¿Se siente mal por ir a terapia? Se llama “culpa del terapeuta”

Muchos pacientes que acuden por primera vez a terapia y se sienten mal incluso por buscar atención de salud mental. Tienen la sensación de que sus problemas no importan porque sus padres o familiares lo han pasado peor

Guardar

Nuevo

La terapia emerge como una herramienta crucial para quienes buscan equilibrar las presiones culturales y las aspiraciones personales. (Imagen Ilustrativa Infobae)
La terapia emerge como una herramienta crucial para quienes buscan equilibrar las presiones culturales y las aspiraciones personales. (Imagen Ilustrativa Infobae)

El sentimiento de culpa puede agravarse especialmente en los hijos de inmigrantes -como yo misma y mis pacientes de terapia-, cuyas esperanzas, sueños y objetivos pueden diferir de los valores familiares.

Al ser la primera de mi familia en nacer en Occidente, ir a terapia y casarme con alguien de otra raza, religión y cultura, siempre he tenido que lidiar con mis sentimientos de culpa y mantener conversaciones dolorosas y difíciles con mis padres inmigrantes sobre las decisiones que estoy tomando y que difieren de sus expectativas.

Este sentimiento de culpa puede deberse a la constante adaptación entre dos influencias culturales, un fenómeno conocido como bicultural straddling. La influencia cultural colectivista anima a los inmigrantes de segunda generación a dar prioridad a la familia y la comunidad, a veces a costa de ellos. La influencia cultural individualista sugiere que se prioricen a sí mismos, a veces a expensas de los demás.

Cuando siguen su propio camino, los inmigrantes de segunda generación pueden sentirse culpables, entre otras cosas, por ser lo que sus familias pueden considerar demasiado individualistas o por parecer desagradecidos. Yo lo llamo “sentimiento de culpa del próspero”: el que sienten los hijos de inmigrantes por tener acceso a más recursos, oportunidades y opciones que sus padres.

Muchos encuentran en el sentimiento de culpa un obstáculo constante hacia la realización personal. (Getty Images)
Muchos encuentran en el sentimiento de culpa un obstáculo constante hacia la realización personal. (Getty Images)

Muchos de mis pacientes acuden por primera vez a terapia y se sienten mal incluso por buscar atención de salud mental. Tienen la sensación de que sus problemas no importan porque sus padres o familiares en el extranjero lo han pasado peor. “El dolor y el sufrimiento no son una competición.”

Este tipo de culpa puede serles impuesta o interiorizada. Algunos padres inmigrantes pueden utilizar sus sacrificios al trasladarse a Estados Unidos para culpabilizar a sus hijos y obligarles a obedecer, lo que provoca una mayor angustia emocional. Interiorizar unas expectativas y unos niveles de exigencia tan elevados -y sentir constantemente que no están a la altura- es agotador.

La culpa motiva comportamientos que refuerzan los vínculos sociales y puede vincularse a la empatía; es una emoción útil. Sin embargo, el sentimiento de culpa crónico e intensificado se asocia a problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión. A muchos hijos de inmigrantes no se les enseña a cuestionar, examinar o analizar esta culpa. “Pero el sentimiento de culpa crónico o inútil debe comprenderse y manejarse para mejorar la salud mental.”

Para abordar este sentimiento de culpa y otros problemas a los que se enfrentan los hijos adultos de inmigrantes, he dedicado los últimos cinco años a crear una comunidad de bienestar para ellos llamada Terapia de la chica morena. También he recopilado sus historias y he compartido las mías, junto con la investigación y las herramientas prescriptivas en mi próximo libro, “Pero, ¿qué dirá la gente? Navegando entre culturas por la salud mental, la identidad, el amor y la familia”.

Ser el primero en la familia en tomar decisiones distintas puede acarrear un peso emocional significativo. (Archivo)
Ser el primero en la familia en tomar decisiones distintas puede acarrear un peso emocional significativo. (Archivo)

He aquí algunas formas que sugiero para gestionar el sentimiento de culpa.

La culpa no siempre equivale a un error

Casi todos mis pacientes inmigrantes de segunda generación han confundido el sentimiento de culpa con haber hecho algo malo.

Al igual que otras personas de culturas colectivistas, adoptan comportamientos reparadores para mantener la armonía del grupo. Para algunos de ellos, la culpa se siente como una señal de neón que grita: “¡DALE LA VUELTA!”. Volverán al camino anterior, a la comodidad de las expectativas sociales y paternas. Por desgracia, esto refuerza las creencias interiorizadas, lo que perpetúa el ciclo.

Muchos de mis pacientes han tenido dificultades para compartir sus deseos con sus padres inmigrantes por miedo a que no les apoyaran. Una de ellas le dijo a su madre que no quería volver a casa durante varias semanas en vacaciones y que, en cambio, solo quería hacerlo una semana.

Aunque puede parecer una decisión razonable para muchos, su madre la culpabilizó y le hizo sentir que no quería pasar tiempo con la familia. Como mi paciente no estaba segura de cómo gestionar el sentimiento de culpa, cambió sus planes para contentar a su madre. Creía que la culpa le decía que era una mala hija y que debía enmendarse para dejar de sentirse así.

La influencia de dos mundos culturales distintos genera un único fenómeno de adaptación y supervivencia. (Shutterstock)
La influencia de dos mundos culturales distintos genera un único fenómeno de adaptación y supervivencia. (Shutterstock)

Diferenciar el sentimiento de culpa útil del inútil

En su libro “No más codependencia”, la autora Melody Beattie habla de cómo diferenciar entre la culpa útil y la inútil.

La culpa útil impulsa el cambio. Por ejemplo, si la culpa surge por causar daño, tome medidas para repararlo. La culpa inútil causa dolor y ansiedad, y puede convertirse en vergüenza y autocastigo. Cuando usted incorpora la culpa como parte de su autoconcepto, como hacía mi paciente, pasa de sentirte mal a creer que es malo.

Aprenda a gestionar sus sentimientos

Capte este ciclo en el momento en que se está produciendo e interrúmpalo.

Reflexione sobre lo que siente, especialmente si se siente abrumado por la culpa. Siéntese en los sentimientos, identifíquelos y nómbrelos, e invítelos a entrar como visitantes. A menudo, los sentimientos asociados a la culpa (ira, frustración, tristeza, vergüenza) tienen su origen en algo más profundo, como la complacencia, la codependencia o el resentimiento por la falta de límites.

Los hijos de inmigrantes lidian a menudo con el choque entre los deseos familiares y las propias expectativas de vida. (Freepik)
Los hijos de inmigrantes lidian a menudo con el choque entre los deseos familiares y las propias expectativas de vida. (Freepik)

Tenga claros sus valores

Haga una pausa, reflexione y pregúntese: “¿Qué hay de malo en lo que estoy haciendo? ¿Por qué me parece mal? ¿Qué expectativas, valores o moral se están traspasando?”. Muchos hijos de inmigrantes crecen en hogares con estándares, valores y normas diferentes de los que encuentran fuera de casa o desarrollan internamente. Pero rara vez se preguntan si ellos mismos suscriben las normas familiares.

Uno de mis pacientes se identifica como gay y ha tenido que reconciliarse con la contradicción entre su identidad sexual y las expectativas de sus padres coreanos de que se case con una mujer y tenga hijos. Para sus padres, ser gay no está moralmente aceptado, y están convencidos de que esto es consecuencia de vivir en Estados Unidos y no habría ocurrido si no se hubieran trasladado aquí.

Como hijo único, se siente inmensamente culpable por no poder cumplir los deseos de sus padres, y culturalmente en conflicto, como si fuera menos coreano por ser gay. A menudo tengo que recordarle que no está haciendo nada moralmente incorrecto por ser fiel a su identidad. Cuestionarnos si nuestra culpa está en consonancia con nuestros valores nos ayuda a adentrarnos en nuestra propia verdad basada en valores.

La reconciliación de una identidad bifurcada conlleva a menudo a profundas reflexiones y decisiones difíciles. (Shutterstock)
La reconciliación de una identidad bifurcada conlleva a menudo a profundas reflexiones y decisiones difíciles. (Shutterstock)

Practicar la autocompasión

Usted puede hacer algo que decepcione a su familia o a otra persona, y puede ser lo mejor para usted. El pensamiento en blanco y negro perpetúa la falsa idea de que sólo una persona puede tener razón. Es más, puede reforzar la autoconversación negativa y la autocrítica. Desafíe esto. En lugar de utilizar palabras como “debería”, que pueden reforzar el sentimiento de culpa, replantee el concepto a “puedo”, que puede abrir la posibilidad de que algo diferente sea cierto.

El razonamiento emocional, como se le llama, se refiere a sentir algo con tanta fuerza que equiparamos ese sentimiento con la verdad objetiva. Que nos sintamos culpables no significa que hayamos hecho algo malo. Nuestros sentimientos, incluida la culpa, no son permanentes, y tomarnos tiempo para sentarnos con ellos, reflexionar sobre ellos y procesarlos puede permitirnos obtener claridad sobre lo que está ocurriendo realmente en nuestras realidades.

Con el paso de los años, se hizo evidente que el deseo de control de mis padres tenía su origen en el miedo a que no consiguiera seguridad o estabilidad en mi elección de una carrera empresarial, y en el miedo a ser borrada culturalmente por estar con una pareja no india ni sij. Estas decisiones han sido acertadas para mí y, poco a poco, he podido salvar la distancia entre lo que yo quiero y el deseo de mis padres de que sea feliz.

(c) 2024, The Washington Post

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias