La impactante imagen del choque en el que fallecieron cinco personas
La impactante imagen del choque en el que fallecieron cinco personas

A Horacio Luis Castilla, de 67 años, le otorgaron una excarcelación que le costó $ 10 millones luego de que matara a cinco personas en un siniestro vial ocurrido el domingo 25 de agosto a la altura de azul. Su liberación conmocionó e indignó a las familias de los fallecidos.

Aquel domingo, cerca de las nueve de la noche, en el kilómetro 225 de la Ruta Nacional Nº 3, a la altura de Cacharí, Castilla embistió con su camioneta Grand Cherokee a un Chevrolet Corsa Classic en el que viajaban cinco personas oriundas de Merlo, provincia de Buenos Aires.

Infobae recopiló el testimonio de los familiares de Alejandro Torres, quien ese día cumplía 39 años y había recibido el vehículo que manejaba como regalo por parte de su hermana. Con él viajaban sus tres hijos –Daira de 19, Demián de 17 y Mía de 6- y su sobrina Lara, de 14.

Tras colisionar, impactaron de frente contra un camión cementero: quedaron atrapados debajo del transporte y murieron calcinados. El chofer del camión es, además de Castilla, el único testigo del suceso, quien relató a través de un audio de WhatsApp cómo fueron los hechos.

Alejandro Torres, una de las víctimas, manejaba el vehículo embestido
Alejandro Torres, una de las víctimas, manejaba el vehículo embestido

"Cinco muertos hay, un quilombo bárbaro. No fue mi culpa. No fue culpa del auto que venía atrás mío, que es donde están todos los muertos. Una Grand Cherokee de Tandil venía como a 200 kilómetros, se la repuso mal al auto que venía atrás mío. El auto se me metió a mí abajo, los dos se me metieron abajo. Después se fueron a la banquina, ya abajo se prendieron fuego, explotaron, de todo", relató.

"El viejo se salvó, no se cómo salió de la camioneta, hizo diez metros y explotó la camioneta. Una película de terror", completó en un audio que difundió el abogado de la familia de Torres en el canal TN. 

La Policía que llegó al lugar aprehendió a Castilla, quien quedó imputado por la justicia provincial por el delito de "quíntuple homicidio culposo agravado" por una posible conducción temeraria y por la cantidad de víctimas mortales.

Sin embargo, tras ofrecer una propiedad en la ciudad de Buenos Aires valuada en $10 millones -en concepto de fianza- quedó en libertad y esperará el juicio de esa manera. En caso de ser encontrado culpable, podrá recibir una pena de entre 3 y 6 años de prisión.

La Grand Cherokee y el Chevrolet Classic quedaron calcinados
La Grand Cherokee y el Chevrolet Classic quedaron calcinados

La decisión fue del titular del Juzgado de Garantías Nº 2, con asiento en los Tribunales de Azul, el doctor Federico Barberena, quien le otorgó a Castilla la posibilidad de excarcelación bajo el pago de esa suma.

"Es un infierno, una pesadilla. El tipo por tener plata queda libre. Pagó sus muertos y ya está, se olvidó. Con eso ya cubrió el desastre, la masacre que hizo con mi familia, con mis dos hijos", sostuvo Natalia, mujer de Alejandro y madre de Demián y Daira, en diálogo con TN. 

"Nosotros estamos llorando a nuestros hijos, hermanos, sobrinos. El mismo día que nosotros los estábamos enterrando a él le estaban dando la excarcelación. Nos entregaron cinco personas calcinadas, sin reconocer, y él está en su casa", continuó Natalia.

Yésica Torres, hermana de Alejandro, fue quien le regaló el vehículo unos días antes, con el fin de poder ayudarlo a mejorar su economía familiar. La víctima mortal tenía dificultades para sumar ingresos mediante su trabajo como plomero y pensaba iniciarse como chofer de Uber.

Manejó hasta Tandil para probar el vehículo y les envió un mensaje de audio a sus familiares en el que describió la tranquilidad con la que se movieron en la ruta y destacó que estaban próximos al regreso. Esa fue la última vez que sus familiares escucharon su voz.

"Pone plata y el tipo queda libre. Nosotros lo que queremos es que se haga justicia. Que pague. Nadie nos va a devolver la vida de ninguno de mi familia, pero queremos que él esté preso y que pague por lo que hizo", se lamentó Yésica, entre lágrimas.

El propio Alejandro comunicó en el audio, según sus familiares, que cada 40 minutos paraban cargar agua para el mate. Allí especificó que viajaban a 70 kilómetros por hora y que todos llevaban el cinturón de seguridad. 

Castilla entregó su registro de conducir y quedó inhabilitado para manejar un vehículo durante la duración del proceso. También se le prohibió salir del país durante el mismo período. De él sólo se supo que una semana después del choque acudió al Hospital Dr. Ángel Pinto de Azul con un fuerte dolor en el pecho. Desde entonces se encuentra internado allí en una sala común, bajo custodia policial.

Se espera que la titular de la UFI Nº 6 de Azul, Karina Genusso, obtenga los resultados de los análisis toxicológicos para determinar la posible presencia de alcohol en la sangre de Castilla al momento del fatal accidente.

SEGUÍ LEYENDO: