El gobernador Ron DeSantis rechazó la justificación del cambio climático para las lluvias récord

En una rueda de prensa el republicano declaró el estado de emergencia en el sur de Florida, pero restó importancia a la excepcionalidad del evento, argumentando que tormentas similares han ocurrido durante décadas

Guardar

Nuevo

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, minimizó el impacto de las lluvias históricas y las inundaciones que afectaron al sur del estado. (EFE/Cristóbal Herrera-Ulashkevich)
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, minimizó el impacto de las lluvias históricas y las inundaciones que afectaron al sur del estado. (EFE/Cristóbal Herrera-Ulashkevich)

La lluvia se ha convertido en política en Florida.

Mientras los residentes y las empresas del sur de Florida evaluaban los daños causados por las históricas lluvias e inundaciones de esta semana, el gobernador Ron DeSantis y su administración rechazaron las afirmaciones de que la tormenta tuviera algo que ver con el cambio climático.

Se batieron varios récords cuando la tormenta conocida como Invest 90L inundó carreteras desde Sarasota hasta West Palm Beach.

El gobernador republicano declaró el estado de emergencia en el sur de Florida, pero en una rueda de prensa el viernes 14 de junio restó importancia a la idea de que la tormenta fuera inusual. Dijo que ha habido eventos similares “desde hace décadas”.

“Esto claramente no tiene precedentes”, dijo. “Creo que la diferencia es que, si comparas 50 o 100 años atrás con ahora, hay mucho más que se ha desarrollado, por lo que hay muchos más efectos que este tipo de evento puede tener”.

Comunidades del sur de Florida sufrieron inundaciones hasta la cintura. (Matias J. Ocner/Miami Herald/AP)
Comunidades del sur de Florida sufrieron inundaciones hasta la cintura. (Matias J. Ocner/Miami Herald/AP)

Su equipo de comunicación también restó importancia a la tormenta, calificándola de precipitaciones típicas del verano. Christina Pushaw, ex secretaria de prensa del gobernador, que ahora es analista del estado, escribió en X: “Bienvenidos a la temporada de lluvias. El sur de Florida está en el trópico. Habrá tormentas durante los próximos 4-5 meses”.

No se registraron víctimas mortales, pero algunas comunidades sufrieron inundaciones hasta la cintura y hubo que rescatar a sus habitantes.

La polémica sobre cómo caracterizar la tormenta se produjo un mes después de que DeSantis firmara un proyecto de ley que elimina la mayoría de las referencias al cambio climático en la legislación estatal. La legislación, que entrará en vigor el 1 de julio de 2024, elimina el cambio climático como una prioridad en la toma de decisiones de política energética, a pesar de que Florida enfrenta rutinariamente amenazas de calor extremohuracanes mortales y floraciones de algas tóxicas.

DeSantis prometió centrarse en la asequibilidad de la energía más que en el cambio climático. (Matias J. Ocner/Miami Herald/AP)
DeSantis prometió centrarse en la asequibilidad de la energía más que en el cambio climático. (Matias J. Ocner/Miami Herald/AP)

Los demócratas de Florida, a su vez, arremetieron contra el equipo de DeSantis por disminuir las tormentas justo cuando comienza la temporada de huracanes. La temporada comenzó el 1 de junio y los meteorólogos predicen que podría ser una de las más activas de la historia. También señalaron que DeSantis firmó un presupuesto estatal esta semana que veta alrededor de 205 millones de dólares en proyectos de aguas pluvialesaguas residuales y alcantarillado en todo el estado.

“Viviendo en Florida, lo que estamos viendo ahora no es solo el mismo tipo de clima que ha estado sucediendo durante mil años”, dijo el representante estatal Daryl Campbell, un demócrata cuyo distrito está en el condado de Broward. “Vemos los impactos del cambio climático en nuestra vida cotidiana, y vemos a un gobernador que veta lo que la legislatura aprobó por unanimidad para ayudar a lidiar con ello”.

El mes pasado, una ola de calor récord envolvió el estado, con temperaturas de hasta 46 grados Celsius en Key West. El verano de 2023 fue el más caluroso registrado en varias ciudades de Florida.

DeSantis y su administración se burlan de los críticos que dicen que el Estado debería hacer más para hacer frente al cambio climático. “Lo que me sorprende de la discusión actual sobre el clima de Florida es que la izquierda parece creer que @GovRonDeSantis puede controlar cuánto llueve, pero simplemente se niega a usar su poder para hacerlo”, escribió en X el secretario de prensa de DeSantis, Jeremy Redfern.

Los meteorólogos predicen una de las temporadas de huracanes más activas. (Opy Morales)
Los meteorólogos predicen una de las temporadas de huracanes más activas. (Opy Morales)

La tormenta llegó 14 meses después de que otra “bomba de lluvia” golpeara el sur de Florida, dejando caer 5,7 metros en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood en un día. La tormenta del año pasado dejó fuera de servicio el principal hospital de la ciudad, salvo para procedimientos de emergencia, provocó un cortocircuito en los equipos eléctricos del Ayuntamiento y dejó varados a miles de viajeros.

Tanto aquel sistema como el diluvio de esta semana tienen la huella del cambio climático provocado por el hombre. En un mundo más cálido, la atmósfera puede retener más humedad. Eso significa que las precipitaciones son cada vez más intensas y que los fenómenos extremos son cada vez más frecuentes.

Cuando DeSantis vetó los proyectos relacionados con las tormentas esta semana, dijo que los gobiernos locales pueden encontrar el dinero en el Departamento de Regulación Ambiental del estado. También señaló a su presupuesto de resiliencia, que incluye más de 1.2 mil millones de dólares para proyectos tales como 17,8 millones de dólares para mejorar la “infraestructura tecnológica” en el nuevo centro de operaciones de emergencia del estado.

DeSantis prometió centrarse en la asequibilidad de la energía más que en el cambio climático. La ley que firmó en mayo prohíbe las turbinas eólicas marinas y debilita la normativa sobre gasoductos de gas natural. “No queremos que nuestra política energética esté impulsada por la ideología climática”, dijo DeSantis el viernes. “Cuando eso ocurre, la gente paga más y la energía es menos fiable”.

(c) 2024, The Washington Post

Guardar

Nuevo