Cheesecake: la guía definitiva de la fuente de energías de los primeros Juegos Olímpicos

Conocido por ser el alimento clave en la dieta de los atletas en Grecia, su fama traspasó fronteras y llegó hasta nuestros días en las más variadas presentaciones. La historia y 12 recetas de un clásico

Cheesecake, la milenaria preparación que legó hasta nuestros días en las más variadas presentaciones
Cheesecake, la milenaria preparación que legó hasta nuestros días en las más variadas presentaciones

En la ciudad de Olimpia, en el santuario dedicado a Zeus, comenzaron a celebrarse los Juegos Olímpicos en el año 776 aC. En ese momento era una celebración religiosa para la que las diferentes ciudades griegas decretaban una tregua, la llamada “paz olímpica”, para lograr el traslado seguro de los atletas que competirían. Su intención, también, era la de favorecer el desarrollo armónico del cuerpo y alma.

Entre los detalles que llegan hasta nuestros días, se sabe que el pastel de queso era una fuente de energías indiscutible, y clave en la alimentación de los deportistas. Ya en De Agri Cultura, el ensayo de Catón datado alrededor del año 160 aC donde se encuentra una amplia variedad de información sobre la gestión de las antiguas granjas romanas, así como la agricultura, cría y simples recetas, puede encontrarse una preparación muy parecida al cheesecake que incluye entre sus ingredientes queso, miel, huevo, harina y semillas de amapola.

Savilium, la histórica torta de queso que figura en los libros
Savilium, la histórica torta de queso que figura en los libros

Luego de la conquista de Grecia por parte de los romanos, esa preparación la tomaron como botín de guerra y se utilizaba como una elaboración especial para ocasiones que lo ameriten. Sin embargo, en tanto el imperio avanzaba sobre otros países, iban descubriendo a su paso que la elaboración del queso ya era común en muchos pueblos, todos con alguna diferenciación en su técnica culinaria. Así fue como al poco tiempo la receta comenzó a hacerse conocida en todos los países de Europa, cada uno con su impronta. Para la llegada de la preparación a tierras americanas, sólo era cuestión de que los colonos europeos se acercaran con la receta.

En los Estados Unidos, en 1872, un fabricante quesero se encontraba copiando una receta de un queso francés, al que decidió agregar crema en el proceso de elaboración para lograr una consistencia más untuosa, a cuyo invento decidió llamar “queso crema”, que fue parte de los posteriores cheesecake. Ese queso recién descubierto comenzó a venderlo fraccionado, envuelto en papel aluminio, y lo llamó simplemente “Philadelphia”.

En los Estados Unidos es justamente donde cada 30 de julio la tradición indica que debe celebrarse a este pastel, una conmemoración que traspasó fronteras y se extendió al resto del mundo. “Me encanta la cheesecake, aún luego de años de prepararla, por su versatilidad. Dependiendo de las frutas o confituras que le pongas encima siempre es diferente”, comenzó la cocinera y pastelera Malena Umérez su charla con Infobae.

En el libro libro De Agri Cultura ya se encuentran detalles de la preparación
En el libro libro De Agri Cultura ya se encuentran detalles de la preparación

“Además, también se puede mezclar parte del relleno de queso con dulce de leche, con nutella, con alguna manteca de frutos secos, o con alguna fruta procesada; y con cada una de las combinaciones el resultado será una torta bien diferente. Es una preparación muy noble”, continuó.

Según detalló, es importante tener en cuenta algunos tips a la hora de preparar la versión clásica: “Tener el horno ya listo en temperatura baja (130 a 150 grados centígrados máximo), aceitar levemente con rocío vegetal o manteca las paredes del molde donde se vaya a preparar. Realizar un baño maría en horno, es decir, colocar el molde con la preparación sobre una placa de horno que será llenada con agua hasta la mitad. Y tener en cuenta que la torta estará lista cuando al mover la placa que la contiene, solo se mueve apenas el centro de la misma. Una vez lista, la torta debe enfriar en el horno apagado y cerrado”.

En exclusiva para Infobae, los más destacados cocineros presentan once versiones de este clásico, que tiene tantas opciones como la imaginación lo dicte.


CHEESECAKE NEW YORK STYLE

(Por , @cannellepasteleria_)

Cheesecake New York Style
Cheesecake New York Style

Ingredientes

Para la base:

Galletas de vainilla, 125 gr

Manteca. 125 gr.

Para la crema de queso:

Queso crema, 730 gr

Crema de leche (preferiblemente al 44% de tenor graso), 120 gr

Azúcar, 150 gr

Huevos, 225 gr

Para la mermelada:

Azúcar, 100 gr

Mix de frutos rojos (arándanos, frambuesas y moras), 100 gr

Opcional:

Mix de frutos rojos (arándanos, frambuesas y moras), 200 gr

Procedimiento

Para la base: en un procesador triturar la galleta hasta que quede bien molida. Colocar a baño maría la manteca hasta que quede líquida, seguidamente en un bowl mezclar la galleta con la manteca. En un molde de 18 cm colocar la galleta y con la ayuda de una cuchara presionarlo en el fondo, ocupando toda la superficie.

Para la crema de queso: mezclar los huevos con el azúcar hasta que quede una mezcla homogénea, luego agregar el queso crema y por último la crema de leche. Una vez estén todos los ingredientes mezclados verterlos en el molde.

Tener el horno precalentado a 150°C, y llevar la preparación alrededor de 1:30h – 1:45h.

Tips: tapar el molde con papel aluminio, de esta manera el cheescake quedará más prolijo y sin bordes dorados, igual esto es a gusto personal. Colocar el molde sobre una bandeja a baño maría, esto evitará que se pueda quemar la base de galletas.

Una vez listo, dejarlo reposar dentro del horno hasta que enfríe totalmente, luego llevarlo al refrigerador a que tome frío por un mínimo de 6 hs antes de proceder a desmoldarlo.

Para la mermelada: en una olla colocar los 100 gr de azúcar junto con los 100 gr de frutos rojos a fuego lento y dejar reducir, una vez el azúcar esté totalmente disuelta, sacar del fuego y dejar enfriar.

Una vez esté totalmente frío el cheescake desmoldarlo, colocar por encima la mermelada de frutos rojos y de manera opcional el mix de frutos rojos (pueden ser frescos o congelados)


CHEESECAKE NEW YORK STYLE APTA DIABÉTICOS Y CELÍACOS

(Por Malena Umérez, @namnamdulceysalado )

Cheesecake New York Style apto diabéticos
Cheesecake New York Style apto diabéticos

Ingredientes (para 6 a 8 porciones. Molde desmontable redondo de 20 cm de diámetro)

Para la base

Almendras procesadas, 250 gr (se puede reemplazar por cualquier fruto seco, incluso maní sin sal)

Manteca fría en daditos, 50 gr

Para el relleno de queso:

6 huevos medianos

Sucralosa o edulcorante apto cocción, 14 sobres (9,6 grs)

Queso crema firme y cremoso light, 750 gr

Yogurt de vainilla sin azúcar, 150 gr

Jugo de 1 limón

Ralladura de 1,5 limones

Para la cubierta de gelée de frutillas casera:

Frutillas, 300 gr

Gelatina sin sabor, 2,5 gr

Agua fría para hidratar la gelatina, 10 gr

Para la decoración:

Frutillas, 200 gr

Arándanos, 120 gr (una cajita de las que venden en las verdulerías)

Procedimiento

Para la base: Encender el horno a temperatura media (170° a 180°C) y calentarlo al menos unos quince minutos. Procesar las almendras bien hasta que se empiece a hacer una pasta y queden lo más molidas posible. En ese momento agregar la manteca en daditos y volver a procesar hasta que se vuelva una pasta homogénea. Tomar un molde redondo desmontable de 20 cm de diámetro. Esparcir la mezcla con ayuda de una cuchara, de manera pareja. Para ello, ir apretando y acariciando la pasta con la ayuda del envés de la cuchara hasta que la base del molde esté completamente cubierta. Poner en el horno unos 5 minutos o hasta que empiecen a dorar apenas los bordes. Retirar y reservar. Cuando enfríe, forrar la base y bordes exteriores del molde con papel aluminio. El objetivo de este paso es que no penetre agua a través del molde desmontable cuando sea el momento de hornear a baño maría. Bajar el horno a temperatura mínima.

Para el relleno de queso: romper los huevos en un bowl grande. Agregarle los sobres de sucralosa y el yogurt y batir a mano hasta que la mezcla esté homogénea y sin grumos. Tener en cuenta que no se necesita batir para darle aire ni volumen a esta mezcla, el objetivo es solo unir bien los ingredientes del relleno. Agregar el jugo y la ralladura de limón y el queso crema. Batir nuevamente hasta unir toda la preparación.

Enmantecar o rociar con rocío vegetal los bordes internos del molde. Verter la mezcla del relleno sobre la base de almendras molidas. Disponer el molde con la torta cruda, sobre una placa de horno alta. Poner la placa con la torta en el horno. Antes de cerrarlo, poner agua a temperatura ambiente en la placa hasta llegar a la mitad. Cocinar aproximadamente 2 horas a temperatura mínima. La realidad es que cada horno es diferente, y por esta razón se recomienda chequear la torta pasada la hora de cocción, cada 20 o 30 minutos. La torta estará lista cuando al mover un poco la placa, solo tiemble el centro de la mezcla. En ese momento, apagar el horno y dejar templar ahí mismo por completo. Una vez templada la torta, cubrir el molde con film y llevarlo a heladera al menos 4 o 5 horas (la torta debe estar fría).

Para la cubierta de gelée de frutillas: lavar, secar y descabar las frutillas. Mixear completamente. Agregar 2 o 3 sobres de sucralosa (verificar que el dulce esté a su gusto). Poner en un jarrito u olla pequeña y reservar. Tener en cuenta que esta gelée puede hacerse con el fruto del bosque que más guste, una mezcla de ellos, o cualquier otra fruta. Hidratar la gelatina sin sabor con el agua fría. Reservar.

Cocinar las frutillas mixeadas durante 5 minutos a fuego bajo. Retirar y en caliente, agregar la gelatina hidratada, mezclar bien para que no queden grumos de gelatina. Reservar a temperatura ambiente hasta que la torta esté lista para decorar.

Cuando la torta esté lista, verificar que la gelée no haya gelificado. Si gelificó, calentar unos segundos en hornalla y disolver bien. Desmoldar la torta y agregar la gelée sobre esta, de manera pareja. Si no le gusta la gelatina o no va a trasladar la torta, puede no usar la gelatina y solo decorar con las frutillas procesadas y endulzadas, cada porción de torta. Decorar con las frutillas y arándanos o con los frutos del bosque que más gusten. Llevar a heladera nuevamente unos 40 minutos para que gelifique la cubierta de frutillas mixeadas. ¡Disfrutar!


CHEESECAKE DE DULCE DE LECHE SIN HORNO

(Por Madelaine Nahmias, @pralinecakes )

Cheesecake de dulce de leche sin horno
Cheesecake de dulce de leche sin horno

Ingredientes (para un molde de 22cm)

Para la base:

Galletitas de chocolate, 150 gr

Manteca, 75 gr.

Para el relleno:

Queso crema firme, 500 gr

Dulce de leche, 400 gr

Crema de leche, 100 gr

Azúcar impalpable, 30 gr

Esencia de vainilla, 1 cdita.

Procedimiento

Para la base: fonzar con papel aluminio una cintura de 22cm de diámetro. Procesar las galletitas de chocolate junto con la manteca derretida y presionar en el molde formando la base. Llevar a freezer.

Para el relleno: batir el queso crema con el dulce de leche. Por otro lado montar la crema con el azúcar impalpable y la esencia de vainilla. Agregar con movimientos envolventes a la crema de queso y dulce de leche. Volcar sobre las galletitas y llevar a heladera al menos 8hs. Desmoldar con cuidado. Decorar con dulce de leche familiar y chocolate blanco.


CHEESECAKE GLUTEN FREE

(Por Tere Cocina Saludable, @srisritattva.ar)

Cheesecake gluten free
Cheesecake gluten free

Ingredientes

Para la base:

Almendras, 100 gr

Dátiles, 30 gr

Ghee derretido, 20 gr

Para el cheesecake:

Tofu, 400 gr

Miel, 50 gr

Levadura nutricional, 2 cdas

Castañas de cajú, 200 gr

Extracto de vainilla, 1 cdita generosa (o extracto de jugo de 1 limón mediano)

Leche de coco, 400 ml

Ghee, 1 cda

Sal, 1 pizca

Almidón de maíz, 2 cdas colmadas

Procedimiento

Para la base: antes de empezar con la receta es importante saber que las castañas de cajú deben estar en remojo en agua durante al menos unas 4 horas, o dejarlas hervir en agua durante unos 10 a 15 minutos y esperar a que enfríen un poco para empezar a hacer la receta.

Poner en remojo los dátiles en agua caliente durante 10 minutos antes. Una vez blanditos poner en el procesador todos los ingredientes de la base y picarlos, resultando una masa fácilmente manejable que se adaptará a la base del molde con las yemas de las manos. Reservar en la heladera.

Para el cheesecake: procesar todos los ingredientes (recordar que las castañas de cajú deben estar previamente en remojo) y picar muy muy fino hasta que resulte una crema super suave. Poner todo a fuego medio a hervir durante unos minutos, hasta que se vea que espesa.

Una vez listo, volcar la mezcla sobre el molde ya con la base puesta y dejarlo enfriar a temperatura ambiente y luego en la heladera unas 6 horas. ¡A disfrutar!


CHEESECAKE DE DULCE DE LECHE

(Por Jimena Espinosa, @deficheesecakehouse)

Cheesecake de dulce de leche
Cheesecake de dulce de leche

Ingredientes

Para la base:

Galletitas de chocolate, 200 gr

Manteca, 80 gr

Para el relleno:

Queso crema, 450 gr

Dulce de leche repostero, 375 gr

Crema de leche, 200 gr

Huevos, 3

Yema, 1

Para decorar:

Crema de leche, 100 gr

Azúcar, 20 gr

Esencia de vainilla, 1 cdita

Chocolate rallado, c/n

Procedimiento

Primero hay que preparar la base del cheesecake triturando las galletitas (con procesadora o manualmente poniéndolas dentro de una bolsa y dándole golpes suaves con un palote). Agregar la manteca fundida hasta formar un arenado con el que se cubrirá el molde. Llevar a horno 10 minutos y reservar.

Mientras tanto, preparar el relleno mezclando el queso crema con el dulce de leche, una vez que están bien integrados agregar la crema de leche. Luego, los huevos y la yema de a uno. Volcar sobre el molde y llevar a horno precalentado a 120 grados. El tiempo de cocción siempre varía de acuerdo al horno, pero es aproximadamente 1 hora y media. El secreto para que salga perfecto es cocinarlo a fuego bien bajo y apagar el horno cuando ya está firme en los bordes, pero en el centro todavía no está del todo cocido. Ahí se debe apagar el horno y dejar el cheesecake adentro una hora más para que se termine de cocinar con el calor residual. Dejar en heladera al menos 5 horas antes de desmoldar. Si es de un día para el otro, mejor. Para la decoración sólo hay que batir la crema a medio punto con la esencia de vainilla y el azúcar. Volcarla sobre el Cheesecake y rallar un poco de chocolate por encima.


CHEESECAKE DE LIMA CON QUINOTOS EN ALMÍBAR

(Por Alejandro Féraud, @alosbistro )

Cheesecake de lima con quinotos
Cheesecake de lima con quinotos

Ingredientes (para 8 porciones)

Para la base:

Galletitas dulces de vainilla (simples sin relleno), 180 gr

Manteca, 100 gr

Para el relleno:

Queso crema (bien cremoso y grasoso), 350 gr

Crema, 200 gr

Azúcar, 200 gr

Huevos, 4

Fécula de maíz, 25 gr

Ralladura y jugo de 3 limones

Para el almíbar:

Quinotos, 150 gr

Azúcar, 150 gr

Agua, 150 cc

Canela, 1 ramita

Procedimiento

De la base: procesar las galletitas hasta obtener una harina fina e incorporar la manteca fundida. Mezclar. Colocar la mezcla en el fondo del molde de torta, presionando bien. Refrigerar durante media hora.

Del relleno: en un bowl, mezclar el queso crema, la crema y el azúcar. Batir muy bien hasta que los granos de azúcar se disuelvan. Incorporar los huevos, la ralladura de limón y seguir batiendo. Por último, agregar la fécula de maíz disuelta previamente en el jugo de limón y unir a la mezcla. Colocar esta mezcla en el molde, encima de la base previamente hecha. Precalentar el horno a 150° y cocinar el cheesecake en baño maría durante una hora aproximadamente. Apagar el horno y dejar enfriar el cheesecake dentro del horno para que no se quiebre

Del almíbar: lavar los quinotos y pincharlos uno a uno con un tenedor. En una olla con agua a fuego medio, hervir los quinotos durante dos minutos, retirarlos y luego ponerlos en agua helada para poder cortar. Repetir esta operación tres veces. En una olla a fuego medio, colocar el azúcar, el agua y la canela. Llevar al punto de ebullición y cuando se haya disuelto todo el azúcar, incorporar los quinotos y cocinarlos a fuego bajo hasta que estén translúcidos. Retirar del fuego y conservar en la heladera.


CHEESECAKE JAPONÉS

(Por Paola Chang, @labsucre )

Cheesecake japonés
Cheesecake japonés

Ingredientes

Queso crema, 150 gr

Manteca, 45 gr

Leche, 100 cc

Huevos, 4 u

Ralladura de naranja, 5 gr

Esencia de vainilla, 5 gr

Sal, 2 gr

Fécula, 12 gr

Harina 0000, 50 gr

Azúcar, 90 gr

Procedimiento

Precalentar el horno a 160 grados. Colocar papel manteca o antiadherente en el interior de un molde de 16 cm x 8 a 10 cm. Tener lista la fuente de aprox 5 cm de alto, un paño y agua caliente.

En una cacerola o a baño maría fundir el queso, leche y manteca. No superar los 50 grados. Incorporar fécula, harina y sal previamente tamizadas y mezcladas. Agregar las yemas, esencia y ralladura de naranja.

Comenzar batiendo las claras a velocidad media hasta que espume. Incorporar el azúcar en 3 partes. Seguir batiendo hasta conseguir un merengue sostenido con forma de colita de ratón. Incorporar una parte del merengue a la mezcla líquida. Con ayuda del batidor de mano realizar movimientos envolventes. Agregar el restante y repetir los movimientos. Terminar de integrar todo con ayuda de una espátula hasta conseguir una textura lisa y brillosa. Colocar la preparación en el molde. Insertar el palillo de brochette y realizar movimientos circulares. Dar un golpe seco (para eliminar las burbujas) sobre la mesada y ubicarlo en la fuente sobre el paño limpio. Distribuir el agua caliente (3 a 4 cm aprox) y llevar a cocción. Hornear a 160 grados por 20 minutos. Bajar la temperatura de 130 a 140 grados y terminar de cocinar por 50 a 60 minutos (el tiempo dependerá del horno). Pasados los 30 minutos abrir apenas para eliminar el vapor. Verificar cocción mediante palillo, al retirarlo del centro deberá salir húmedo con migas muy pequeñas o que no se peguen al tacto. Apagar el horno y reposar con la puerta apenas abierta durante 10 minutos. Retirar del horno y reposar a temperatura ambiente 20 a 25 minutos. Desmoldar, enfriar y mantener en heladera.


CHEESECAKE PLANT BASED

(Por Susana Graven, @vrinkargentina)

Cheesecake Plant Based
Cheesecake Plant Based

Ingredientes

Jugo de 1 limón

Galletitas de vainilla, 150 gr

Margarina vegetal, 3 cdas

Bebida de almendras o avena, 1 taza

Yogur vegetal natural, 480g

Agar-agar en polvo, 4 cditas

Maracuyá, 3

Azúcar mascabo, ¼ taza

Procedimiento

Para preparar la base del cheesecake, trozar las galletitas y volcarlas dentro de la batidora. Procesar las galletitas durante unos minutos, añadir la margarina y seguir procesando hasta que se forme una pasta de migas. Tomar un molde redondo con bordes extraíbles o cubrir el fondo con papel de horno. Volcar las migas dentro y aplastar la masa con un tenedor para nivelar la base. Después guardar en la heladera.

Para el relleno, poner a calentar la bebida de almendras o avena, cuando esté bien caliente (casi por romper hervor) añadir el jugo del limón y el agar-agar en polvo. Si se quiere más dulce, un poco de edulcorante. Tener en cuenta si el yogur y/o la bebida vegetal ya son dulces, no se necesita agregar mucho más. Llevar el líquido a ebullición, mantener el hervor durante un minuto y después incorporar el yogur plant based. Revolver bien y cocinarlo durante unos minutos más, removiendo de vez en cuando. Verter el relleno en el molde y dejarlo reposar en la heladera hasta que se solidifique. En general necesita unas 2 a 3 horas. Para acelerar el proceso, se puede poner el cheesecake en el freezer durante no más de 30 minutos.

Mientras se enfría el relleno, preparar la mermelada a gusto. Para hacerla, calentar en una cacerola la pulpa de los maracuyá con el azúcar mascabo y un poquito de agua, revolver a menudo para que no se queme. Seguir el proceso durante unos 20 minutos o hasta que la mermelada espese. Dejarla enfriar y cubrir la superficie de la tarta con ella.

Una vez fría, desmoldar con cuidado el cheesecake extrayendo los bordes del molde. Para darle un último toque, se puede decorar con cáscaras de naranja. ¡A disfrutar!


CHEESECAKE INDIVIDUAL VEGANO

(Por Jacqueline Guzmán, @milliondollarveganespanol )

Cheesecake individual vegano
Cheesecake individual vegano

Ingredientes

Para la base:

Maní, 50 gr

Dátiles remojados descarozados, 3

Agua, 1 cdita

Para el “queso”:

Cajú hidratado, 100 gr

Agua, c/n

Azúcar, 2 cdas

Jugo de 1/2 limón

Polvo de agar agar, 1 cdita + 1 cda de agua

Para el topping:

Mermelada a elección, 2 cdas + 1 cda de agua

Agar agar, ½ cdita + 1 cda agua

Procedimiento

Para la base: por un lado procesar el maní en licuadora hasta lograr una textura “queso rallado”. Si quedan pedacitos de maní más grandes se los puede dejar tal como están para aportar crocancia. Por otro lado descarozar los dátiles que fueron remojados en agua caliente para ablandarlos. Cortarlos en pedacitos pequeños. Unir los pedacitos de dátiles y el maní procesado en un bowl, integrando todo con las manos. Llevarlos a un recipiente pequeño, puede ser un molde de torta de 8 a 10 cm de diámetro. Aplastar con los dedos logrando una base uniforme.

Para el queso de cajú: llevar el cajú a la licuadora descartando el agua de hidratación. Agregarle el jugo de limón, las cdas de azúcar y el agua igualando el nivel de capacidad que ocupan las castañas. En un pequeño recipiente aparte mezclar 1 cdita de polvo de agar agar con 1 cda de agua, formando una textura de puré de manzana. Sumarle esa mezcla a la licuadora y procesar todo junto durante 1 minuto hasta lograr una salsa espesa y uniforme.

Llevar esa mezcla a fuego medio revolviendo lenta y constantemente el fondo para que no se pegue la mezcla, durante 3 minutos. La mezcla que antes era una salsa bastante líquida ahora tiene textura de sopa espesa o puré líquido. Apagar el fuego y verter la preparación sobre la base de maní y dátiles, dejando reposar a temperatura ambiente.

Para el topping de mermelada: mientras se espera que enfríe el cheese, hay dos opciones, o verter unas cucharadas de mermelada frutal sobre la preparación una vez fría, o hacer una especie de gelatina con esa mermelada para que quede uniforme con la base y el queso. Para la segunda opción lo que se debe hacer es diluir en un recipiente la mermelada con un poco de agua hasta que quede una textura más líquida. Luego agregar media cucharadita de agar agar previamente mezclada con una cda de agua. Al igual que con el queso de cajú, llevar la mezcla a fuego medio/alto revolviendo lenta y constantemente el fondo hasta que hierva. Dejar hervir 1 minuto y apagar el fuego. Una vez tibia la preparación, verterla sobre el queso de cajú que ya formó una textura más sólida. Decorar con fruta. Dejar enfriar la torta durante unos minutos y llevar a heladera durante 4 horas. Desmoldar y ¡voila! A disfrutar.


CHEESECAKE DE MATCHA

(Por Diego Sicoli y David Gdansky, @Hierbabuenarestaurant)

Cheesecake de matcha
Cheesecake de matcha

Ingredientes (para 1 torta de 8 porciones)

Para el relleno:

Tofu, 300 gr

Queso de cajú cremoso, 300 gr

Azúcar glass, 200 gr

Jugo de 1 limón

Ralladura de 1 limón

Fécula de maíz, 50 gr

Sal, 1 pizca

Matcha, 20 gr

Esencia de vainilla, 1 cdita

Leche de coco, 100 ml

Banana madura, 200 gr

Para la base crocante:

Almendras, 150 gr

Semillas de zapallo, 50 gr

Semillas de girasol, 100 gr

Dátiles, 20 gr

Aceite de coco, 50 gr

Jengibre en polvo, 1 cdita

Canela en polvo, 1 cdita

Procedimiento

Mixear todos los ingredientes del relleno hasta que quede una preparación homogénea y reservar.

Procesar los ingredientes de la base y colocarlos en un aro de 25cm con base de silpat o papel aluminio. Luego, disponer el relleno encima y hornear a 150 grados a baño María por 40 minutos. Dejar enfriar, desmoldar y servir colocando en el tope alguna jalea o mermelada ácida, es lo recomendable alguna de frambuesas, frutos rojos, limón o naranja.


CHEESECAKE DE FRUTOS ROJOS

(Por Antonio Tarazona Pacheco, @blossom.dolce)

Cheesecake de frutos rojos
Cheesecake de frutos rojos

Ingredientes (rinde 8 porciones)

Para la base:

Galleta de vainilla, 225 gr.

Manteca, 100 gr.

Para el relleno:

Queso crema, 600 gr.

Azúcar, 120 gr.

Crema, 50 ml.

Huevos, 3.

Almidón de maíz, 1 cda.

Para decorar:

Coulis de frutos rojos, 200 gr.

Frutos rojos frescos, 200 gr.

Procedimiento

Para la base se debe hacer una masa. Primero derretir la manteca y procesar las galletas, luego mezclar hasta obtener la masa que será la base de la torta, apretar con las manos para que quede bien adherida. Reservar en la heladera por un par de horas.

En un bowl amplio, colocar el queso crema, la crema, el almidón de maíz, los huevos, el azúcar y mezclar bien. Se puede utilizar las varillas de una batidora eléctrica, pero se debe batir solo hasta que estén integrados los ingredientes. Colocar la mezcla sobre la base de la cheesecake y llevar al horno a 150 C durante 45 minutos. Dejar enfriar y llevar a la heladera por un par de horas. Para disfrutar, colocar por encima el coulis y los frutos rojos.


CHEESECAKE VEGAN

(Por Sofía Bruno, @Puratos_arg)

Cheesecake vegan
Cheesecake vegan

Ingredientes

Para la base:

Satín de chocolate, 200 gr

Aceite de girasol, 70 gr

Para la crema de queso

Tofu suave, 300 gr

Crema vegetal, 100 gr

Azúcar, 100 gr

Almidón de maíz, 15 gr

Manteca de cacao (derretido), 70 gr

Esencia de vainilla, 5 gr

Ralladura y jugo de 1 limón

Procedimiento

Para la base: unir ambos ingredientes y colocar en la base de un aro de 20 cm. Llevar a horno 180°por 12 minutos. Para la crema de queso: licuar todo, menos la ralladura. Agregarla y colocarla sobre la base anterior. Cocinar a 150 por 30 min (molde de 20cm). Terminar con mermelada de frutos rojos.

SEGUIR LEYENDO