Detuvieron a los nietos de “El Cartonero” Báez, el testigo que declaró contra Monzón por el crimen de Alicia Muñiz

Uno de ellos asesinó a su propio padre hace casi 20 años. Ahora, ambos enfrentan cargos por amenazas, lesiones leves y violación de domicilios

Guardar

Nuevo

La Policía dio los primeros pasos en la investigación para identificar a "los hermanos Báez"
La Policía dio los primeros pasos en la investigación para identificar a "los hermanos Báez"

La Policía detuvo en Mar del Plata a dos nietos de Rafael “Cartonero” Báez, el mediático testigo que declaró contra Carlos Monzón en el juicio por el femicidio de Alicia Muñiz. Su testimonio fue clave para llevar al campeón del mundo a la cárcel.

Se trata de Nazareno (30) y Carlos Gabriel (33). Ambos cuentan con una larga lista de antecedentes penales. El primero suma procesos judiciales por abuso de armas y lesiones, mientras que el segundo está acusado por el homicidio de su propio padre, Carlos Ricardo Báez, así como también cuenta con cargos por encubrimiento y tenencia de estupefacientes.

Ahora, fueron detenidos por haber amenazado a vecinos del barrio Aeroparque, donde tienen un taller mecánico. El hecho por el que se los acusa ocurrió la noche del 26 de abril, cuando agentes de la comisaría séptima acudieron hasta una casa de la zona al recibir la denuncia por un conflicto entre vecinos. Al llegar al lugar, tres personas aseguraron que “los hermanos Báez” los amenazaron con un arma y los habrían golpeado con un hierro, de acuerdo con la información del medio local La Capital de Mar del Plata.

La causa fue caratulada como “amenazas agravadas, violación de domicilio, daño y lesiones leves” y quedó en manos de la Fiscalía de Composición Temprana de Conflictos Penales (CTCP).

Los primeros pasos en la investigación estuvieron en manos de la Policía, avances que permitieron identificar a Nazareno y Carlos Gabriel. Así, una vez que contaban con el material probatorio suficiente, la Justicia ordenó una serie de procedimientos en las casas de los sospechosos y en su taller mecánico.

Rafael "Cartonero" Báez, el testigo clave en el caso contra Monzón (La Capital de Mar del Plata)
Rafael "Cartonero" Báez, el testigo clave en el caso contra Monzón (La Capital de Mar del Plata)

De esta manera, agentes de la comisaría séptima arrestaron durante los allanamientos a los nietos del testigo que llevó a Monzón a la cárcel e incautaron plantas de marihuana del taller de ambos. Una mujer quedó implicada también en la investigación, contra quien recayó el cargo de tenencia de estupefacientes.

Carlos Gabriel Báez ya había sido noticia en 2006 por asesinar a balazos a su padre durante una discusión familiar. En ese momento, era solo un adolescente.

Ricardo Báez, padre y víctima de su hijo, tenia 43 años cuando recibió varios disparos realizados con una pistola calibre 9 mm. Según la reconstrucción del hecho, a primera hora del 8 de abril de ese año, el asesino se presentó en el domicilio de Ricardo y esperó que saliera del hogar. Luego, se generó una discusión que escaló de manera tal que Carlos Gabriel sacó su arma y vació el cargador contra el hombre. Fue su propia madre quien lo entregó a la Policía y relató lo que había sucedido.

El “Cartonero” Báez y el caso Monzón

El apellido de la familia tomó trascendencia pública cuando Rafael Báez, conocido públicamente como el “Cartonero”, testificó en el juicio contra el boxeador Carlos Monzón por el femicidio de Alicia Múñiz, ocurrido el 14 de febrero de 1988.

El hombre vio todo lo que pasó aquella trágica noche, pese a que Monzón creyó que podría hacer pasar el crimen como un accidente. “Ella vino corriendo y se arrojó al vacío”, dijo en las horas posteriores al asesinato y tras el que, en su intento de disimular su accionar, se terminó arrojando sobre ella para aparentar un accidente. “¡Alicia se mató, llamen una ambulancia!”, gritó.

Alicia Muñiz y Carlos Monzón
Alicia Muñiz y Carlos Monzón

Las pericias realizadas luego en el cuerpo confirmaron que Muñiz había sido estrangulada. Esa noche, los gritos de Alicia llamaron la atención de un ciruja que se encontraba cerca de la zona: Rafael Báez. El apodo de “Cartonero” se lo adjudicó la prensa una vez que se conoció su relato.

Al testificar, dijo que el boxeador tomó a Alicia Muñiz del cuello y luego, cuando ella se desmayó, la arrojó desde el balcón “como una bolsa de papas”. Agregó que el boxeador se cambió el pantalón que tenía puesto por uno de pijama y saltó desde el primer piso para caer junto al cuerpo de su mujer ya muerta. En consecuencia, Monzón fue condenado a 11 años de prisión por homicidio simple —aún la figura de femicidio no existía en la Justicia penal←, además de que tuvo que pagar una indemnización de 5 mil dólares.

Guardar

Nuevo