Respeto religioso: nace una red por el derecho a que toda persona pueda expresar su fe en libertad

“No hace falta que compartan lo que creemos, pero pedimos que nos respeten”, dice Juan Navarro Floria en esta entrevista con Infobae. Es el nacimiento de una nueva institución, necesaria en tiempos de grietas, intolerancia y señalamientos

Foto de archivo: Juan Navarro Floria en el G20 Interreligioso del año 2018
Foto de archivo: Juan Navarro Floria en el G20 Interreligioso del año 2018

Respeto Religioso, Red por la Paz y la Amistad Social: es el nombre de esta flamante iniciativa surgida en respuesta a “la reiteración de ataques a templos o imágenes sagradas y agresiones y burlas soeces a la fe católica”, como explica en este entrevista con Infobae uno de los promotores del espacio y pionero en el tema, el abogado argentino Juan Navarro Floria. Otras confesiones religiosas también sufren este tipo de ataques, aclara.

— ¿Cómo nace Red RESPETO RELIGIOSO y cuál es la misión que se proponen?

— Es la iniciativa de un grupo de laicos católicos, preocupados por la reiteración de ataques a templos o imágenes sagradas y agresiones y burlas soeces a la fe católica. Sabemos que también otras confesiones religiosas sufren ese tipo de agravios y nos solidarizamos con ellas, pero hemos pensado en ocuparnos especialmente de los agravios a la fe católica, porque nos duele que se naturalicen y queden sistemáticamente impunes.

— ¿Qué tipo de asesoramiento ofrecen a quienes se acerquen para afrontar situaciones en las que se vea vulnerada de algún modo la libertad religiosa? ¿Son comunes estas vulneraciones en nuestro país?

— Lamentablemente son comunes. Se ha hecho un clásico que en determinadas fechas o manifestaciones públicas algunos, o algunas, de sus protagonistas ataquen a las iglesias católicas, pero también hay casos de vandalización de imágenes religiosas en espacios públicos o, como pasó hace pocos días, una profanación directa de la Eucaristía en una parroquia en Misiones. Queremos ayudar a visibilizar estos hechos, pedir un repudio social y de las autoridades, y dar soporte jurídico para que se hagan y se prosigan las denuncias judiciales para la sanción de los responsables.

— ¿Podríamos decir que vivimos en nuestro mundo un tiempo de irrespeto y devaluación a las creencias religiosas en general y a las monoteístas en particular? ¿O no?

— Posiblemente sí. Por lo menos en nuestro país no se trata tanto de conflictos entre religiones, como lamentablemente ocurre en otros lugares, sino de una agresión muy fuerte de un laicismo o ateísmo militante y de otros “colectivos” que perciben a la religión como un enemigo, por defender valores como la vida o la familia.

Juan Navarro Floria: "No hace falta que compartan lo que creemos, pero sí pedimos que nos respeten"
Juan Navarro Floria: "No hace falta que compartan lo que creemos, pero sí pedimos que nos respeten"

— ¿Se puede dialogar y construir entre quienes creen y quienes no? ¿Y entre distintos credos? Argentina es un modelo de práctica concreta de diálogo interreligioso y de convivencia armoniosa.

— Sin duda: se puede y se debe hacer. Desde el respeto al otro, por eso el nombre que hemos elegido. No hace falta que compartan lo que creemos, pero sí pedimos que nos respeten. El diálogo verdadero se construye a partir de la convicción sobre la propia identidad, entre quienes tienen distintas creencias religiosas y también con los no creyentes. En la Argentina hay experiencias extraordinarias de diálogo y verdadera amistad entre grupos religiosos.

— ¿Qué diferencia existe entre “tolerar al otro” y “convivir con el otro”?

— Yo tolero porque no tengo más remedio: es un mal menor. La convivencia en cambio es la aceptación de la diferencia y del valor del otro, aunque no coincidamos incluso en cuestiones muy importantes. Pero podemos buscar el modo de vivir juntos y de trabajar juntos en lo que sí nos une y compartimos, comenzando por el reconocimiento y defensa de la dignidad de toda persona, cualquiera sea su credo o pensamiento.

— En tiempos de pandemia, muchos fieles se vieron molestos por no poder vivir plenamente su fe al suspenderse los servicios religiosos en comunidad, al igual que las misas y variedad de eventos comunitarios. ¿Cómo plantean su relación con los gobiernos ante las normativas vigentes? ¿Son razonables, es posible cumplirlas?

— La Red Respeto Religioso no se ha propuesto ocuparse de las restricciones a la libertad religiosa, especialmente en su faz colectiva, que sin duda existen en la pandemia y son excesivas, y, a mi juicio, inconstitucionales y contrarias a los tratados internacionales de derechos humanos. Algunos estamos ocupándonos de eso desde otras instituciones. Pero sí nos proponemos alertar a las autoridades sobre los agravios a la fe y al sentimiento religioso, exigir que actúen, y también mejorar la legislación en esa materia para que quede claro que son actos no sólo ilícitos sino particularmente condenables.

La Red Respeto Religioso se propone alertar a las autoridades sobre los agravios a la fe y al sentimiento religioso, exigir que actúen y que mejore la legislación en la materia
La Red Respeto Religioso se propone alertar a las autoridades sobre los agravios a la fe y al sentimiento religioso, exigir que actúen y que mejore la legislación en la materia

— ¿Tiene opinión formada sobre el episodio mediático ocasionado por un grupo de periodistas radicalizados y autodenominados “reacción conservadora” que señalaron y expusieron a personas públicas, organizaciones políticas, instituciones religiosas cristianas, periodistas y comunicadores que se expresaron en contra de la ley del aborto, entre otras cuestiones?

— El escrache que han intentado mediante un sitio web, en el cual han puesto datos personales y de vinculaciones, a personas e instituciones, religiosas, tanto católicas como evangélicas, profesionales, dirigentes, es una muestra de las peores prácticas del fascismo o de dictaduras. Es una cosa insólita que ocurra algo así en la democracia y es una clara violación de derechos personalísimos, con la creación de una base de datos con información sensible de personas, cosa que está expresamente prohibida y es una injerencia en el derecho a la intimidad, el derecho a la identidad a las personas ahí mencionadas. Demostraron una falta de sensibilidad y de respeto por la disidencia o las opiniones disidentes que alarma porque no es algo propio de una sociedad democrática donde las personas tienen que poder expresarse, incluso a partir de su identidad religiosa, sin temor a este tipo de escraches.

/////////////

Quienes quieran hacer contacto con la Red, pueden dejar sus inquietudes aquí: www.redrespetoreligioso.ar

SEGUIR LEYENDO: