Qué son los frenillos y cómo se arreglan

Según Mayo Clinic, anquiloglosia afecta hasta al 10% de recién nacidos y puede interferir con la lactancia

Guardar

Nuevo

La cirugía de frenotomía, aunque de bajo riesgo, no siempre es necesaria en casos leves de anquiloglosia. (AM odontología)
La cirugía de frenotomía, aunque de bajo riesgo, no siempre es necesaria en casos leves de anquiloglosia. (AM odontología)

Poco después de que la hija de Karalyna Ashley, Emersyn, naciera en marzo, su pediatra le diagnosticó anquiloglosia, una banda de tejido inusualmente estrecha o corta que ata la parte inferior de la punta de la lengua al suelo de la boca y restringe el movimiento. A Ashley no le sorprendió. Suele ser hereditario y ella también lo padece.

El caso de la madre es leve -puede sacar la lengua fácilmente- y vive con ello. Pero el de Emersyn era grave. No podía mover libremente la lengua. Los médicos predijeron que podría tener problemas de habla más adelante si no se corregía.

Así que en marzo, cuando Emersyn tenía 9 días, un otorrinolaringólogo le practicó una sencilla intervención con tijeras estériles que liberó la banda y la lengua. Es rápido y no suele requerir anestesia. “Fue un alivio que me lo hicieran, y nunca lo recordará”, dice Ashley, estudiante de enfermería de Rockmart, Georgia.

Según Mayo Clinic, la anquiloglosia se da hasta en un 10% de los recién nacidos. Cuando la banda, llamada frenillo, es demasiado corta o está demasiado apretada, puede limitar la amplitud de movimiento de la lengua, dificultando la lactancia del bebé y haciendo que la madre sienta dolor. Según los expertos, puede ser familiar, aunque se desconoce su origen genético.

Si no se trata, “si está lo bastante tensa, puede causar dificultades para pronunciar ciertos sonidos y, más adelante en la vida, placeres tan sencillos como lamer un cucurucho de helado, besar y otras actividades”, explicó Rebekah Huppert, enfermera titulada y asesora de lactancia del Centro Infantil de la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota).

“No es lo mismo que un retraso del habla”, dijo Joanna Dolgoff, pediatra del Wellstar Health System de Marietta, Georgia, y portavoz de la Academia Americana de Pediatría. Los niños pequeños con esta afección “suelen tener las palabras, pero les cuesta pronunciarlas. Sus sonidos no suenan bien”.

Algunos profesionales sanitarios recomiendan un tratamiento rápido, mientras que otros sugieren una actitud expectante. Aunque la cirugía es de bajo riesgo, los expertos señalan que no siempre es necesaria en casos leves y que, con el tiempo, la banda puede estirarse.

Además, algunos expertos creen que la intervención se utiliza en exceso, en parte debido al aumento de los debates sobre la enfermedad y los tratamientos en las redes sociales. No está claro cuántas intervenciones se realizan anualmente, pero las investigaciones sugieren que han aumentado rápidamente en los últimos años.

“Si se puede evitar la cirugía, sería lo mejor”, argumentó Dolgoff, que calcula que ve varias docenas de casos al año en su consulta. Todo el mundo “tiene alguna conexión entre la lengua y el fondo de la cavidad oral”, señaló, aunque esto no se considera anquiloglosia, ni causa problemas. “No arreglamos la lengua anclada a menos que un niño tenga algún problema funcional como consecuencia de ella”.

Si no estás segura de si tu bebé tiene la lengua atada, observa cómo la mueve. “Si tu bebé puede sacar la lengua por completo de la boca, es menos probable que tenga la lengua trabada, aunque no imposible”, comentó Dolgoff.

Los pediatras no lo comprueban de forma rutinaria cuando examinan a un recién nacido, pero la afección puede hacerse evidente rápidamente una vez que la madre intenta darle el pecho.

“La lengua tiene que rodear el pezón y mantenerlo en su sitio”, dijo Huppert, y añade que la lactancia se convierte en un reto “si la lengua no puede extenderse por encima del labio inferior, o si la lengua no puede rodar adecuadamente alrededor del pezón para mantenerlo”.

Esto suele causar molestias, o incluso dolor, a la madre y, si el bebé no puede comer, fallos en el aumento de peso del niño o pérdida de peso. Antes de plantearse una intervención quirúrgica, conocida como frenotomía, los expertos suelen sugerir consultar primero a un especialista en lactancia para asegurarse de que la lengua anquilosada es la causa de los problemas de agarre al pecho. También pueden tener ideas no quirúrgicas para resolver los problemas.

Entre otras cosas, los expertos en lactancia pueden sugerir un cambio de posición de la madre y el bebé que facilite el acceso de la lengua al pezón. Pero si sus recomendaciones siguen sin funcionar, suelen recomendar una frenotomía.

“Si podemos, queremos actuar con rapidez para animar a las madres a seguir amamantando”, dijo Huppert. “El estándar de oro es el clip de tijera. Eso es lo que hacemos aquí en Mayo. Lo llamamos procedimiento en lugar de cirugía. Se tarda cinco segundos. Hay muy poca sangre, sin anestesia y sin tiempo de inactividad posterior”.

La mayoría de los expertos recomiendan que sea un otorrinolaringólogo el que realice el recorte, que suele estar cubierto por el seguro. En los últimos años, sin embargo, algunos dentistas han empezado a ofrecer tratamientos con láser para cortar la banda de la lengua anudada, así como otros procedimientos -como el láser bajo el labio superior o dentro de la boca- que muchos expertos desaconsejan, pues dicen que no son necesarios ni hay pruebas de que ayuden. Además, los seguros médicos no suelen cubrir las intervenciones realizadas por dentistas.

A Maya Bunik, catedrática de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado y presidenta de la sección de lactancia materna de la Academia Americana de Pediatría, le preocupa que los padres se apresuren demasiado a optar por la cirugía y cree que el procedimiento puede utilizarse en exceso, algo comprensible, añade, porque “todo el mundo quiere hacer todo lo posible por sus bebés, y la lactancia materna es una parte difícil de la infancia”.

Algunos expertos creen que el uso de la frenotomía ha aumentado rápidamente debido a debates en redes sociales. (Getty Images)
Algunos expertos creen que el uso de la frenotomía ha aumentado rápidamente debido a debates en redes sociales. (Getty Images)

“Tiene que haber un término medio”, añadió Bunik, coautora de un informe clínico sobre la anquiloglosia que la Academia Americana de Pediatría publicará próximamente. Dice que es importante descartar otras causas de problemas de lactancia antes de considerar la cirugía, y anima a tener paciencia.

“Hay que evaluar tanto a la madre como al bebé”, dice. “Creo que algunos bebés necesitan más tiempo. Pero si la lactancia no va bien, el bebé no gana peso y la madre tiene dolor en el pezón o en el pecho, probablemente merezca la pena operarse.”

Esa era la situación de Ashley, a quien al principio amamantar a Emersyn le resultaba doloroso. Pero ahora, con la menor después del procedimiento y casi 3 meses de edad, dice que es cómodo. “No quería esperar a que se hiciera mayor para operarla”, dijo. “Al principio, estaba aprensiva. Pero sin duda me alegro de habérmela hecho”, concluyó.

(*) The Washington Post

(*) Marlene Cimons es una escritora independiente afincada en Washington especializada en salud, ciencia y medio ambiente. Ha sido reportera en Washington para Los Angeles Times, cubriendo temas de salud pública, política de investigación biomédica y regulación de alimentos y medicamentos.

Guardar

Nuevo