Rosario Central y Newell´s tienen clásicos más que inolvidables y uno de ellos es el que jugaron hace 15 años, un 23 de noviembre de 1997. En el mismo, el "Canalla" se llevó el triunfo por 4 a 0 en un encuentro que no terminó porque a la "Lepra" le expulsaron cuatro jugadores y luego Oscar Herrera se fue lesionado (ya se habían hecho los tres cambios), por lo que el árbitro Roberto Ruscio tuvo que terminar el partido porque el visitante tenía seis futbolistas en cancha y el reglamento permite un mínimo de siete.

Los goles del encuentro fueron de Rubén Da Silva, Eduardo Coudet, Marcelo Carracedo y Horacio Carbonari. Con ellos, el local goleaba 4 a 0 al equipo de Mario Zanabria, que no encontraba los caminos para descontar y que no pudo continuar el partido luego de los cuatro expulsados (Dalla Libera, Zamora, Saldaña y Paris) y los tres cambios, debido a que Oscar Herrera se lesionó y no siguió en el encuentro. Como las tres variantes estaban hechas, el juego se terminó y los "Canallas" festejaron en el "Gigante de Arroyito".

En ese encuentro, los hinchas del local siempre argumentaron que Herrera se hizo el lesionado para que la goleada no continuara y que la orden fue del propio Zanabria, ídolo de la "Lepra". Hoy, el presente los tiene más que distantes, ya que Newell´s pelea el campeonato de Primera de la mano de Gerardo Martino y Central está en la B Nacional, con un cuestionado Miguel Ángel Russo, quien era el técnico de aquella goleada y que ahora estuvo cerca de ser reemplazado en su puesto.