Chile: avistan seres extraños en una ruta

  162
162

En el norte de Chile, en la ruta que une las localidades de Iquique con Arica los ocupantes de dos vehículos, en días distintos fueron testigos de la aparición de seres extraños ?similares a dinosaurios? pero de menor envergadura y con fisonomía similar a la de un canguro.

Darío Riquelme conducía la noche del jueves una camioneta Nissan Terrano acompañado del funcionario de Ejército Hernán Cuevas, su señora y dos hijos menores. Faltaban veinte minutos para las 10 de la noche cuando poco antes de pasar por las Presencias Tutelares, que se ubican en el sector de Pampa Acha, vieron a dos extraños seres en medio de la carretera.

"Mis acompañantes dijeron "mira la tremenda bestia" y yo atiné a frenar. Después de algunos minutos pasó el segundo y este fue más sorprendente porque era igual que un dinosaurio, de dos patas y de unos muslos que se le notaban bastante", dijo Riquelme.

Según lo descrito por el conductor los animales eran de color grisáceo y lampiñas. Dijo que no pudo ver muy bien a la primera criatura debido al estado de shock en el que se encontraba, pero calcularon que medía alrededor de dos metros, sin embargo la segunda criatura que pudieron ver todos los ocupantes con extraordinaria nitidez dijeron era mas pequeña y que les llamó la atención la velocidad con la que se movían y las zancadas que daban.

Riquelme y Cuevas habían venido a Iquique a comprar un vehículo y hasta ese momento el viaje se había desarrollado en forma normal, pero el extraño hecho provocó el nerviosismo de la señora e hija de Cuevas. "Lo bueno, es que cuando comenzaron a gritar, yo y mi compañero no perdimos el control y nos mantuvimos serenos. Luego nos detuvimos a fumar un cigarrillo y también a caminar y de ahí bajé tranquilamente hacia Arica", dijo el chofer.

El testimonio de Riquelme coincide con el de Hernán Cuevas, quien es oficial de reclutamiento del Ejército en la vecina ciudad. "Cuando se cruzó por primera vez yo le pregunté a Darío si lo había visto y él me dijo que sí, entonces empezamos a hacer el comentario de qué había sido y al poco rato pasó otro, más bajito, pero muy parecido a un dinosaurio o a un lagarto de pie corriendo. Mi hija lo vio también e inclusive pegó un grito", dijo Cuevas.

Otro Caso
Tras conocerse el caso de Riquelme Cuevas en la estrella de Arica, una nueva familia que no había querido hacer pública su experiencia por miedo a la burla contó su historia.

Se trata de los seis integrantes de la familia Abett de la Torre Díaz, quienes residen en el Fuerte Baquedano, en la comuna de Pozo Almonte, y viajaban en dirección a Arica. Cuando atravesaban el sector de Pampa Acha, cerca de las Presencias Tutelares se encontraron de frente con cuatro criaturas que definieron en principio como canguros con cara de perros y que se desplazaban lentamente por el aire.

El hecho ocurrido cerca de las 21 horas dejó boquiabiertos a los miembros de la familia formada por Carlos Abett de la Torre, suboficial de Ejército, su esposa Teresa Díaz, sus tres hijos y un nieto de tres años.

Yo viajaba en el asiento de atrás con mis hermanos conversando y de repente se oscureció todo, entonces le dije a mi hermano lo que veía y él me respondió que me quedara callada porque mi mamá era nerviosa. Luego miré por el vidrio y se vieron unas cosas que eran como pájaros, con cabeza de perro y con las alas hacia atrás, mi papá dijo que eran como gárgolas", contó Carmen Abett de la Torre, una de las hijas del matrimonio.

Dos de estas criaturas a las que se la atribuyeron dos metros de altura aproximadamente volaron por encima del vehículo, luego dos mas se presentaron dando saltos por el frente del vehículo. "Quedamos como mudos por diez minutos y mi mamá nos dijo que reaccionáramos y entonces empezamos a comentar lo que habíamos visto", dijo Carmen.

Poco después del incidente traumático la familia deseaba llegar a Arica para comentarlo con sus parientes. Después teníamos terror en devolvernos", agregó Teresa en relación al día en que preparaban el regreso a su casa del Fuerte Baquedano.

El marido de Teresa Díaz es suboficial del regimiento Cazadores de Iquique y, según su esposa, él nunca en los 25 años que había viajado por la carretera de esta zona había visto algo parecido.