Era una noche ideal para las 50 mil personas que llenaron el Estadio Olímpico de Montreal, en Canadá, aquel 8 de agosto de 1992. Las dos bandas de rock del momento tocaban en un mismo escenario, como parte de una gira que habían emprendido juntas: Metallica iba en primer lugar y luego Guns N' Roses. ¿Qué podría salir mal?

Todo. Todo salió mal. Pasaron 26 años pero el recuerdo continúa presente, no solo en aquellos testigos que estuvieron en el fallido recital, sino también en los fans de todo el mundo y, principalmente, en los músicos de ambas bandas.

La sucesión de incidentes comenzó con el accidente que sufrió James Hetfield en pleno show, con una bola de fuego que casi lo quema vivo. "Durante la canción Fade To Black yo estaba tocando la guitarra y esas llamas de colores comenzaron a salir del piso. Yo estaba un poco confundido y no sabía para dónde ir, caminé hacia adelante y hacia atrás. El encargado de prenderlas no vio que yo estaba atrás, entonces una enorme llama de color salió justo debajo de mis pies. Instantáneamente la veo y me doy vuelta", contó años después el músico sobre el momento en el que sintió que podía morir.

Accidente durante el recital de Metallica en Montreal en 1992
Accidente durante el recital de Metallica en Montreal en 1992
Así vio el público cómo el fuego lastimaba a James Hetfield
Así vio el público cómo el fuego lastimaba a James Hetfield

El vocalista de Metallica fue trasladado de urgencia a un hospital, mientras tanto el resto del grupo prometía que regresarían a tocar apenas su compañero se recuperase. El público, atónito por lo que había ocurrido minutos antes, aún podría disfrutar del show de los Guns.

Pero… llegaría un nuevo problemita para los presentes. Axl Rose, el líder del grupo, no quería salir a hacer su concierto. Obviamente, a los integrantes de Metallica eso no les gustó nada.

"Guns N' Roses hubiera podido salir y salvar la patria, sencillamente tocando durante las tres horas que quedaban. Pero eso no iba a ocurrir, Axl sacó a toda la banda del escenario", dijo el baterista Lars Ulrich. "Pudo convertirse en un héroe, hubiéramos podido continuar el espectáculo, si la banda hubiera tocado, a eso habíamos venido, a tocar… pero le dio una rabieta (a Axl). El monitor no era de su agrado y se enfureció de una forma desproporcionada", agregó James Hetfield. "Dijo algo en el micrófono, lo arrojó al piso y salió del escenario. No quería que nadie le robara el show, y ahí fue cuando se armó a lo grande", dijo el guitarrista Kirk Hammett.

"A lo grande"

¿Qué fue lo que pasó?, los fans comenzaron a a destrozar el estadio. Luego salieron, voltearon patrulleros, se enfrentaron a la policía, quemaron todo cuanto encontraron a su paso. Lo que prometía ser una fiesta se convirtió, en menos de una hora, en un verdadero infierno.

La furia de los fans de Metallica y Guns N’ Roses en Montreal, el 8 de agosto de 1992
La furia de los fans de Metallica y Guns N’ Roses en Montreal, el 8 de agosto de 1992
Uno de los patrulleros destrozados tras el fallido recital en Montreal
Uno de los patrulleros destrozados tras el fallido recital en Montreal
Incidentes en el recital de Metallica y Guns N’ Roses en Montreal en 1992
Incidentes en el recital de Metallica y Guns N’ Roses en Montreal en 1992
Los fanáticos causaron destrozos en las inmediaciones del Estadio Olímpico de Montreal en 1992
Los fanáticos causaron destrozos en las inmediaciones del Estadio Olímpico de Montreal en 1992
Luego del fallido recital hubo saqueos  y enfrentamientos con la policía
Luego del fallido recital hubo saqueos  y enfrentamientos con la policía
Incidentes en el recital de Metallica y Guns N’ Roses en Montreal en 1992
Incidentes en el recital de Metallica y Guns N’ Roses en Montreal en 1992

Mientras tanto los músicos de Metallica aguardaban adentro del estadio el regreso de su compañero herido en pleno show. Tenían la esperanza de volver a tocar después de sus colegas, pero no pudo ser.

"La gente no nos dejaba salir,  nos dirigimos hacia los camarines y allí estaban ellos (los integrantes de los Guns), sentados como si nada hubiera ocurrido. Axl tenía un cigarrillo en una mano y una copa de champaña en la otra y dice: 'Mi voz me está dando problemas'… ¿Tu voz te está dando problemas? Entonces no deberías estar bebiendo ni fumando", recordó Jason Newsted, el por entonces bajista del grupo. "Por un instante creí ver la imagen de Roma cuando se estaba quemando y Nerón continuaba tranquilo tocando su lira", dijo Hammett.

"No podíamos estar de acuerdo con Axl y su actitud. Así que aprendimos mucho acerca de lo que una banda de rock nunca debe hacer". Las palabras de Newsted, lo decían todo. La relación de Metallica con los Guns ya estaba quebrada.

Mirá el video, recopilado por MTV, con todos los incidentes y los testimonios

Como era de esperar, luego de aquel episodio, Metallica y Guns N' Roses no volvieron a organizar nada juntos. Cada una de las bandas siguió su camino, copiando casi el mismo comportamiento que tuvieron aquella noche. La carrera del grupo liderado por Hetfield fue más prolija y no tuvo grandes escándalos, sobre todo si se la compara con las extravagancias de Axl Rose, que lo llevaron a ser sancionado varias veces por salir tarde a sus shows y hasta a pelearse con casi todos sus compañeros.

De hecho en diciembre de aquel 1992 los Guns vinieron por primera vez a la Argentina y si bien sus recitales fueron un éxito, la visita estuvo plagada de incidentes. Ya el primer show se retrasó varias horas porque un juez ordenó allanar las habitaciones que la banda ocupaba en el Hotel Hyatt (hoy Four Seasons) en busca de drogas, aunque no encontró nada.

Los diarios de 1992 reflejaban la expectativa por los shows de los Guns en nuestro país
Los diarios de 1992 reflejaban la expectativa por los shows de los Guns en nuestro país
La polémica por los show de la banda de Axl Rose en el estadio de River
La polémica por los show de la banda de Axl Rose en el estadio de River

Esos sí, más allá de que las dos grandes bandas nunca más hicieron recitales juntas, casi 24 años después de aquella noche fatídica, algunos integrantes de Metallica se acordaron de los Guns… Fue en el marco de una gira liderada por la banda de Axl, que volvía a reunirse para una serie de conciertos.

"Desafortunadamente, se han convertido en una especie de acto de nostalgia, lo cual es un poco triste", dijo Hammett. Su compañero Hetflied, sunó algo de ironía: "No pienso que intentamos mantenernos jóvenes por escribir nuevos temas, pero nos hace sentir relevantes, que todavía seguimos progresando".

Fuego, dos shows inconclusos, autos destrozados y saqueos. Lo que prometía ser una fiesta del rock terminó en una noche negra, con heridos, detenidos y dos grupos gigantes como protagonistas, nada más y nada menos que Metallica y los Guns N' Roses.

SEGUÍ LEYENDO