"Yo pago a todos, beban, no me importa nada, Jenni me dejó", gritó a modo de lamento el piloto días atrás, según la descripción que hizo el periódico alemán Bild. La razón es que su bella mujer decidió apartarse de él luego de una gran pelea y Raikkonen no encuentra consuelo.

La afición del piloto a la bebida no es nueva, afirmó el periódico, que puso en alerta a los máximos directivos de la automotriz alemana Mercedes Benz, que provee motores a McLaren. "Evaluaremos el asunto en privado, de modo discreto", fue la respuesta de Norbert Haug, jefe del grupo Motorspot Mercedes.
En respuesta el rotativo finlandés Ilta Sanomat ensayó una defensa del piloto de McLaren, apelando a su lado humano. "Sí, está ebrio, okey. Así se lo observa claramente en las fotos. Pero, ¿por qué no puede hacerlo?. Cada uno se relaja a su modo. Si él fuera un muchacho común, no le importaría nada a nadie", afirmó el diario.