162
162

Ni los seis millones de dólares que donó la semana pasada a una escuela que se dedicará a difundir la filosofía de la cábala, ni su anunciado viaje a Israel para celebrar el Año Nuevo judío, fueron suficientes para convencer al más anciano y venerado cabalista judío, Isaac Kaduri, de recibir en su residencia a la cantante Madonna, como habían informado diversos medios de prensa hace dos semanas.
 

"No sé quién es ni la conozco", respondió Kaduri respecto a Madonna, en una entrevista, donde aprovechó de aclarar: las mujeres tienen prohibición de estudiar la cábala, pues según expertos en el misticimo hebreo, ellas podrían caer en la demencia al estudiarlo.
 
Por tal razón, el líder cabalista prohibió enseñarle a Madonna -quien se ha inspirado en la cábala para escribir libros infantiles- y otras mujeres esa filosofía, que en el último tiempo ha logrado gran cantidad de seguidores en el mundo.
Además, según informó el diario británico The Sun, la cantante estadounidense pidió a los organizadores de sus recitales musicales en Gran Bretaña que le construyan una "sala de meditación" cerca del escenario, para que pueda entrar en trance antes de salir a cantar. Y que su habitación esté totalmente aislada y no permita el paso de ningún ruido, para poder concentrarse una hora antes de salir al escenario.