163
163
 163
163
 163
163
 163
163

Junto con la línea de alta costura, la empresa de artículos deportivos Adidas apuntará al mercado de ropa para niños con el solo objetivo en mente: posicionarse como la primera marca de indumentaria deportiva en China.

En la carrera por escalar posiciones, Adidas "planea concentrarse en segmentos que sus rivales no dominan", según un artículo publicado por The Wall Street Journal Americas. La empresa alemana señaló que pretende superar los US$ 1.200 millones en ingresos que obtuvo en los primeros nueve meses de 2011 en China, un 28% más que el año anterior.

El presidente ejecutivo de la empresa, Herbert Hainer,  aseguró que China "está más interesado en el entretenimiento y la moda que cualquier otro país". La estadounidense Nike es líder del sector no sólo en el país asiático, sino también en el mundo. Tiene 7.500 locales que venden productos a lo largo del país, según destaca la firma Euromonitor.

Adidas tiene 6.700 locales en China, aunque no precisó cuántos planea abrir en 2012. Como el nivel de participación en deportes es bajo, ambas compañías apuntan a vender artículos de primera categoría. La línea premium de la empresa alemana es Y-3, y vende gabardinas con ribetes de piel por unos US$ 3.100. Los abrigos de tweed con mangas tres cuartos se pueden comprar por US$ 2.650.

Pero Adidas también ve un potencial crecimiento en la venta de indumentaria para adolescentes y niños. Hainer dijo que se mejorará el marketing de la línea informal Adidas NEO, dirigida a los adolescentes. La marca tiene productos que cuestan alrededor de 40% menos que otras submarcas de Adidas. NEO está orientada a presupuestos más acotados y a ciudades más pequeñas.

El mercado de indumentaria infantil es un negocio con buena perspectiva futura puesto que son muchas las familias con hijo único, y los padres buscan los mejores productos para satisfacerlos. Adidas tiene 500 tiendas para niños en el país, donde se venden productos como botas de cuero por US$ 215 el par.

Los especialistas del mercado aseguran que el enfoque es adecuado, pero que la marca deberá enfrentar una competencia por parte de las españolas Zara e Inditex, que se expanden rápidamente en China.

"Las compañías deportivas tienen que mantener raíces creíbles en el desempeño atlético para seguir diferenciándose de sus competidores de marcas puramente de moda", opinó Torsten Stocker, socio de la consultora estadounidense Monitor Group.