Boeing perdió la pista de hasta 400 piezas defectuosas del 737 Max, señaló un denunciante

Un inspector de calidad presentó una acusación contra la fabricante de aviones, algo que se hizo público por un subcomité del Senado estadounidense

Guardar

Nuevo

La denuncia presentada por Sam Mohawk alegó que Boeing eliminó registros de piezas no conformes y las almacenó incorrectamente, lo que podría afectar la seguridad de los aviones. (REUTERS/Peter Cziborra)
La denuncia presentada por Sam Mohawk alegó que Boeing eliminó registros de piezas no conformes y las almacenó incorrectamente, lo que podría afectar la seguridad de los aviones. (REUTERS/Peter Cziborra)

Un inspector de calidad de Boeing Co. alegó que el fabricante de aviones gestionó mal y perdió la pista de cientos de piezas defectuosas, algunas de las cuales, según él, podrían haberse instalado en los nuevos aviones 737 Max, la última revelación de un denunciante que apunta a una posible mala conducta en el fabricante.

Las alegaciones se detallan en una denuncia presentada el 11 de junio por el inspector de Boeing Sam Mohawk ante la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo y fueron hechas públicas por un subcomité del Senado de Estados Unidos el martes en un memorando dirigido a los miembros. La empresa dijo que está revisando las reclamaciones tras recibir el documento a última hora del lunes.

Según la denuncia, el año pasado el fabricante había perdido hasta 400 piezas defectuosas de aviones 737 Max y había eliminado los registros de muchas de ellas de un sistema interno de catalogación. Las llamadas piezas no conformes son componentes dañados o inadecuados que se supone que deben ser rastreados, eliminados o reparados, con registros meticulosos para garantizar que no se utilizan en el proceso de fabricación de aviones.

Mohawk también alegó que Boeing “ocultó intencionadamente” a la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) piezas no conformes almacenadas de forma inadecuada -incluidos componentes de gran tamaño como timones y alerones- antes de una inspección in situ.

Las acusaciones, que no se habían hecho públicas hasta ahora, se suman a una serie de denuncias de otros denunciantes que alegan que la empresa ha hecho recortes en sus procesos de producción y calidad. Algunos denunciantes han afirmado que se les animó a guardar silencio o que se tomaron represalias contra ellos por plantear sus preocupaciones.

“Animamos continuamente a los empleados a que nos informen de cualquier problema, ya que nuestra prioridad es garantizar la seguridad de nuestros aviones y de los pasajeros”, declaró Boeing en un comunicado.

La denuncia de Mohawk fue hecha pública por el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado el mismo día en que tiene previsto escuchar el testimonio del Consejero Delegado de Boeing, Dave Calhoun, lo que abre nuevas líneas de investigación para perseguir al asediado dirigente. La comisión abrió una investigación sobre el fabricante de aviones tras una casi catástrofe en enero, cuando un panel del fuselaje estalló de un 737 Max poco después del despegue.

La FAA ha registrado un aumento significativo de denuncias internas contra Boeing tras la denuncia sobre la gestión defectuosa de piezas del 737 Max. Emitió un comunicado animando a reportar. (REUTERS/Matthew Childs)
La FAA ha registrado un aumento significativo de denuncias internas contra Boeing tras la denuncia sobre la gestión defectuosa de piezas del 737 Max. Emitió un comunicado animando a reportar. (REUTERS/Matthew Childs)

Los documentos y testimonios de denunciantes recogidos hasta ahora por la comisión “dibujan un panorama inquietante de una empresa que da prioridad a la rapidez de fabricación y la reducción de costes sobre la garantía de calidad y seguridad de las aeronaves”, afirma el personal de la comisión en un memorándum dirigido a los miembros.

La FAA declaró a última hora del lunes que ha animado a los empleados de la compañía a exponer sus preocupaciones en materia de seguridad y que, como consecuencia de ello, desde el 5 de enero se ha registrado un aumento del número de denuncias. La agencia reveló la semana pasada que recibió más de 11 veces el número de informes de denunciantes de la empresa en los primeros cinco meses de este año en comparación con todo 2023.

“La FAA anima encarecidamente a cualquier persona con preocupaciones de seguridad a que las denuncie”, dijo la agencia. “Investigamos a fondo cada informe, incluidas las denuncias descubiertas en el trabajo del Senado”.

Las nuevas denuncias ahondan la presión a la que se enfrenta Boeing desde Washington. La empresa está siendo investigada por múltiples agencias federales, incluido el Departamento de Justicia. Los fiscales también están sopesando si acusar a la compañía después de encontrar que el fabricante de aviones violó un acuerdo que permitió a la compañía evitar cargos después de dos accidentes fatales de 737 Max en 2018 y 2019.

Mohawk afirmó que docenas de componentes defectuosos del 737 estaban siendo almacenados indebidamente al aire libre y que Boeing ordenó a los empleados que trasladaran la mayoría de ellos a otro lugar después de recibir un aviso de la FAA en junio de 2023 de que la agencia llevaría a cabo una inspección in situ. Afirma que las piezas se volvieron a trasladar finalmente a la ubicación exterior o se perdieron por completo.

Según la nota del subcomité, las piezas no conformes de Boeing deben marcarse con una etiqueta roja o pintura roja y guardarse en una zona segura de la fábrica.

Las exigencias en el trabajo de Mohawk para supervisar esas piezas aumentaron tras la inmovilización mundial del 737 Max provocada por los dos accidentes mortales. Mohawk alegó que “el abrumador número de piezas no conformes llevó finalmente a sus superiores a ordenarle a él y a otros que eliminaran o ‘cancelaran’ los registros que designaban una pieza como no conforme”, según la nota.

Senadores estadounidenses conocieron las alegaciones de Sam Mohawk. (EFE/Cristóbal Herrera-Ulashkevich)
Senadores estadounidenses conocieron las alegaciones de Sam Mohawk. (EFE/Cristóbal Herrera-Ulashkevich)

Boeing tiene que dejar de pensar en la próxima llamada de beneficios y empezar a pensar en la próxima generación”, tiene previsto decir en la audiencia el senador Richard Blumenthal, demócrata de Connecticut que preside el panel, según extractos de sus observaciones preparadas.

El inspector afirmó que intentó exponer sus preocupaciones a través del programa interno de Boeing denominado “Speak Up”, pero que el informe acabó siendo enviado a los mismos directivos de los que se había quejado.

Las inquietudes planteadas por el inspector guardan similitudes con las denuncias formuladas anteriormente por el difunto denunciante de Boeing John Barnett sobre la producción de otro de los aviones insignia de la empresa, el 787 Dreamliner. La policía concluyó en mayo que la muerte de Barnett, que se produjo en medio de un litigio en curso con el fabricante de aviones, fue el resultado de un suicidio.

En una audiencia anterior celebrada bajo el mandato de Blumenthal en abril, el ingeniero de la empresa Sam Salehpour también alegó que la fabricante había ensamblado incorrectamente las secciones del barril de su modelo 787 para ahorrar tiempo y dinero, acusación que la empresa ha refutado.

Guardar

Nuevo