La mujer que asesinó a su hijo de 11 años en Pilar le dio 17 puñaladas: el nene se defendió

También hirió a su nena de 9. Creen que usó dos cuchillos. Fue evaluada y está “lúcida y orientada”

La mujer detenida y acusada por matar a su hijo de 11 años y de herir a su hija de 9
La mujer detenida y acusada por matar a su hijo de 11 años y de herir a su hija de 9

Cada nuevo detalle del caso de filicidio en Pilar resulta estremecedor. Una mujer asesinó a su hijo de 11, hirió a su nena de 9 y alegó: “Un pájaro me dijo que los mate a todos, y que me mate”. Ahora, los investigadores sospechan que, para asesinar al mayor de los chicos, usó un cuchillo de cocina, pero como se le dobló la hoja, lo descartó y siguió el ataque con una cuchilla, la misma que sostenía cuando la arrestaron. Le dio 17 puñaladas al nene.

Se llama Verónica Gaitán, tiene 30 años y está internada bajo custodia policial en el Hospital Sanguinetti de Pilar, “pero sólo para compensarla”. “Mañana veremos cómo sigue y donde será alojada”, dijeron fuentes con acceso al expediente.

Según el examen que el Cuerpo Médico Forense de San Isidro le hizo esta tarde, la acusada está “lúcida y orientada en tiempo y espacio”, y en condiciones de ser indagada por el fiscal de la causa, Andrés Quintana de la UFI N°2 de Pilar.

De todos modos, las fuentes consultadas aclararon que Gaitán será evaluada con mayor profundidad por peritos psiquiátricos y psicológicos. Es que otra de las cosas que les dijo a los policías cuando la detuvieron fue que a su hijo “se lo iban a llevar a un templo umbanda, por eso había tomado tal decisión”.

Claro que nada de lo que dijo la mujer a la Policía tiene valor judicial. Lo cierto es que Thiago, el nene asesinado, se defendió de los ataques de su mamá. Los forenses que hicieron la autopsia en la Morgue Judicial de San Fernando establecieron que presentaba 15 heridas punzocortantes y 2 cortantes; y que murió a causa de un shock hipovolémico: se desangró.

De la Cárcova al 2200, en Villa Rosa, Pilar, donde sucedió el hecho
De la Cárcova al 2200, en Villa Rosa, Pilar, donde sucedió el hecho

Según los forenses, Thiago sufrió heridas mortales en la zona intercostal y pectoral, y un corte en la arteria aorta. También presentaba signos de defensa en sus brazos y antebrazos.

“En la escena del crimen secuestramos dos cuchillos. Por un lado, la cuchilla de cocina de grandes dimensiones que la imputada tenía en la mano al momento de ser detenida, pero también levantamos del piso un cuchillo de mesa que aparentemente también empleo y tuvo que cambiar porque se le doblo la hoja”, describió a la agencia Télam uno de los investigadores.

La misma fuente contó que cuando la policía entró al domicilio, la imputada “se estaba pinchando el pecho” con la cuchilla de mango blanco, aunque sin provocarse heridas de gravedad. Ambas armas blancas fueron secuestradas por los peritos de Policía Científica, que serán sometidas a peritajes de huellas dactilares y de ADN.

El fiscal Quintana acusó a Gaitán de “homicidio y lesiones agravadas por el vínculo”, delitos que prevén la pena de prisión perpetua.

Si bien el examen médico de esta tarde arrojó que la mujer está en condiciones de prestar declaración, en un primer dictamen psiquiátrico realizado el miércoles los peritos concluyeron que presentaba “riesgo cierto e inminente para sí y terceros”. De allí que quedó internada en el hospital con custodia policial.

Gaitán está acusada por el homicidio de su hijo de 11 años
Gaitán está acusada por el homicidio de su hijo de 11 años

La nena, fuera de peligro

Mientras tanto, psicólogas expertas en niñez y asistencia a la víctima evaluaban este jueves a la nena 9 años, hija de la imputada y hermana de la víctima, que resultó herida a puñaladas en el ataque, pero sobrevivió y estaba internada, fuera de peligro, en el hospital.

La tragedia y el horror ocurrió en la casa donde Gaitán vivía con sus hijos, en De la Cárcova al 2200, de la localidad de Villa Rosa, partido de Pilar. El episodio fue descubierto cuando dos policías, que recorrían la zona, vieron a la nena ensangrentada, pidiendo ayuda en la calle.

Los policías pidieron apoyo y entraron a la propiedad, donde hay dos viviendas: en la casa que está en el frente del terreno vive el suegro de la imputada, un hombre de 75 años; y en la del fondo, hallaron a Gaitán con una cuchilla en su mano y múltiples manchas de sangre, junto a su hijo de 11 años ya muerto.

Según las fuentes, la mujer estuvo un tiempo encerrada, hasta que al lugar también llegó su marido, un albañil que trabajaba en un country de esa zona de Pilar, que les abrió la puerta a los policías para que pudieran disuadir a la mujer para desarmarla, reducirla y detenerla.

Fuente: Télam

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR