La jueza de instrucción María Angélica Crotto solicitó el apartamiento de los fiscales ? y ex funcionarios del ministerio de Justicia en la gestión Beliz- Norberto Quantín y José María Campagnoli de todas las causas en las que ella deba intervenir.

Así lo indicaron este mediodía fuentes allegadas a la magistrada, que señalaron que Crotto expresó su pedido en una nota remitida al procurador general de la Nación ?y jefe de todos los fiscales- Esteban Righi.

Los informantes afirmaron que Crotto fundó su reclamo "obligada por razones de violencia moral", a raíz de los episodios que protagonizó con motivo de la ocupación de la comisaría 24 del barrio de La Boca el pasado 26 de junio, cuando piqueteros liderados por Luis D'Elía reclamaron el esclarecimiento del asesinato del dirigente social Martín Cisneros y que originaron una causa que lleva adelante el juez federal Jorge Urso.

Los mismos voceros anticiparon que la magistrada tiene resuelto excusarse en los expedientes en los que deba interactuar con los fiscales objetados si su petición es rechazada por el procurador general.

Crotto comienza el lunes próximo su turno judicial hasta el 31 de agosto, y las fuentes consultadas por Télam confirmaron que el representante del Ministerio Público con el que le correspondería desempeñarse es, precisamente, José María Campagnoli.

Tras renunciar a su cargo de subsecretario de Seguridad, este último fue designado titular de la fiscalía descentralizada del barrio porteño de La Boca, la misma en la que tiene jurisdicción la seccional que fuera ocupada por los piqueteros el 26 de junio último, y cuya evacuación habría sido negociada por él mismo en su función anterior.

En esa circunstancia, habría desoído una orden de Crotto, que había resuelto el desalojo violento de la seccional para obligar a su desocupación por parte de los piqueteros que exigían la detención de Juan Carlos Duarte, presunto asesino de Martín "El Oso" Cisneros, coordinador del comedor infantil "Los Pibes".

Evitando el uso de la fuerza, el hoy fiscal logró que los enardecidos manifestantes -que, liderados por Luis D'Elía, acusaban a Duarte de ser un "dealer" de la droga y protegido de las autoridades policiales-, abandonaran la comisaría.

La actitud de Campagnoli le valió verse involucrado, junto con su superior de entonces, Norberto Quantín, en una denuncia promovida por Crotto ante la justicia federal para que se investigara el presunto delito de "desobediencia", que hasta hoy implicó la disponibilidad del comisario Cayetano Greco, a cargo de la sede policial tomada.

El 6 de agosto último, el procurador general de la Nación, Esteban Righi, dispuso el fin de la licencia sin goce de sueldo solicitada por ambos para ejercer sus antiguos cargos en la secretaría de Seguridad.

Campagnoli fue destinado a La Boca, en tanto que a Quantín se lo designó titular de la fiscalía de Cámara número tres.