¿Qué hizo tan violentas a las mortíferas tormentas de Houston?

La región en Texas sufrió la fuerza de violentas tormentas que alcanzaron velocidades de hasta 200 km/h, derribando árboles y cortando la electricidad

Guardar

Nuevo

Las supercélulas que azotaron Houston fueron el resultado de una interacción compleja de factores meteorológicos. (Brett Coomer/Houston Chronicle)
Las supercélulas que azotaron Houston fueron el resultado de una interacción compleja de factores meteorológicos. (Brett Coomer/Houston Chronicle)

Texas no es ajeno a las tormentas fuertes en esta época del año. Sin embargo, fue una confluencia de múltiples factores la que preparó la atmósfera para las tormentas excepcionalmente intensas que azotaron el área de Houston el jueves por la noche, causando la muerte de al menos cuatro personas, derribando árboles, cortando el suministro eléctrico a más de 870.000 clientes y reventando ventanas de rascacielos.

Las tormentas que azotaron Houston eran supercélulas, tormentas giratorias especialmente peligrosas que suelen producir vientos dañinos y a veces tornados. Varios ingredientes meteorológicos, entre ellos una relación con el calor récord de esta semana en Florida y posiblemente con una ola de calor oceánica, hicieron que la tormenta produjera ráfagas destructivas.

Las imágenes de radar indicaron que los vientos alcanzaron 200 km/h justo por encima del suelo a nivel de los rascacielos, mientras que en la superficie probablemente se produjeron rachas de 152 a 185 km/h.

Las tormentas se formaron en el extremo norte de una cúpula de calor centrada en América Central y el Caribe, que ha producido temperaturas récord desde el sur de Florida hasta México. Los domos de calor son grandes zonas de altas presiones que se estancan durante días o semanas.

No es raro que se formen fuertes tormentas a lo largo de la periferia norte de los domos de calor, en lo que se conoce como un patrón meteorológico de “anillo de fuego”. Estas tormentas se alimentan del contraste entre el aire caliente del domo de calor y el aire más frío del norte.

A partir de patrones similares se han formado violentos e infames complejos de tormentas, como en Iowa en 2020 y en el valle del Ohio y el Atlántico Medio en 2012. Cuando estos complejos de tormentas producen daños a lo largo de una trayectoria suficientemente larga, se conocen como derechos. El viernes por la tarde, el Servicio Meteorológico Nacional confirmó que el complejo de tormentas del jueves por la noche también se calificó como derecho.

Las tormentas del jueves se desencadenaron cuando una zona de bajas presiones y aire frío a gran altura se acercó a la cúpula de calor desde el oeste, creando una región de aire ascendente que dio lugar a nubes altísimas y tormentas aterradoras. Según Hayley Adams, meteoróloga de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Houston, una combinación de aire sofocante procedente del Golfo de México, vientos tormentosos y una atmósfera muy inestable contribuyó a que las tormentas fueran especialmente intensas.

Adams también dijo que la presencia de aire más seco en los niveles medios de la atmósfera, que puede producir un efecto de enfriamiento que aumenta la intensidad de los vientos descendentes de las tormentas eléctricas que se propagan hacia fuera de la tormenta cuando tocan el suelo.

“En términos simples, había un montón de parámetros que apoyaron el potencial de tormentas severas más fuertes anoche”, sostuvo Adams.

Rachas de viento de hasta 160 km/h se registraron en el centro de Houston, causando destrozos comparables a un huracán. (Melissa Phillip/Houston Chronicle)
Rachas de viento de hasta 160 km/h se registraron en el centro de Houston, causando destrozos comparables a un huracán. (Melissa Phillip/Houston Chronicle)

Vínculos con el récord de calor en tierra y océanos

La cúpula de calor - que ayudó a proporcionar combustible para las tormentas de Texas - ha producido un calor récord en el sur de Florida durante días, incluyendo un índice de calor cerca de 115 en Key West el miércoles, alrededor de su más alto en el registro. En la última semana, se han batido decenas de récords de altas temperaturas en el sur de Florida.

La cúpula de calor, que se extiende por el Golfo de México, el Caribe y América Central, también ha sido responsable de cientos de récords de calor desde América del Sur hasta México, donde ha intensificado la sequía extrema y alimentado incendios forestales que han enviado humo al sur de Estados Unidos.

Las aguas cálidas del Golfo de México, que están entre 4 y 5 grados por encima de lo normal, probablemente también han contribuido a la intensidad de las tormentas. Según la Organización Meteorológica Mundial, los océanos del mundo llevan 13 meses en una temperatura récord.

El cambio climático provocado por el hombre está intensificando el calor tanto en tierra como en los océanos, lo que aumenta la probabilidad de que sea récord. El Índice de Cambio Climático de Climate Central indicó que ha hecho que el calor récord del sur de Florida en los últimos días sea al menos tres o cuatro veces más probable.

Los daños en Houston incluían la caída de árboles y la interrupción del suministro eléctrico a más de 870,000 clientes. (REUTERS/Kaylee Greenlee Beal)
Los daños en Houston incluían la caída de árboles y la interrupción del suministro eléctrico a más de 870,000 clientes. (REUTERS/Kaylee Greenlee Beal)

Dentro de la tormenta

La cúpula de calor alimentó las tormentas de Houston y la zona de baja presión que las barrió les dio energía, pero procesos mucho más localizados les dieron forma.

Las violentas tormentas estaban formadas por una compleja mezcla de ráfagas descendentes y tornados. Las ráfagas descendentes son bolsas de aire que se desplazan hacia abajo dentro de las tormentas y que al chocar contra el suelo se dispersan, provocando a menudo vientos de velocidad similar a la de los tornados. Los tornados son columnas de aire ascendente que se mueven en espiral hacia el interior.

Las corrientes descendentes y los tornados pueden ser igualmente destructivos. Pueden existir muy cerca el uno del otro dentro de las tormentas severas, lo que hace difícil distinguir cuál es el responsable de los daños causados por la tormenta.

El entorno general era favorable para las tormentas fuertes. Las tormentas se movían de oeste a este a lo largo de un frente situado sobre la cúpula de calor, mientras que los vientos de la corriente en chorro corrían en la misma dirección. Eso significaba que cualquier tormenta que creciera lo suficiente podría aprovechar los rugientes vientos de la corriente en chorro y hacerlos descender hasta el suelo.

Al principio, una capa de aire frío cerca del suelo mantenía las tormentas elevadas, impidiendo que trajeran fuertes vientos a la superficie. Sin embargo, a media tarde del jueves, una célula tormentosa que se formó justo a lo largo del frente fue capaz de extenderse desde cerca de la superficie hasta más de 57.000 pies de altura. La entrada de aire cálido y húmedo procedente del Golfo, junto con el giro de la atmósfera, permitió que la tormenta se volviera especialmente grave.

Las imágenes de radar indican que se formaron tornados en la zona norte del área de Houston poco después de las 6 p.m. El Servicio Meteorológico confirmó un tornado con vientos de 177 km/h en Cypress, en el noroeste del condado de Harris, donde se derribaron torres de transmisión eléctrica de alto voltaje.

Expertos meteorólogos relacionan las tormentas de Houston con el cambio climático y el aumento de temperaturas en tierra y océanos. (REUTERS)
Expertos meteorólogos relacionan las tormentas de Houston con el cambio climático y el aumento de temperaturas en tierra y océanos. (REUTERS)

A medida que la tormenta se acercaba a Houston, comenzó a mostrar continuas corrientes descendentes en el flanco posterior, que son intensas ráfagas de vientos descendentes que se desarrollan cuando el aire frío se envuelve en la parte trasera de una tormenta. A medida que se acercaban a Houston, desataban vientos comparables a los de un huracán de categoría 1 ó 2. El Servicio Meteorológico confirmó ráfagas de viento de 160 km/h. El Servicio Meteorológico confirmó ráfagas de 160 km/h en partes del centro de Houston.

Algunos de estos vientos probablemente se intensificaron al pasar entre los rascacielos de la ciudad, y es probable que sean responsables de los daños extremos que se produjeron en las ventanas. Los daños en las ventanas recuerdan al huracán Alicia de 1983, que también azotó el centro de Houston.

(*) The Washington Post

(*) Dan Stillman es meteorólogo y redactor de Capital Weather Gang. Es máster en Meteorología por la Universidad A&M de Texas y licenciado en Ciencias Atmosféricas, Oceánicas y Espaciales por la Universidad de Michigan.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias