irregularidades.

Cassez fue detenida el 8 de diciembre de 2005, acusada de dirigir, junto a su ex novio Israel Vallarta un grupo que habría llevado a cabo decenas de secuestros y asesinatos.

Un día después de su detención un montaje de imágenes fabricado por la policía la convirtió, a ojos de los telespectadores mexicanos, en "Florence la diabólica", integrante de una banda criminal especializada en secuestros.

      
      

Una idea que permanece anclada entre la opinión mexicana, aunque una parte de la prensa cambió a lo largo de los meses y apoyó su liberación a medida que se conocían nuevos aspectos en zonas poco claras del caso.

Para justificar su anulación, la Corte estimó que los derechos constitucionales de la francesa fueron violados por las autoridades durante el arresto.



Crisis diplomática y polémica en Francia

El presidente francés, el socialista François Hollande, se felicitó de la decisión de la Corte y dio las gracias en un comunicado a "todos los que, tanto en México como en nuestro país, se comprometieron para que prevalezca la verdad y la justicia".

      

El caso había provocado en 2011 una crisis diplomática entre ambos países, que llevó a las autoridades mexicanas a anular la celebración del Año de México en Francia porque el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, decidió dedicar el evento a Cassez.Cassez: "Conocí lo peor y lo mejor de México"

La francesa condenada a 60 años de cárcel por un secuestro en México llegó a París, luego de ser liberada por la Corte Suprema del país latinoamericano. "Es una victoria también para los mexicanos", djo.

"Conocí lo peor y lo mejor de México. Llevo siete años en la cárcel con gente formidable, con compañeras que me han dado amor, apoyo, y muchos mexicanos que me han ayudado. Gracias a ellos. Les debo todo", dijo en español la francesa Florence Cassez, de 38 años. A su lado estaba el canciller Laurent Fabius, quien fue personalmente a recibirla al aeropuerto de París-Roissy.

"Ahora quiero disfrutar de los míos, vivir. Libre fui siempre en mi cabeza", agregó.

Desde el anuncio de su liberación, los medios locales siguen minuto a minuto su vuelta, reflejando por contraste indiferencia que afecta a otros franceses detenidos en el extranjero.

Desde hace varios años, su comité de apoyo y su abogado lograron sensibilizar a los medios y políticos, sorprendidos por la envergadura de una condena en 2009 a 60 años de prisión por haber participado en secuestros, delincuencia organizada y porte de armas en el marco de un caso que incluyó numerosas irregularidades.

Cassez fue detenida el 8 de diciembre de 2005, acusada de dirigir, junto a su ex novio Israel Vallarta un grupo que habría llevado a cabo decenas de secuestros y asesinatos.

Un día después de su detención un montaje de imágenes fabricado por la policía la convirtió, a ojos de los telespectadores mexicanos, en "Florence la diabólica", integrante de una banda criminal especializada en secuestros.

Una idea que permanece anclada entre la opinión mexicana, aunque una parte de la prensa cambió a lo largo de los meses y apoyó su liberación a medida que se conocían nuevos aspectos en zonas poco claras del caso.

Para justificar su anulación, la Corte estimó que los derechos constitucionales de la francesa fueron violados por las autoridades durante el arresto.



Crisis diplomática y polémica en Francia

El presidente francés, el socialista François Hollande, se felicitó de la decisión de la Corte y dio las gracias en un comunicado a "todos los que, tanto en México como en nuestro país, se comprometieron para que prevalezca la verdad y la justicia".

El caso había provocado en 2011 una crisis diplomática entre ambos países, que llevó a las autoridades mexicanas a anular la celebración del Año de México en Francia porque el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, decidió dedicar el evento a Cassez.