Díaz fue asesinado de un balazo en la espalda por dos delincuentes que le robaron la moto
Díaz fue asesinado de un balazo en la espalda por dos delincuentes que le robaron la moto

El reloj aún no marcaba las 22:30. Juan Gregorio Díaz, de 42 años, subió a su moto para dirigirse hasta el Colegio Parroquial Santa Marta de Villa Tesei, en donde su hijo, Juan Ignacio, cursa el secundario en el turno tarde/noche. A tres cuadras de la escuela ambos fueron sorprendidos por dos motochorros, que irrumpieron en la escena sin mediar palabras, con dos balazos: el primero fue para el adolescente y le impactó en el brazo. El segundo, certero y por la espalda, para su papá. El disparo que le causó la muerte.

Cuando sintió la bala decidió seguir. Díaz manejó su moto modelo KTM Duke naranja y blanco de 250 cc. alrededor de 10 cuadras, hasta que se desvaneció, perdió el equilibro y cayó de la moto junto a su hijo. Según el parte policial, "los dos malvivientes sustrajeron el rodado y se dieron a la fuga".

En la cuenta de Facebook de la empresa en donde trabajaba reclamaron con el hashtag #JusticiaPorJuan
En la cuenta de Facebook de la empresa en donde trabajaba reclamaron con el hashtag #JusticiaPorJuan

Un vecino fue quien alertó al SAME y ambos fueron trasladados de urgencia al Hospital Posadas, en Haedo. Díaz murió durante la cirugía, en la cual sufrió dos paros cardíacos. Más tarde su hijo fue trasladado al sanatorio La Trinidad de Ramos Mejía, en donde también será intervenido quirúrgicamente, aunque su vida está fuera de peligro.

"Fue un compañero de trabajo excelente. Siempre estaba predispuesto, con una sonrisa, para ayudarnos en lo que fuera. En la clínica colaboramos con distintos comedores y Juan ayudaba con su auto para entregarles a los chicos útiles escolares, comida y ropa", dijo Romina Siepe, compañera de trabajo de Díaz, quien trabajaba en el sector de mantenimiento de los centros de diagnóstico por imágenes DIM.

Díaz trabajaba en el sector de mantenimiento de una clínica privada
Díaz trabajaba en el sector de mantenimiento de una clínica privada

"Era fanático de su familia, los amaba mucho. Siempre que tenía un rato, en alguna charla, hablaba de ellos o mostraba las fotos de sus hijos. Su pérdida causó un shock terrible en el trabajo. Todos sus compañeros están pendientes de que su hijo salga de esta situación horrible", agregó Siepe.

Díaz estaba casado con Vanesa y también era papá de Antonella, de 5 años. "Además de los 7 centros de diagnóstico, en DIM se trabaja en una fundación, en donde organizamos diversas campañas para ayudar a la gente. Una de ellas es una carrera solidaria contra el cáncer de mama. Durante ellas, Juan iba con su moto delante de la gente para dirigir el pelotón. Le encantaba ayudar".

Díaz tenía 42 años y dos hijos: Juan Ignacio (15) y Antonella (5)
Díaz tenía 42 años y dos hijos: Juan Ignacio (15) y Antonella (5)

"Una familia quedó destruida. Un hijo vio morir a su padre. El único sustento económico que tenía esa familia ya no está. Una vida fue arrebatada por un elemento material. Esto, definitivamente, no puede volver a pasar. Ayudemos a Juan y su familia compartiendo esta historia con el hashtag #JusticiaPorJuan", publicaron en la cuenta de Facebook de la clínica.

Desde la comisaría de Villa Tesei (2ª de Hurlingham) continúan realizando diferentes procedimientos en la zona con el objetivo de encontrar la moto que conduzca hacia los asesinos. En la causa, caratulada como "homicidio en ocasión de robo", intervino el doctor Claudio Marcelo Oviedo, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 5 del departamento judicial de Morón.

SEGUÍ LEYENDO: