Los viajeros se encuentran en período de abstinencia. Además de haber cancelado viajes, seguramente habrán deshecho planes y descartado destinos (Shutterstock)
Los viajeros se encuentran en período de abstinencia. Además de haber cancelado viajes, seguramente habrán deshecho planes y descartado destinos (Shutterstock)

Es acertado pensar que las cosas van a volver a la normalidad en algún momento. Sin embargo, nadie tiene detalle de cuándo efectivamente sucederá, ni de cómo será el proceso para salir de la cuarentena en cada país. Es muy probable que todo suceda escalonadamente y en etapas que no serán previsibles hoy.

En función de esta realidad, los viajeros se encuentran en período de abstinencia. Además de haber cancelado viajes, seguramente habrán deshecho planes y descartado destinos. Estos tiempos son ideales para pensar, elegir y programar para futuro.

Con viaje programado

Si había recorridos preparados y de pronto llegó la pandemia, la cancelación de vuelos y de hospedaje, lo mismo que excursiones y otras reservas se ha flexibilizado. En el caso de aerolíneas europeas, debido a que se trata de una circunstancia extraordinaria, tal como recoge el Reglamento europeo 261/2004, no hay derecho a compensación económica, comprendida entre 250 y 600 euros según la distancia del vuelo. Sin embargo, la gran mayoría de las aerolíneas ha decidido brindar beneficios a sus pasajeros. La posibilidad de canjear sus pasajes por nuevas reservas durante lo que resta del año es la opción más frecuente. Aún así, de todos modos, es preciso chequear las rutas que quedarán activas porque un fenómeno que ha desencadenado la pandemia es el cierre de recorridos en plazos que van hasta mayo o junio, según cada línea aérea.

Ante la cancelación de vuelos ya contratados en rutas que ya no estarán habilitadas, las aerolíneas proponen recolocar a los pasajeros en otras fechas sin costo.

Sea a través de la línea aérea de modo directo, de la plataforma de viajes o de la agencia de turismo la propuesta de regestión está en marcha y no suelen existir recargos.

En el caso de los hoteles, la política general indica que la cancelación anticipada suele ser sin costo. En cada situación será aconsejable consultar con cada servicio específico. De todos modos, las políticas se han flexibilizado globalmente.

Destinos aptos

Elegir el destino hoy es casi imposible, pero habrá que ver cómo evolucioná la situación durante los próximos meses (Shutterstock)
Elegir el destino hoy es casi imposible, pero habrá que ver cómo evolucioná la situación durante los próximos meses (Shutterstock)

Elegir dónde siempre es el primer paso. Tal vez sea mejor, en el marco de esta situación, no optar por deseo, sino más bien por posibilidades. No hay nada totalmente asegurado hoy respecto de posibilidades de viajes a futuro, pero ciertamente hay algunos destinos que se convirtieron en más amables que otros a la hora de pensar en una excursión futura. Irlanda, por ejemplo, se conserva sin índices altos de propagación del coronavirus. Lo mismo ocurre con Portugal. Parecería ser que África se está comportando como un destino seguro con los clásicos países que albergan safaris en contagios menores a la decena, tales son los casos de Kenia y Tanzania. Sitios inalcanzables pero soñados como Maldivas se encuentran fuera de la zona de riesgo y los precios se han derrumbado. Egipto, Marruecos y Turquía son tres países con el virus en baja incidencia y con precios accesibles para lo que resta de la temporada.

Un mapa interactivo realizado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) revela los casos oficiales registrados.

Reservar a futuro

Luego de asegurarse del destino, el paso es sacar boleto. Precisamente debido a esta situación particular, el mercado se encuentra al borde del colapso. La industria entera del turismo deberá pensar en una recomposición a futuro que requerirá mucha dedicación. En vista a estos puntos, la adquisición de paquetes, compra de pasajes con precios de oportunidad. Las líneas aéreas han reducido sus tarifas. Esta tendencia continuará, por lo que resulta conveniente aprovechar esta coyuntura y seleccionar desde ahora fechas para viajar entre junio 2020 a marzo 2021.

La industria entera del turismo deberá pensar en una recomposición a futuro que requerirá mucha dedicación (shutterstock)
La industria entera del turismo deberá pensar en una recomposición a futuro que requerirá mucha dedicación (shutterstock)

Los seguros médicos de viajero están incluyendo seguro con una cobertura médica en caso de contagio por COVID-19, además de la cobertura de cancelación por toda causa.

Cada pasaje aéreo cuenta con 9 alternativas de precio al salir a la venta. Lo hace casi un año antes de la fecha del viaje y a medida que no cubren, las empresas comienzan a bajar los precios. Esto es lo que pasó hace unos días. En el caso de Miami, por ejemplo, fue posible encontrar vuelos por $28.000 (menos de USD 350, tomando el dólar solidario), cuando suelen cotizar a más de USD 550. Es muy probable que sigan apareciendo nuevos destinos en la medida en que la pandemia se apague o traslade a otros puntos. Es preciso suscribirse a las novedades para no perder dichos beneficios que apenas durarán un par de horas. Si en épocas millennials viajar es la mejor inversión, habrá grandes oportunidades de la mano de los bajos precios.

De acuerdo al destino que se viaje, la reducción de precios ha alcanzado márgenes enormes. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha revelado valores de algunas ciudades: Berlín 58,92% menos, Frankfurt: 55,48%, Ámsterdam 39,41% y París 22,73%.

Para irse preparado

Aun cuando las políticas viajeras se activen, habrá un tiempo en el que los cuidados habrán de mantenerse. En el proceso aeroportuario y dentro de avión sería aconsejable guardar algunas precauciones. Optar por comida para llevar, en vez de consumir en los restaurantes de los aeropuertos. Exigir desinfectantes de manos en todas las dependencias de embarque y áreas de pasajes. También en las zonas de asientos y, claro, en los baños.

Optar por comida para llevar, en vez de consumir en los restaurantes de los aeropuertos o de las estaciones de tren (Shutterstock)
Optar por comida para llevar, en vez de consumir en los restaurantes de los aeropuertos o de las estaciones de tren (Shutterstock)

Sería adecuado evitar usar las bandejas de control en las áreas de seguridad. La recomendación es colocar billeteras, móviles, llaves, relojes o cinturones dentro del equipaje de mano. Así como lavarse las manos antes y después de la inspección. Se permite la portación de desinfectante líquido de hasta 340 gramos.

Ni bien arribar a destino, es adecuado darse un baño completo. El agua y el jabón siguen siendo la mejor barrera frente al contagio. Cuando se estuvo en contacto con tantas superficies es más eficiente la ducha completa que el reducido lavado de manos. Evitar reusar la ropa del viaje antes de lavarla.

SEGUÍ LEYENDO: