Felix Baumgartner logró su hazaña: rompió la barrera del sonido

El deportista austríaco se arrojó desde 39 mil metros de altura luego de más de dos horas y media de ascenso y se convirtió en el primer hombre en romper la barrera del sonido sin ayuda mecánica. También consiguió los récords de salto más alto y a mayor velocidad 

 Reuters 163
Reuters 163
  163
163
  163
163
 AP 163
AP 163
  163
163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

El austríaco de 43 años logró quebrar tres récords mundiales: realizar el salto más alto y el más rápido en caída libre y convertirse en la primera persona en romper la barrera del sonido (1100 kilómetros por hora) afuera de una aeronave. Baumgartner logró una velocidad máxima de 1342,74 kilómetro por hora, exactamente 1,24 veces la velocidad del sonido en su caída libre desde el espacio.

La velocidad, revelada unas horas después del salto sin precedentes, fue significativamente mayor que la dada anteriormente por una vocera de la organización, quien la había cifrado en 1136 km/h. El récord de salto en paracaídas lo obtuvo Joe Kittinger, un ex coronel de la Fuerza Aérea estadounidense que en 1960 se lanzó desde 31.333 metros de altura. A los 83 años, formó parte de la misión Red Bull Stratos.


Las tres suspensiones realizadas se debieron al mal clima, que impidió que el gigantesco globo de helio lo elevara. Pero el pronóstico del tiempo era favorable para esta ocasión.

"Me gusta lo que veo para la mañana del domingo, pero todo dependerá de lo que suceda con el viento", aseguró Don Day, el meteorólogo de la misión. El ascenso hasta la estratósfera duró poco más de dos horas y media. Una vez llegado a la altura establecida, Baumgartner abrió la puerta de su cápsula y se tiró al vacío.

El salto fue transmitido en directo por el sitio web de la misión, que dispuso más de 35 cámaras en tierra y en aire y cinco adosadas al traje de Baumgartner. Hace cinco años que el austríaco se entrena para este salto, cuyo mayor riesgo es comenzar a girar fuera de control, lo que podía hacerle perder el conocimiento.

Baumgartner ya rompió distintos récords en el pasado, y realizó saltos espectaculares desde las Torres Petronas, en Kuala Lumpur, Malasia, y desde el Cristo Redentor, en Río de Janeiro, Brasil. Su misión estuvo integrada por un equipo de 100 personas, y pretendía contribuir a la investigación aeronáutica, para los astronautas y los futuros turistas del espacio.