La ex modelo de pasarela y publicidad presentó su nueva colección y dialogó con Infobae minutos antes del desfile (Christian Bochichio)
La ex modelo de pasarela y publicidad presentó su nueva colección y dialogó con Infobae minutos antes del desfile (Christian Bochichio)

En el año 73, Adriana Costantini tenía 23 años y descubrió que su verdadera vocación era la moda. Todo comenzó un verano en Mar del Plata cuando estaba de vacaciones con su familia. Un productor y un fotógrafo de la editorial Siete Días estaban por la playa buscando chicas para el concurso "Miss Siete Días".  Ellos les contaron la idea. Adriana dijo que no y se fue. Su padre los autorizó a fotografiarla cuando saliera del mar. Eso hicieron y se fueron. A la semana ella se vio en las portadas de la revista y se coronó como "Miss Siete Días" y desde ahí no paró.

Costantini fue una famosa modelo de pasarela de alta costura, jeans y ropa interior, pero confiesa que no llegó a ser tan exitosa porque le faltó altura. Amiga de las reconocidas Evelyn Shleidl, Teté Coustarot, Anamá Ferreira y Teresa Calandra, abandonó las pasarelas y las gráficas pero nunca dejó la moda del todo. Su nombre empezó a sonar como una marca de ropa.

Adriana Costantini con 23 años fue coronada como “Miss Siete Días”, la miss de la revista en el año 1973
Adriana Costantini con 23 años fue coronada como “Miss Siete Días”, la miss de la revista en el año 1973

Abrió su primera boutique en 1985. En la actualidad cuenta con líneas de Prêt-à-porter, jeans, marroquinería y gafas. En el marco del Argentina Fashion Week, minutos antes de su desfile, la diseñadora y empresaria, recibió a Infobae para recordar su pasado como modelo y cómo ve hoy el universo fashionista.

—¿Qué fue lo que más te gustó de tus años como modelo?

—Yo fui muy feliz siendo modelo. Me eligieron "Miss Siete Días" y descubrí  mi vocación; gozaba totalmente cuando trabajaba, cuando me invitaban a los programas de televisión, a almorzar con Mirtha Legrand. Sin embargo, no puede ser nunca una gran mannequin porque me faltó altura. Sí fui una buena modelo de publicidad y de prêt-à-porter, ropa interior y jeans. Disfruté mucho esa época y pasé a hacer cosas en televisión y después dije "de eso no me voy a ir" y empecé con la marca.

—¿Hubo muchas exigencias en aquella época?

—No, no había, había mucho profesionalismo. En mi época no existían las agencias de modelos, nosotras teníamos nuestro bolso de maquillaje, el de peinado y los zapatos. Nos peinábamos y nos maquillábamos nosotras. Esa era la exigencia y nos elegían por la personalidad, fue una muy linda época. Todas las épocas son lindas, todas tienen sus pros y sus contras, pero el mundo evoluciona.

Adriana fue una de las modelos que protagonizaron campañas gráficas, entre ellas de cosméticas, “Fiori”, de perfume
Adriana fue una de las modelos que protagonizaron campañas gráficas, entre ellas de cosméticas, “Fiori”, de perfume

—¿Cómo lo ves con las modelos de hoy?

—Antes teníamos nombre y apellido y era como que te elegían, 'a esa para ese vestido, para esa pasada'. Ahora es más uniforme. Yo las adoro, las chicas son sumamente profesionales, delicadas, les importa estar bien de piel y tener su pelo sano. Sin las modelos, la moda no existe. Yo estoy sumamente agradecida. Hoy en la moda, sumamente vertiginosa, sus carreras duran menos tiempo, no todas son personajes, pero es así en el mundo, no solamente acá pasa eso.

—¿Les das consejos?

—Sí, y ellas me escuchan. Les voy a hablar antes de que empiece el desfile cuando están formadas y les pido una determinada actitud. Cuando vienen a las pruebas también, y me gusta que estén siempre prolijas y que tengan sus manos bien.

—¿Estás en el más mínimo detalle?

—Sí, porque las quiero y además, porque sin ellas no puedo mostrar la ropa.

La ex mannequin admitió y recordó que aunque su altura no la ayudó fue una de las elegidas para posar en traje de baño y ropa interior
La ex mannequin admitió y recordó que aunque su altura no la ayudó fue una de las elegidas para posar en traje de baño y ropa interior

—¿Qué sensaciones tenés minutos previos al desfile por más de tener años en pasarela?

—Son casi 35 años que estoy de este lado, como diseñadora y empresaria de la moda, y son muchísimas sensaciones. Desde el 1973 que estoy en esto e igual te digo que estoy nerviosa (se ríe), siento el cosquilleo en la panza, el querer que el desfile se llene, que venga mucha gente, mirar las modelos una por una y que todo esté perfecto y esperar a la prensa para hacer notas. Para mí el día del desfile es una verdadera fiesta.

—¿Qué es lo que esperás de cada desfile?

—Espero que la gente se vaya contenta, que todos tengan su lugar cuando llegan, que lo disfruten, que les guste la música, que las modelos sonrían, y que todos pasen un buen rato. Es cada vez más corto, porque ahora la tendencia es que haya más modelos, y que los desfiles sean cada vez más cortos, pero que pasen un buen momento. Quiero y busco un despertar en las mujeres, el querer tener ropa nueva y sentir que la ropa hace un milagro en uno, que te hace sentir bien, más confortable; yo para eso hago ropa. Me parece que es una gran manera de ayudar a las mujeres.

Adriana Costantini recibió a Infobae minutos antes de iniciar su colección de invierno llamada “80’s Style” en el salón Turf del Hipódromo de Palermo (Christian Bochichio)
Adriana Costantini recibió a Infobae minutos antes de iniciar su colección de invierno llamada “80’s Style” en el salón Turf del Hipódromo de Palermo (Christian Bochichio)

—¿Vos diseñás para un determinado tipo de mujer, no?

—En un momento se hablaba de la edad, y ahora no es cuestión de edad, yo diseño para una mujer a la que le gusta mi estilo, que me elige, pero ahora es para una mujer empoderada. Esta palabra que está tan de moda: una mujer que está segura de sí misma, trabajadora, que quiere que la ropa esté a su servicio y no ella al servicio de su ropa, que se sienta confortable y que no tenga que estar pensando que todos los años tiene que estar cambiando su guardarropas, sino que solamente tenga que estar completando o cambiando algo.

—¿Pensás que en algún momento como empresaria tuviste algún prejuicio para diseñar para este tipo de público?

—No, nunca un prejuicio, es más, todo lo que vos ves en pasarela, que es en talle 0 y 00, lo tenés hasta en talle 5, y los jeans desde el 4 al 18, todo el mismo modelo pero con una progresión diferente. No hago ropa para gente obesa pero sí para gente grandota que no tiene un cuerpo perfecto pero es la misma ropa de los cuerpos perfectos. Lo que más valoro es nuestra moldería, porque se adapta a todos los cuerpos.

En sus colecciones tiene talles para todos los cuerpos y desde un principio apostó a la inclusión
En sus colecciones tiene talles para todos los cuerpos y desde un principio apostó a la inclusión

—¿Ves que esa moda evolucionó?

—Yo creo que sí, ahora hay marcas que antes no hacían y ahora hacen en talles más grandes porque es necesario, otras no, pero por decisión propia. A mí me gustó siempre, desde que empecé en el 85, y en ese momento fue una consigna y a través de los años lo reforcé.

—¿Como ves a la mujer argentina?

—La veo evolucionada, lanzada, segura y la veo que está queriendo tomar un estilo. Me gustan las chicas con los shorts que andan por todos lados. Me gusta que no se usa más el tiro bajo, pensé que nunca se iba a dejar de usar y lo han dejado, nos apretamos demasiado, quizás tendríamos que estar un poco más relajadas, pero me gusta la evolución de la mujer, está mucho más segura cuando compra. Quiero eso: compra inteligente.

Jean + jean, una tendencia que nunca falta en las colecciones de Costantini y que sigue vigente en la moda de invierno 2019 (Christian Bochichio)
Jean + jean, una tendencia que nunca falta en las colecciones de Costantini y que sigue vigente en la moda de invierno 2019 (Christian Bochichio)

—¿Qué vamos a ver en esta colección de invierno?

—Tiene reminiscencia de los años 80. Es una colección con personalidad donde la paleta de color es amplia y hay desde los rojizos más intensos hasta los púrpuras, mucho color suela que queda muy bien con el denim oscuro. Sweaters gordos, gruesos, botonería color cobre. Y en el prêt-à-porter vuelve la sastrería, bien de los años ochenta, con mucha hombrera, el pie de pull y el príncipe de Gales reinan, el plisado, muchas blusas y túnicas y los abrigos, el tapado.

—Por último, ¿en algún momento de estos 35 años de la marca pensaste en sacar una colección de hombres?

—Nunca, y me lo piden, me lo han dicho, pero "zapatero a su zapato". Yo trabajo para la mujer argentina.

SEGUÍ LEYENDO: