Un flamenco “desafortunado en el amor” puso recientemente su primer huevo: tiene 70 años

Este evento, ocurrido a principios de mayo, llamó la atención al ser un comportamiento nuevo para el ave, que hasta ahora no había mostrado interés en la reproducción

Guardar

Nuevo

Gertrude vive entre otros 63 flamencos en la reserva natural de Pensthorpe, en Norfolk. (Pensthorpe)
Gertrude vive entre otros 63 flamencos en la reserva natural de Pensthorpe, en Norfolk. (Pensthorpe)

Gertrude, el flamenco, mete sus largas patas cada primavera y se sienta junto a otros flamencos hembra mientras calientan los huevos en sus nidos. Gertrude parece contenta de no haber incubado nunca un polluelo propio.

El año pasado, cuando el flamenco mayor cumplió 70 años, se llegó a la segura conclusión de que pasaría el resto de su vida como tía abuela entre otros 63 flamencos de la reserva natural de Pensthorpe, en Norfolk, Inglaterra.

“El flamenco medio vive entre 30 y 40 años en libertad, así que Gertrude es única”, explica Ben Marshall, director de la reserva. “Simplemente había tenido mala suerte en el amor y nunca había encontrado novio”.

Eso cambió el mes pasado para sorpresa de Marshall y otros cuidadores de aves de Pensthorpe.

A finales de abril, se dieron cuenta de que Gertrude -normalmente tímida y poco dada a causar alborotos en su bandada- coqueteaba de repente con Gil, de 37 años, un flamenco macho de casi la mitad de su edad.

“Gil y ella se saludaban con las alas, se hacían reverencias y mostraban algunos de los otros 136 bailes de cortejo y apareamiento que tienen los flamencos”, explica Marshall, de 31 años.

Gertrude nunca tuvo suerte en el amor y no había encontrado pareja. (Pensthorpe)
Gertrude nunca tuvo suerte en el amor y no había encontrado pareja. (Pensthorpe)

“Gertrude normalmente se sienta detrás y nunca ha mostrado interés en emparejarse durante la temporada de cría, pero ahora sí que se estaba poniendo las pilas”, dijo. “Fue encantador ver cómo su instinto natural se ponía en marcha con su novio ‘toy boy’”.

La siguiente sorpresa llegó a principios de mayo, cuando uno de los cuidadores de flamencos se dio cuenta de que Gertrude había hecho un nido de barro con forma de volcán y estaba sentada sobre un huevo: el primero que ponía, según los cuidadores del anterior refugio de aves de Gertrude, que asesoraron al personal de Pensthorpe, dijo Marshall.

“Todo nuestro equipo estaba asombrado: Gertrude y su huevo eran la comidilla de la reserva”, declaró. La BBC fue uno de los medios británicos que informaron del feliz acontecimiento.

El flamenco mayor puede empezar a reproducirse a los 5 años y no lo hace más de una vez al año. Un macho y una hembra se unen para aparearse y se separan después de la época de cría.

“Aunque nunca sentimos que Gertrude nunca hubiera puesto un huevo, nos alegramos mucho de que sucediera y de saber que por fin iba a tener esa enriquecedora experiencia”, dijo Marshall.

Un huevo tarda entre 26 y 31 días en eclosionar, y Gertrude estuvo sentada sobre su huevo durante unos 10 días, descansando sólo para comer y beber.

En mayo, Gertrude construyó un nido de barro y puso su primer huevo. (Pensthorpe)
En mayo, Gertrude construyó un nido de barro y puso su primer huevo. (Pensthorpe)

Pero a mediados de mayo, la septuagenaria ave abandonó el huevo, probablemente porque no era viable, según Marshall. “También podría ser que, a su avanzada edad, decidiera que era demasiado para ella”, dijo.

“Aunque fue un poco triste para nosotros saber que el huevo no iba a eclosionar, Gertrude consiguió una victoria extraordinaria”, añadió Marshall. “Ella misma tomó la decisión de no incubar el huevo, y pudo simular esos instintos maternales arraigados en los flamencos y experimentar algo completamente nuevo para ella”.

No es habitual que un flamenco tenga una longevidad como la de Gertrude, pero no es inaudito.

Betty, una matriarca de los flamencos del Zoológico Nacional, tenía 67 años cuando murió en 2022, y un flamenco llamado Greater murió a los 83 años en 2014 en un zoo australiano. Aún ostenta el récord de ser el flamenco más viejo del mundo.

Marshall dice que no le sorprendería que Gertrude batiera ese récord algún día. “Es bastante ágil y saludable, y es muy amigable con los otros flamencos”, dijo, señalando que Gertrude ha vuelto a pasar el rato con las hembras más jóvenes mientras se sientan en sus nidos.

Flamencos se unen para aparearse y se separan después de la época de cría. (Pensthorpe)
Flamencos se unen para aparearse y se separan después de la época de cría. (Pensthorpe)

La reserva sigue ampliando su bandada de flamencos y es probable que en las próximas semanas añada al grupo un puñado de flamencos peludos.

Todas las aves son flamencos grandes, una de las variedades más extendidas de la especie, con unos 680.000 ejemplares que viven en libertad en África, India, el Mediterráneo y Oriente Medio, según World Population Review.

“De momento tenemos unos 20 huevos, y uno de ellos eclosionó hace unos días”, dijo Marshall. “No siempre todos los huevos son viables, pero tenemos esperanzas”.

Aunque Gertrude no tendrá la experiencia de incubar su propio huevo, hará las veces de niñera protectora de las demás crías, algo que ha hecho todos los años durante décadas, dijo. “Lleva una vida tranquila, pero se turna para enseñar a los polluelos cómo conseguir comida y otras habilidades clave”, explica Marshall. “Siempre colabora con los demás flamencos por el bien del grupo”.

El mejor amigo de Gertrude es un flamenco macho de 17 años llamado Langostino, pero la pareja no ha hecho ninguna demostración romántica. Al menos, todavía no. “Se alimentan juntos, pasan el rato juntos y socializan juntos”, explica. “Tendría que decir que Gertrude está disfrutando de sus años de jubilación”.

(c) 2024 , The Washington Post

Guardar

Nuevo