Marcelo Tinelli (Darío Batallán / Teleshow)
Marcelo Tinelli (Darío Batallán / Teleshow)

Marcelo Tinelli cierra un gran año profesional y personal: su programa celebró treinta años en pantalla y fue el programa más visto de la televisión, con su clásico Súper Bailando y especiales de humor y realities de talentos. Con su familia consolidada, no descarta casarse en algún momento con Guillermina Valdés y participa del mundo de la política colaborando de cerca en el Plan Nacional contra el hambre. Acaba de ser electo presidente del club de sus amores, San Lorenzo de Almagro. En su última nota del 2019, responde y habla de todo con Teleshow.

—¿Cuál es el recuerdo más feliz de tu infancia ?

—Mis cumpleaños en mi casa, con mis viejos, con mis primos, con una torta de milhojas de La Scala, la confitería de Bolívar. Los hacíamos en el comedor. Era un momento que esperaba mucho. Y otro recuerdo lindo es cuando podía completar los álbumes de figuritas de fútbol de los que era fanático.

—¿Cuáles son los tres nombres de personas del medio que te ayudaron en tu carrera?

—José María Muñoz, Juan Alberto Badía y Gustavo Yankelevich.

—¿En qué momento decidiste que ibas a laburar en los medios?

—Lo decidí inconscientemente cuando veía a mi papá que era periodista deportivo y lo acompañaba a las canchas, en Bolívar. Y después, en el año 74, 75, ya lo decidí con firmeza.

—¿Qué heredaste en tu carácter de tu mama y qué de tu papá ?

—De mi mamá tengo más cosas hoy, en esta etapa de mi vida, porque me veo más tranquilo, reflexivo. ¡También heredé su cara más redonda, ja! Y de mi papá lo apasionado que era, el humor, el periodismo, el amor infinito por San Lorenzo.

—¿Por qué creés que este año Showmatch midió más rating del que esperabas en un contexto de menor medición en general para la tele abierta?

—Creo que este año, como en todo momento de crisis, cuando la gente la pasa mal y le cuesta llegar a fin de mes, muchas veces encuentra un refugio en la televisión abierta. Además, el programa estuvo divertido, con un gran elenco, jurado, BAR... Es verdad que no esperamos esa medición, superior a del año pasado incluso, pero se dio y nos puso muy felices.

—¿Hubo un momento bisagra en el que decidiste no subirte a una candidatura política?

—Sí, lo hubo. Cuando me di cuenta de que lo que yo quería buscar, una avenida del medio, por decirlo de algún modo, con Lavagna, Urtubey, Pichetto, Massa, esa unión del peronismo, no se estaba pudiendo dar. Y luego se dio el encuentro entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner y entendí que ese iba a ser el lugar de unión del peronismo, como finalmente sucedió. Sentí que no se habían dado las condiciones en aquel espacio y me encanta ahora poder colaborar desde un lugar social.

—¿Cómo ves los primeros días del nuevo gobierno?

—Muy bien, con sentido de sensatez absoluta, desde el Presidente a todos miembros del gabinete, diciendo las cosas que son reales, con lógica, con decisiones que son difíciles, como esta ley de emergencia económica. Pero es la lógica en un país que quedó virtualmente arrasado en un montón de situaciones, con deuda externa, inflación, millones de pobres, sin consumo... Me parece que las primeras medidas son lógicas.

—¿Cómo te cayeron las renuncias en el Bailando de Dan Breitman, Griselda Siciliani y Julián Serrano?

—Entiendo que cada uno tiene su momento, habrán tenido sus motivos. Pasa en todos los Bailando. Me dio pena porque los tres son excelentes artistas y me habría encantado que siguieran hasta el final.

—¿Crees que lograste desterrar las peleas entre mujeres o aún falta para lograrlo en el Bailando?

—El Bailando ha cambiado mucho, no sólo respecto de eso. Cambió mucho, creo que fue pionero en algunos aspectos de género. Es un reality y se dan discusiones naturalmente, más que nada respecto de los puntajes. Si surge alguna discusión fuerte, trato de sacarla del medio. El programa pasó más por la diversión, por la alta producción... Y la gente lo valoró.

—¿Fluiste más cómodo al no tener la presión del rating en vivo al grabar tus programas?

—Muchas veces, sí. Me encanta hacer el programa en vivo, pero este año, todas las veces que grabamos me fue muy bien. Las dos cosas me gustan y estoy cómodo.

—¿Querés que alguno de tus hijos trabaje en el mundo del espectáculo ?

—Me encantaría, pero es una decisión de ellos. Cande, por ejemplo, está creciendo mucho, haciendo sus shows, trabajando muchísimo... Mica está más dedicada al tema de la indumentaria y le está yendo muy bien... Fran está ayudándonos mucho en el tema ficción… Juani tiene propuestas de algunas señales para trabajar, en el baile es una genia, sacó los genes de su mamá. Y Lorenzo... bueno, todavía no sabemos, je.

—¿Te vas a casar con Guillermina Valdes en 2020?

—La posibilidad siempre está. Yo me siento ya casado... No sé si en 2020. Los dos sentimos mucho amor, hemos formado una familia hermosa, nos queremos, nos cuidamos... la chance siempre está. Sería una linda confirmación...

—¿Qué programa de la tele te gustaría conducir si no hicieras Showmatch?

—Un programa de entrevistas. Volver al periodismo, como en mis comienzos.

—¿Qué pensás qué hay después de la muerte?

—La entiendo como la muerte física... porque siento que después de la muerte hay algo muy hermoso. Uno sigue estando presente en el recuerdo de mucha gente, en las cosas que ha hecho y ha dejado… Seguramente hay un mundo mejor, una vida mejor.

SEGUÍ LEYENDO